EL JICOTE MAURICIO KURI. EL DISCURSO I

|




Edmundo González Llaca
La FORMA. Enjundioso discurso del Gobernador Mauricio Kuri, mostrando el músculo retórico con un texto que al leerlo el orador invitaba, al final de cada párrafo, a un aplauso de una audiencia, la que en más de treinta veces respondió a su convocatoria. El aplauso, esa acción humana y espontánea de chocar las palmas de las manos haciendo ruido, se repitió tanto durante el acto, que perdió todo encanto. Tanto entusiasmo también empacha.

PRINCIPIO ESTIMULANTE. Buenos y rápidos reflejos políticos, testimonio de sensibilidad social, fue cancelar la agenda para atender el desastre provocado por las lluvias. Muy bien.
TONO. El tono fue de un animador de concurso televisivo. Fue optimista, grandilocuente y esperanzador. Ejemplos. No sólo podemos y debemos hacerlo; seremos un Estado ganador. Además, seremos líderes en inversión; el Estado con menos pobreza en el país y los mejores tiempos están por venir. Es lógico ese tono de hazaña homérica, por tratarse de un principio, pero se excedió en optimismo y tuvo afirmaciones hasta ingenuas. Como el llamado a los delincuentes a que se muden a otro Estado y que lo hagan de inmediato. Ya me imagino a unos pillos, diciendo: “Prepara la maletas, “Tiro fácil”, guarda las balas, las ametralladoras y los antifaces. Aquí en Querétaro ya no hay espacio para el delito. Vámonos rapidito”. Aunque también esos llamados candorosos avalan la imagen del gobernador como un hombre fresco, sin malignidad y con buena fe.

CONTENIDO. Como Ejecutivo le corresponde al gobernador la orientación principios y acciones de todo el Estado, el texto fue una brújula ideológica y programática para colaboradores y autoridades. Me pareció muy pobre el tratamiento al tema de la cultura que abordó de pasadita, simple estímulo al turismo. Como queretano me hubiera gustado que ampliara el cuidado y fortalecimiento de nuestras tradiciones. El gran ausente de su texto fue el deporte, actividad que ha dado grandes reconocimientos al Estado y que ocupa un lugar muy importante en el uso del tiempo libre de los niños y jóvenes. Un gran acierto fue recuperar la cuestión de los discapacitados. Vale recordar que San Juan del Río, el municipio más mencionado, tiene una de las mayores poblaciones con personas con capacidades diferentes en el país. El texto cumplió desahogadamente con su principal objetivo: saber a qué atenernos en su administración.

MENSAJES AL EJECUTIVO. Con esa prudencia y sensatez que ha distinguido su carrera en el servicio público, envió mensajes marcando su distancia del estilo camorrista del Presidente. Afirmó que considera a la política como un instrumento para la unidad y la reconciliación. Ofreció colaboración y enfatizó en el respeto. Terminó con un lugar común. Su convicción de que es necesario apoyar al Presidente, porque si le va bien a él le va bien al país.

APLAUDO DE PIE. Sus afirmaciones: “Seremos un gobierno abierto al escrutinio y a la crítica”; “El rebote de ideas no nos debilita, nos fortalece”. ¡Qué cumpla! Como dicen en la sierra queretana, seguimos continuando. El discurso lo vale.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ EL JICOTE MAURICIO KURI. EL DISCURSO I”

  1. Mtro. José Javier Ledesma. Lara. dice:

    Estimado Doctor Edmundo González Llaca, alguna vez escribí en uno de mis aforismos publicados en el extinto semanario Nuevo Milenio, que la principal obligación del político es el gobierno de su boca. En ese sentido, dos son los errores -por llamarlo de alguna manera- que cometió el joven y novel Gobernador Mauricio Kuri González, en su discurso de toma de posesión el pasado primero de octubre en el Teatro de la República. Uno: Decir que los empresarios son lo mejor de este país. Sin desdeñar el esfuerzo del empresariado queretano, tal frase lastima innecesariamente a resto de la sociedad en el inicio de su Administración, (léase campesinos, obreros, clases medias, Fuerzas Armadas, clérigos, etc.), y dos: llamar “dama de hierro” a la nueva Secretaria de Gobierno, licenciada doña Guadalupe Murguía, teniendo todavía fresca en la memoria su foto con Santiago Abascal, líder del Partido ultraderechista español Vox, y su firma de la Carta de Madrid, con lo cual se manda un mensaje muy delicado a amplios sectores liberales que existimos y votamos en estas tierras.En suma, dos errores que acaparan la atención dejando en el olvido todas las demás propuestas, que insisto, pueden ser atractivas pero quedan soslayadas y marginadas. (La prenda, aquí y en China, tiene un particular oído para detectar y vender las frases que crean expectación), por los mismo el político debe ser muy cuidadoso en las palabras y gestos que emplea, por tal motivo es muy aconsejable que sobre todo en ocasiones formales -como es el caso- lleve su discurso escrito y lo lea, pausada y ordenadamente. Ya habrá ocasiones para la improvisación, empero, en las tomas de posesión de los cargos públicos o en los Informes anuales sobre de su gestión, no se debe improvisar.
    Personalmente no creo que el licenciado Kuri González pretenda dirigir su sexenio por la línea política ultraderechista, pero lo que yo piense es lo de menos, lo importante es lo que piensen, sientan y opinen los círculos liberales en Querétaro, y allende sus fronteras, sobre todo en tiempos en lo que por ventura, nuestro estado ha dejado de ser una ínsula, y los medios de comunicación masivos tanto nacionales como extranjeros, tienen puesto sus ojos sobre este territorio.
    En fin, el lenguaje -y esto lo saben muy bien los juristas y politólogos- tiene un poder performativo, es decir, tiene la capacidad de crear y recrear realidades. Espero, por el bien de nuestra patria chica, que este sea el primer aprendizaje del nuevo inquilino de la casona de La Corregidora.

  2. Edmundo González Llca dice:

    Mi estimado Javier, gracias por el comentario que te mereció mi artículo. Tu talento y buen análisis merece textos periodísticos. Coincido contigo sobre la importancia sobre la palabra, incluso escribí un ensayo al respecto en la UNAM. Creo que lo mejor y más sintético que se ha escrito sobre su trascendencia lo escribió Ortega. Escribió: “La palabra, ese poco de aire estremecido que desde la confusa madrugada del génesis tiene poder de creación”. Un saludo afectuoso.

Envía tu comentario