Y nos dieron la una… los dos… y la próxima

|




elecciones_mexico_queretaro_2015
 ESOS…LOS JODIDOS

Por. Jovita Zaragoza C. | El reciente 8 de enero, poco antes de las 10 de la mañana , la captura de Joaquín, el Chapo, Guzmán , incendió todos los noticieros. Pálida, se asomó la noticia de la muerte del líder de la CTM que supliera a Leonardo Rodríguez Alcaine. Hablamos de Joaquín Gamboa Pascoe, cuya muerte truncó sus deseos y planes de cumplir sus 100 años de edad y recibirlos frente de la central obrera. Tenía 93 años de edad. Joaquín Gamboa Pascoe (heredero gremial de Vicente Lombardo Toledano, Fidel Velázquez y Leonardo Rodríguez Alcaine) fue, de los cuatro, el más alejado de la clase obrera.

Licenciado en Derecho por la UNAM nunca tuvo empacho en mostrar los privilegios que siempre gozó. Anécdotas sobre él, muchas. Descrito como un personaje de gesto duro, excéntrico amante del lujo y sus excesos. Lujosa casona en la exclusivísima zona del Pedregal. Vestía trajes de seda, camisas de diseñador, zapatos de pieles exóticas y paladar aficionado a restaurantes caros. Y, entre sus “hobbies” la cacería. Esta última la solía practicar, de vez en vez, en África.

Hay testimonios que relatan que, en alguna ocasión, fue cuestionado por reporteros sobre su forma lujosa de vida. Irritado y sin empacho alguno espetó: ¿Qué… porque los trabajadores están jodidos yo también debo estarlo? O cuando en otra ocasión expresó, con su característico rostro adusto, impenetrable: “nunca me verán con huaraches”. Otros registros de sus gustos, descritos en notas periodísticas del periódico Reforma, dan cuenta del costoso reloj dorado que usó en 2009, cuando acudió a su toma de posesión como presidente del Congreso del Trabajo. “Toda una exclusiva joya valuada en no menos de 70 mil dólares.”

El último gesto, claro ejemplo de su megalomanía y culto al ego, lo tuvo Gamboa Pascoe apenas el pasado. Fue en febrero del 2015 en que la CTM festejó su 80 aniversario. Allí en el lobby de la sede ubicada a un costado del monumento a la Revolución, el anciano líder develó una estatua. Su estatua. Medidas: 2.70 metros y 198 kilos de metal. Tal monumento – se dijo- costó 470 mil pesos y fue con patrocinio del sindicato automotriz de Chrysler de México.

ALCOHOL, DROGA Y VEJEZ PONEN EL ACENTO EN LO QUE CADA QUIÉN ES

Conmovido hasta las lágrimas por tal acto auto promovido, Gamboa Pascoe salpicó el sitio con palabras vibrantes y gesto emocionado frente a los representantes sindicales: “ , …llegué cuando era niño y desde entonces mi vida ha sido vinculada a los trabajadores, a su defensa, a su mejoramiento, a su comprensión, he pasado por todos los lugares de aquí”, dijo.

Cuentan tras telones, qué quienes presenciaron el evento aplaudieron más por costumbre, que por convicción. Qué en tal evento no faltó el asombro por la grandilocuencia de sus palabras. Qué en las miradas se leía el escepticismo ante aquel hombre qué, en el zenit de su vida, era capaz de emocionarse a tal grado en un acto, cereza del pastel, de su sempiterna autocomplacencia.

Y dan fe también de que muchos de los obreros presentes estaban allí por la añeja fórmula : el acarreo. Aplaudían siguiendo las órdenes de quienes los llevaron allí para la foto, buscando con ello mandar el mensaje de “poderío y unidad gremial”. Aspectos, estos últimos, que están en serias dudas desde hace mucho.

Y es que esa duda surgió desde la muerte misma de Fidel Velázquez, ocurrida en 1997 y quién durante 47 años ininterrumpidos estuvo al frente de un organismo que en sus manos ocupó los candeleros del escenario nacional. Muchos cuestionamientos al uso del liderazgo de Fidel Velázquez, el líder más longevo y de mayor tiempo de permanencia al frente de esa vieja maquinaria cetemista, surgida con aspiraciones genuinas de apoyar y defender a la clase trabajadora; pero que extravió desde muy pronto su carácter genuino de defensa de los trabajadores.

Pero con lo que nunca hubo duda alguna fue en el genuino liderazgo de Fidel Velázquez, mexiquense surgido del campo que conocía el lenguaje de los pobres. De allí venía. Y luego conocería a fondo las entrañas del PRI con el que terminó mimetizándose y corrompiendo todo ideal, administrando así las necesidades laborales de sus agremiados, usados como capital político al servicio del PRI.

A su muerte, Leonardo Rodríguez Alcaine, tomó el liderazgo. Tenía 78 años de edad y se encargó de seguir con el legado de fidelidad al priismo. Rodríguez Alcaine estuvo al frente de la CTM ocho años. Murió en 2005.

Desde siempre usados y obligados a votar por el político que les ordena su líder, los trabajadores, sin embargo, no pueden votar libremente por su líder sindical. Antes de morir , Rodríguez Alcaine designó a Joaquín Gamboa Pascoe quien tomó el cargo. A la edad de 83 años.

2016 y nada o poco ha cambiado para ellos. Siguen siendo capital humano usado y desechado con fines políticos. Vejados en su condición de personas, doblegada su voluntad son obligados a pertenecer al gremio sindical, so pena de perder su trabajo . “…La mano obrera mexicana es la más baratas del mundo, y se hace sin protección alguna…”, señalan investigadores.

Se fue Gamboa Pascoe, y en los oídos de muchos resuena todavía el encendido discurso que diera a EPN en su ascenso al poder: “… bienvenido a su casa con su familia cetemista , una organización limpia y políticamente fiel al PRI, lo obedecerá durante todo su sexenio…”

Complacido , EPN agradeció con elogios : ‘‘Vengo aquí, también, a hacer un público reconocimiento a esta gran confederación que lidera un hombre con capacidad, con talento, con sensibilidad política, que ha sabido armonizar los esfuerzos de todas las partes de esta gran central obrera, y que han tomado por pronunciamiento su adhesión al Pacto por México..’’.

Se fue Joaquín Gamboa Pascoe. Hoy sube al trono cetemista Carlos Aceves del Olmo, priista de 75 años. Recibe un sindicato al que especialistas pronostican poco tiempo de vida. José Ureña, del diario 24 horas asegura que el fin de esta base central obrera está llegando a su fin. De su otrora poder político que le diera seis gubernaturas, una numerosa bancada en la Cámara de Diputados y el control del Senado de la República, se reduce ahora a un senador, tres diputados y sin nada de influencia en las entidades federativas.

Pero otras voces precisan en que la CTM no es, ni por mucho, el último reducto del corporativismo gremial , como tampoco Gamboa Pascoe el último representante de la ancestral alianza de los lideres del sindicalismo con el gobierno. “Atrás de él hay más. Mucho más”, señalan.

Y quizá no estén nada equivocados. Allí andan circulando las imágenes de otros representantes gremiales que – quizá- se inspiraron en figuras como los lideres cetemistas para vivir la vida sirviéndose con la cuchara grande, gozar de todos los privilegios que se autoadjudican los que allí llegan. ¿Romero Deschamps? ¿Gómez Urrutia? ¿Victor Fuentes del Villar? y los que ustedes gusten agregar. Modelos que son tan útiles al sistema.

QUE SERÁ… SERÁ

Irrumpe con su característica taza con humeante líquido. Desparpajada se deja caer sobre el cómodo sillón. Ya se ha puesto la piyama afelpada. Algo murmura sobre el frío dominguero.

-Más allá del atractivo turístico que puedan tener Colima, Qué más tiene que desató las pasiones electorales tan intensas? ¿Qué hace a este estado, uno de los tres más pequeños de la república mexicana, tan codiciado para la gubernatura? -, pregunta Niniane, que tiene verdadero rechazo a todo lo que huela a sindicalismo. De allí, que no interrumpiera nada cuando me vio escribir sobre don Joaquín Gambioa Pascoe.

Su colindancia geográfica con Jalisco, Michoacán y con el deslumbrante Océano Pacífico promete en su desarrollo. Pequeño y con apenas 750 mil habitantes, aproximadamente, Colima, estado de 10 municipios en cuyas localidades como Manzanillo, Tecomán y Armeria se concentra la mayor población .

- Insisto,- interrumpe Niniane- qué más tiene Colima, que a hace tan intensa y complicada en sus elecciones electorales y tiene tiempo sumida en una guerra sin cuartel, en la que aspectos delicados de la vida privada y acusaciones graves surgen entre los contendientes.

¿Alguien pude contestar la pregunta de Niniane? Toc…toc…toc… ¿hay alguien leyéndonos? ¿Alguién qué nos pueda decir también sobre Míreles? ¿No que ya iba a salir? Pues que siempre no.

A propósito, en el gobierno de la Ciudad de México propondrán que el gentilicio para sus habitantes sea “Mexiqueños”.

-NO…NO…NO…NOOOOOOOOOO!!! Suena feito .- protesta Niniane.

Estoy de acuerdo, Niniane. Me uno. Me lanzo a una entrevista con algún funcionario o vocero de la ciudad que nos hable sobre eso y sobre las implicaciones de convertir al Distrito Federal en el estado 32 , denominado ahora CDMX … ¿y su gentilicio? .. qué feíto.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario