Ya están en el arrancadero ¿Y Marichuy?

|




 elecciones_mexico_queretaro_2015
El proceso electoral,
Con marcada efervescencia,
Y no estaría nada mal,
Que nos abran la conciencia,
No todo es transnacional,
Busquemos independencia. 

El 1 de julio del 2018 se realizará el proceso electoral más grande de nuestra historia y posiblemente también el más importante. Habrá 3,326 puestos en disputa, tanto a nivel federal (Presidente de la República, 500 diputados y 128 senadores) como local (Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chiapas*, Chihuahua, Ciudad de México*, Coahuila, Colima, Durango, Estado de México, Guanajuato*, Guerrero, Hidalgo, Jalisco*, Michoacán, Morelos*, Nuevo León, Oaxaca, Puebla*, Querétaro,

Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa , Sonora, Tabasco*, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz*, Yucatán, Zacatecas), en algunos de los cuales, la elección será para diputados locales y presidentes municipales y en otros, marcados con asterisco, habrá también elección de Gobernador.

En estas elecciones tendrán derecho de participar los nueve partidos políticos nacionales registrados ante el INE (PRI, PAN, PRD, PT, PVEM, MC, PANAL, Morena y PES), los cuales podrían hacerlo en solitario o en coalición. Las precampañas federales irán del 14 de diciembre al 12 de febrero; el registro de candidatos entre el 15 y el 22 de marzo y las campañas propiamente dichas del 30 de marzo al 27 de junio. Hace unos días, un grupo de miembros fundadores del PRD, solicitaron a su dirigencia que buscaran aliarse con Morena para formar un frente amplio de izquierda y no con el PAN, que sería como unir el agua con el aceite; sin embargo, su propuesta no fructificó y el viernes pasado, se registró la coalición “Por México al frente” entre el PAN-PRD-MC, dejándole al PAN, como partido mayoritario de esa coalición, el derecho a elegir al candidato a la Presidencia de la República, mientras que el PRD designará al candidato(a) a Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Las otras coaliciones que participarán serán la del PRI-PVEM-PANAL y Morena-PT-PES. Los partidos y sus coaliciones evitaron los procesos democráticos internos, utilizaron el “dedazo” como método de selección y ya tenemos a los candidatos de cada una de las tres coaliciones: Ricardo Anaya, José Antonio Meade y AMLO.

Adicionalmente y por primera vez, podrán participar candidatos independientes para Presidente de la República. De los 48 registrados los que tienen alguna posibilidad de alcanzar, antes del 12 de febrero, las 866,593 firmas de apoyo requeridas, distribuidas en 17 entidades federativas con al menos el 1% de la lista nominal de cada estado son Margarita Zavala, El Bronco, Marichuy, Ríos Piter y Ferriz de Con. El Bronco, por ejemplo, lleva más de 640 mil firmas pero solo ha cumplido el requisito en tres estados, mientras que Margarita lleva 350 mil firmas pero sólo ha cumplido con el requisito en dos entidades. Por cierto, yo me pregunto: ¿Margarita dejará de pensar y actuar como panista por el hecho de haberse salido de ese partido?, ¿El Bronco ha dejado de comportarse como priista desde que se volvió supuestamente independiente?. Los únicos, “aparentemente” independientes son Ferríz de Con y Marichuy. Si logra su registro Margarita, los panistas tendrán tres opciones: Anaya, Meade y Margarita y si también lo alcanza Marchuy los votantes de izquierda podrán votar por ella o por AMLO, ya que no conozco a ninguno que me haya dicho que piense votar por Anaya, a pesar de estar apoyado por el PRD.

En el registro de Anaya como pre candidato por la alianza “Por México al frente” este personaje mostró parte de la estrategia que utilizará en su campaña al señalar que de las tres coaliciones una representa la continuidad, más de lo mismo (PRI) y las otras dos el cambio, pero que el cambio bueno es el que él encabeza. Se deslindó de los dos gobiernos panistas criticando severamente tanto a Fox como a Calderón, por no haber hecho los cambios que se requerían y por haber iniciado la estrategia fallida contra la inseguridad y al gobierno actual de Peña Nieto por la corrupción, la impunidad, la falta de crecimiento económico y la ineficacia de su gobierno. Tratará, en una primera etapa, de posicionarse en segundo lugar, presentándose como enemigo del PRI y si lo logra, en una segunda etapa se dedicará a criticar a AMLO para tratar de alcanzarlo y si no lo logra pedirá el voto útil de la tercera fuerza para tratar de evitar el triunfo de AMLO. Tiene inteligencia y facilidad de palabra, sin duda, de seguro podrá convencer a mucha gente, la que no alcanza a darse cuenta de su falta de experiencia y de la imposibilidad de establecer un verdadero programa de gobierno entre fuerzas tan opuestas como son el PAN y el PRD. Por el otro lado, ¿Meade se animará a deslindarse del PRI y del actual gobierno o va a cargar con ese lastre toda la campaña? Tal vez este punto será vital para las aspiraciones de ambos y finalmente, ¿AMLO logrará mantener su ventaja y llegar a la meta, convenciendo a otra porción de la población que tradicionalmente no lo ha apoyado? Lo que no me queda duda es que en esta campaña vamos a ver lo peor de nuestra clase política, una lucha sin cuartel, usando todo tipo de argucias, legales e ilegales, para tratar de alcanzar sus objetivos, sobre todo el PRI, que no quiere dejar el poder, o tal vez, lo que no quiere perder es la impunidad.

Volviendo a los independientes, para impulsar y fortalecer la propuesta del Movimiento Zapatista y del Congreso Nacional Indígena, estas organizaciones inscribieron a María de Jesús Patricio Martínez (Marichuy) como candidata independiente, comprometiéndose a conseguir las firmas requeridas para tener una participante que pueda extender a escala nacional una campaña por la vida y la defensa de la tierra, frente a la tormenta capitalista de despojo y explotación, contra los atropellos del capitalismo hacia las comunidades indígenas y hacia el pueblo en general. Treinta y tres años después de haberse levantado en guerra, el Movimiento Zapatista y el Congreso Nacional Indígena (CNI) se han convertido en un gran símbolo mundial de la resistencia contra la modernidad capitalista, es el movimiento anti sistémico más avanzado del planeta. No están solicitando a sus simpatizantes que se vuelvan zapatistas, sino que cada uno, en su propio entorno, se organice para construir un mundo donde quepan muchos mundos. Su proyecto colectivo pretende construir un nuevo país basado en la dignidad y la organización, mismo que fue consultado y aprobado en asamblea general del CNI, con la participación de 523 comunidades de 25 estados del país y de 43 pueblos indios, siguiendo 7 principios zapatistas:

1. obedecer y no mandar,

2. representar y no suplantar,

3. servir y no servirse,

4. convencer y no vencer,

5. bajar y no subir,

6. proponer y no imponer,

7. construir y no destruir.

Marichuy ha declarado que su intención no es llegar a la presidencia, sino contar con un amplio foro nacional para difundir sus propuestas de organización y de construcción de nuevas relaciones sociales y políticas que fortalezcan el poder de abajo y la organización de los pueblos hacia su autonomía. Me gustaría ver a Marichuy en las boletas electorales, el país necesita nuevas voces que oxigenen nuestras conciencias, que nos hagan pensar, que nos obliguen a reflexionar. Me entristece escuchar opiniones que “gente bien” que la descalifican por ser “indígena”, sin pensar que ya llevamos muchos años dirigidos por “lumbreras” que estudiaron maestrías y doctorados en el extranjero y que tienen al país en el atraso y la desesperanza. Los partidos de izquierda deberían ser los que enarbolaran muchos de esos planteamientos y así poder contra restar con eficacia las políticas de derecha que insisten en avanzar por el camino incorrecto. ¿Usted qué opina?

memo_casa@yahoo.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario