LOS CONFLICTOS INTERNOS DE MORENA-QUERÉTARO EN EL PASADO PROCESO ELECTORAL 2020-2021 (SUS REPERCUSIONES POLÍTICAS)

|




Dr. Eduardo Miranda Correa
Ex Presidente del Consejo Estatal
Consejero Estatal

La presente es una reflexión crítica sobre los conflictos internos de morena-Querétaro en el pasado proceso electoral 2020-2021 y trata de responder a la pregunta: ¿Por qué morena-Querétaro, no avanzó en términos de votación electoral en la pasada contienda política respecto al proceso electoral 2018 y, en contrario, retrocedió?
En esta segunda parte, tratamos los principales conflictos que se dieron al interior de morena, los cuales tuvieron un efecto negativo en su desempeño político al mezclarse intereses personales o de grupo que impidieron el trabajo conjunto para fortalecer a la organización política durante la contienda electoral.

Son los hechos, los que ilustran la división interna. Los principales conflictos.
1. La separación de la estructura formal del partido en la campaña electoral.
Desde el momento en que se definió la designación de la magistrada Celia Maya García, como Coordinadora Estatal para la Defensa de la 4T, los órganos internos de morena, en lugar de seguir los lineamientos establecidos en el Plan de Acción para su reestructuración institucional y se constituyeran en el apoyo logístico a la campaña política de morena, fueron utilizados por sus principales representantes de manera sectaria de acuerdo a los intereses que les marcaba la conveniencia política del momento. Lo cual se tradujo en conflictos internos específicos, que jugaron en contra de la unidad y la fortaleza de morena durante la campaña electoral:

a) El deslinde entre el Consejo Estatal y la candidata a gobernadora. Durante toda la campaña electoral el Consejo Estatal dejó de ser convocado a Sesión Ordinaria, la última vez que se hizo bajo esa modalidad fue el 27 de enero del 2021, sesión que se declaró permanente al 8 de febrero de ese mismo año. Esa sesión en su desahogo devino en una crítica insana a la precandidatura de la magistrada y en supuestos acuerdos en los que el Consejo se extralimitaba en sus funciones al tratar de imponer a la precandidata una serie de condiciones respecto a su equipo de campaña y a la organización de la estructura territorial; asimismo, excediéndose en sus funciones pretendió imponer ternas de precandidatos a la Comisión Nacional de Elecciones y en un acto de arrogancia en donde desprecio las demandas de la todavía precandidata aprobó de manera facciosa y discrecional el presupuesto de egresos de morena-Querétaro (asunto que trataremos en los siguientes apartados). Esta sesión ordinaria, en lugar de sellar los compromisos para trabajar de manera conjunta durante la campaña electoral, marcó el deslinde entre la todavía precandidata y los consejero/as afines al presidente del CE, pues tal parecía que el órgano colegiado, en lugar de constituirse en el órgano logístico para la campaña era el principal contrincante.
A partir de ese momento, el presidente del Consejo optó por utilizar de manera facciosa al Consejo Estatal para arremeter contra la candidata y los candidatos externos. Se negó a convocar a una Sesión Ordinaria en donde se informara, al Consejo y a la militancia, por parte del Secretario General en Funciones de Presidente, la Secretaria de Organización y la Secretaria de Finanzas, asuntos relacionados con las candidaturas, el financiamiento y la estructura de organización territorial, durante la contienda electoral. En contrario, convoca a una Sesión Extraordinaria, para el 21 de abril del 2021, sin motivo aparente, la cual es declarada abierta en clara violación estatutaria. El sentido era claro, utilizar al organismo según las necesidades políticas del momento y deslindarse de las decisiones políticas que surgían de la casa de campaña de la candidata. Mientras tanto la candidata Celia Maya definía su estrategia política separada de la estructura formal del partido. Sin duda, las decisiones contrapuestas entre la candidata y el representante del principal órgano de conducción y coordinación del partido, repercutieron en la falta de unidad y fortaleza de morena-Querétaro durante toda la campaña electoral, como lo ilustraremos más adelante.

b) El Comité Ejecutivo Estatal (CEE). De la misma manera, el CEE dejo de sesionar regularmente con todos sus miembros. Las desavenencias entre el Secretario General en Funciones de Presidente (SGFP) y una mayoría facciosa de integrantes del CEE, producto de la división interna entre los dirigentes de morena impidió el funcionamiento institucional del CEE durante toda la contienda electoral. El SGFP se integró de lleno al equipo de campaña de la candidata Celia Maya, haciendo a un lado sus funciones y obligaciones estatutarias, y los miembros del CEE aliados al presidente del Consejo Estatal, seguían los lineamientos que éste les marcaba, de manera que tomaban atribuciones que no les correspondían, como el acuerdo de anular la estructura de organización territorial que emanaba de los acuerdos del Plan de Acción. Así, sin cohesión interna del principal órgano de ejecución y la dispersión de acciones, varias de ellas sin trascendencia y contradictorias, transitó este órgano en perjuicio del trabajo unificado de morena durante la campaña electoral.

c) Las Coordinaciones Municipales (CM). Las cuales habían surgido de un acuerdo del Consejo Estatal para reconstruir la vida orgánica de morena en los municipios, ante la falta de certeza en el funcionamiento de los Comités Municipales y la resolución del Congreso Nacional Extraordinario de agosto del 2018 que los había dejado sin vigencia. Al principio aglutinó a los militantes de la mayoría de los municipios que se organizaron en torno a la figura de las CM para posicionar a morena en sus municipios. Sin embargo y pese al acuerdo de que las CM mantendrían un perfil de imparcialidad durante la contienda electoral, al trasladar la división interna que se había generado entre los principales dirigentes de morena en Querétaro a los municipios, las corrientes, facciones o grupos trataban de imponer a sus precandidatos, pensando no en la cohesión interna para que ganara morena en su municipio, sino en la destrucción de su contraparte al interior del partido. Por tanto, el proyecto de Coordinaciones Municipales se tergiversó al dividirse morena en los municipios durante la contienda electoral al presentarse los precandidatos como parte integrante de un grupo o facción, los cuales creían que sólo con la membresía de morena y el prestigio político de AMLO, se ganaría el municipio. Aunado a lo anterior estaba la intervención del Comité Ejecutivo Nacional y el presidente Mario Delgado que hizo a un lado a las CM e impuso candidatos en los principales municipios de Querétaro, así como entregó a la candidata la posibilidad de llevar a cabo transacciones mercantiles en las candidaturas de los demás municipios, en donde los principales operadores políticos eran los representantes de las corrientes externas que se habían integrado a la campaña electoral.

2. El conflicto en torno a la estructura de organización territorial de morena-Querétaro.
Uno de los lineamientos básicos del Plan de Acción, había sido la construcción de una estructura de organización territorial, con base en la constitución de Comités de Protagonistas del Cambio Verdadero (CPCV) para institucionalizar nuestro organismo político y tener una organización territorial permanente en las 883 secciones electorales en el Estado. En tiempos electorales, esta organización territorial se desdoblaría en estructura electoral de apoyo a la promoción y defensa del voto. De hecho, en los inicios de la contienda electoral se llevaba un avance aproximado del 80%, en la constitución de CPCV.
Por ello, un segundo momento de quiebre se generó cuando, una parte del Comité Ejecutivo Estatal en complicidad con el presidente del Consejo Estatal, acordaron, en sesión del 15 de marzo del 2021, de manera inusitada y sin ningún fundamento jurídico anular la estructura de organización territorial y, todavía más, quitar del Presupuesto de Egresos 2021 de morena-Querétaro, por decisión unilateral de la Secretaria de Finanzas, la partida destinada a la continuidad del trabajo de la estructura de organización territorial de Querétaro, cuando el Presupuesto ya había sido aprobado por el Consejo Estatal ─efectivamente a los Coordinadores de Organización Territorial (COT) y a los brigadistas que no eran afines a la Secretaria de Finanzas, se les dejó de pagar los meses de enero, febrero y marzo, del 2021, no obstante que por lo menos enero, ya había sido aprobado por el Consejo Estatal─.

Indudablemente, el propósito de anular el trabajo de la estructura de organización territorial surgida del Plan de Acción por parte de un sector del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) era maniobrar, cuando todavía no se definían el conjunto de las candidaturas, para tener el control sobre la estructura de organización territorial y ponerla al servicio de sus posibles precandidatos ─por cierto, al interior del CEE se planteaba por parte de este grupo que sólo había que promover y defender el voto a diputados federales y de los locales afiliados a morena, así como de las presidencias municipales afines a sus intereses─.

Como respuesta a estos conflictos internos por el control de la estructura de organización territorial, el Comité Ejecutivo Nacional(CEN) en concordancia con la candidata, no esperaron más tiempo e hicieron a un lado a los grupos antagónicos del CEE y sin considerar el trabajo que se había hecho en la constitución de Comités de Protagonistas del Cambio Verdadero (CPCV), se nombró coordinador y encargado de la estructura de organización de promoción y defensa del voto, al Sr. Guillermo Calderón Vega, quien con financiamiento del CEN contrató Coordinadores de Organización Territorial (COT) y brigadistas, de manera discrecional y poco transparente, excluyendo a la militancia de base, pero fundamentalmente a los afiliados que se habían integrado a los CPCV.

Por tanto y tal y como había pasado en la contienda electoral del 2018, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), impuso con recursos federales una estructura territorial paralela de promoción y defensa del voto que apoyara a los candidatos federales y locales de morena en la Entidad, al margen de la estructura de organización territorial contemplada en el Estatuto. Por tanto, el conflicto en torno al control de la estructura de organización territorial hizo más hondas las diferencias para trabajar de manera unificada en la contienda electoral y enfrentar a nuestros verdaderos adversarios políticos; pero, al mismo tiempo, se tradujo, en una estructura territorial débil en términos de promoción del voto y con pobres resultados en la defensa del voto (representante de morena en las casillas) durante la jornada electoral, pues casi el 50% de las casillas se quedaron sin representación, inconcebible para un partido político que buscaba el triunfo electoral.

3. El presupuesto de egresos de morena-Querétaro. El tercer punto de quiebre al interior de morena-Querétaro.
En el 2020, después de un amplio debate y de rebatingas por el control y la distribución del presupuesto, entre grupos de consejeros antagónicos, por primera ocasión se lograba por el Consejo Estatal su aprobación, teniendo como idea central que el presupuesto fuese la base material para que el cumplimiento de las tareas establecidas en el Plan de Acción (Artículo 68º y 12º Bis del Estatuto). En efecto, el presupuesto de egresos del 2020, cuyo monto fue de $23,068,007.00 (veintitrés millones, sesenta y ocho mil, siete pesos) fue presentado de manera desglosada en los rublos en que habría de aplicarse: actividades ordinarias, específicas, de capacitación, promoción y desarrollo político, de liderazgo político de las mujeres, editoriales e investigación y/o de campaña. Esta experiencia, no obstante las dificultades que se encontraron en el camino por la aparición del Covid-19 que impidió realizar actividades presenciales, acrecentadas por los impedimentos que imponía la Secretaria de Finanzas Estatal para su implementación, fue un primer intento para ir institucionalizando la aplicación del presupuesto e ir desechando el uso discrecional, patrimonialista y faccioso del mismo.

Ahora bien, el Presupuesto de Ingresos y de Egresos morena-Querétaro, 2021, cuyo monto fue por la cantidad de: $32,853,405.78, (treinta y dos millones, ochocientos cincuenta y tres mil, cuatrocientos cinco pesos, 00/78), de los cuales se asignaron: $21,477,000.10 (veintiún millones, cuatrocientos setenta y siete mil, pesos, 00/10) al gasto ordinario; $637,905.70 (seiscientos treinta y siete mil, novecientos cinco pesos, 00/70) a actividades específicas y $10,738,500.04 (diez millones, setecientos treinta y ocho mil, quinientos pesos 00/70) a gastos de campaña. Desde el momento en que fue presentado al Consejo Estatal, el 27 de enero de 2021, mostró los vicios que se habían querido erradicar en el presupuesto de egresos 2020; es decir, su presentación, por parte de la Secretaria de Finanzas en contubernio con el presidente del Consejo, dejó de lado el desglose y los rubros específicos en que debería aplicarse de acuerdo al Plan de Acción; y, a la vieja usanza, de manera facciosa, ambigua y discrecional, se orientaron los recursos económicos para querer posicionar precandidatos afines a sus intereses y no para el fortalecimiento institucional del partido en Querétaro. En realidad, la Secretaria de Finanzas, Susana Soto, con el pretexto de que la Secretaría de Finanzas Nacional administraba el presupuesto de morena-Querétaro (lo cual era una simulación) hacía y deshacía de manera discrecional y patrimonialista el gasto del presupuesto de egresos de morena-Querétaro. Lo anterior se hizo visible durante la campaña electoral, pues los recursos económicos estatales destinados a esta, en lugar de hacerse bajo un proyecto de ejercicio presupuestal para las campañas electorales de los candidatos de morena, su distribución, si es que la hubo, se hizo de manera discrecional y poco transparente.

Esto sin duda exacerbó las diferencias y la división entre grupos antagónicos al interior de morena, pues al conflicto ocasionado por el deslinde entre la candidata y la estructura formal del partido, así como la del control de la estructura de organización territorial, se agregaba la cuestión de la distribución institucional del presupuesto de egresos de morena-Querétaro, con lo cual se mostraba un morena fraccionado y con poca fortaleza para establecer una estrategia común que fuera la base para enfrentar a nuestros verdaderos adversarios políticos.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ LOS CONFLICTOS INTERNOS DE MORENA-QUERÉTARO EN EL PASADO PROCESO ELECTORAL 2020-2021 (SUS REPERCUSIONES POLÍTICAS)”

  1. SEGUNDA PARTE DE EMC SOBRE LOS CONFLICTOS INTERNOS DE MORENA-QUERÉTARO / JF, Diálogo Queretano

    –Valiosa información autocrítica del doctor Eduardo Miranda Correa que transparenta que ellos los otros distintos son más semejantes que diferentes a los otros iguales de siempre; poca democracia interna, hambre de poder y no de servicio, los gandallas y transas encubiertos, desunión y lucha desleal interna, nula unidad partidista bajo un mismo fin político.
    –Poca conciencia de trascendencia colectiva devorada por los intereses particulares.
    –Más enemigos feroces que amigos solidarios dentro de la propia casa política.
    –Acabar reproduciendo lo que se afirma siempre se ha reprobado.
    –Democracia es cuidarnos y sancionarnos unos a otros.
    –El hombre es el mal y el bien de los hombres, en permanente conflicto.
    –La gracia ausente del animal político; animal feroz como toda bestia.

    Cordialmente, JFM / Q, Presidentes, miércoles 6-X-2021.

Envía tu comentario