Flor del tiempo

|




Linda y triste la tarde. X ti. Tu carta y tus noticias.

A todos, el tiempo, tarde o temprano nos alcanza y nos desborda. Nos gasta y nos desgasta. No está de nuestra parte. El tiempo.

Partimos hacia la mitad del siglo pasado y estamos a punto de llegar en estos veloces 2000. ¿Adónde? A ninguna parte. Al otro lado del tiempo.

Vivir es perder. Amar es perder. Luchar es perder. Pero hay que hacerlo. ¿A qué otra cosa venimos al mundo sino a hacer cosas inútiles?

¿Duran los Reyes? ¿Duran los Imperios? ¿Duran las cosas sólidas que se desvanecen en el aire? ¿Son reales estas palabras de aire y luz? ¿Y la belleza de Marylin Monroe?

Lo nuestro es pasar… el arte de saber hacer y dejar hacer y saber pasar.

Caminé y escribí la tarde pensando en ti, en nuestros maravillosos y tormentosos años setenta. Especialmente recuerdo… muchas cosas… no debo decirlas… son mías y tuyas…

Dormí bien. Leí a Stendhal. Abrí los ojos con la sorpresa de estar vivo y pronuncié con cariño tu nombre (querida X). El alba se insinúa tras la cortina oscura. De pronto recuerdo un viejo poema de Czeslaw Milosz leído un amanecer en San Cristóbal de las Casas. Lo busco entre mis cajas revueltas y por fortuna lo encuentro.

La ventana, el árbol, el amanecer, una Flor del tiempo y el poema de Milosz en versión libre:

Miré por la ventana amanecer

y vi un manzano joven

transparente en la claridad transparente

y cuando miré de nuevo al amanecer

había allí un manzano grande

grande cargado de frutas

muchos años pasaron luego

muchos años

y no recuerdo nada del sueño.

¿Es mejor verla llegar y meditar sobre los colores de la vida y despedirnos con tiempo de los amigos o no verla e irnos en blanco?

Blanco y negro…

A una Flor del tiempo.

Luchar contra algo nos mantiene ocupados y en forma. Por amor a la vida. Contra el impune poder de la + .

Qro. Qro.

México.
Agosto 2009.

juliofime@hotmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario