Zacatones

|




Estaba en el D.F. en una reunión con funcionarios de alta jerarquía burocrática cuando vino la sacudida. Pálidos y aún más temblorosos que el piso, nos aferramos a una columna. Recordé al general Álvaro Obregón. En una ocasión lo entrevistaron y le preguntaron que si no había sentido miedo, más aún, cuando había estado a punto de que lo fusilara Villa dos veces. Así respondió: “¿Ha estado en una tormenta de arena en el desierto?” El periodista respondió que no, él siguió: “A las doce del día parecen las doce de la noche, ¿Ha estado en el mar en una tormenta? Es el infierno hecho de agua”. El periodista repitió que no. Obregón concluyó: “Cuando se ha vivido la furia de la naturaleza, la ira de los hombres no tiene importancia”. Pensé que los hombres de ahora estamos hechos de otra pasta, somos zacatones de todo.

Publicado en Noticias el 23 de Marzo de 2012.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario