¡Viva México!

|




bandera_sobre_escombros_terremoto_2017

El mayor bien que nos dejó el temblor fue recuperar la idea y el sentimiento de que somos una nación. La desmoralización que poco a poco ha provocado la convicción generalizada de que somos gobernados por una clase política incapaz y deshonesta se ha revertido en una elevación de la autoestima nacional, resultado de la toma de conciencia de que somos un pueblo solidario, que puede en un momento de crisis, o cuando así lo quiera, hacer a un lado al poder político y tomar en sus manos la salvación y el destino del país. Sin ninguna discriminación social, ni económica, ni ideológica, cada quien en lo que pudo sumó su trabajo, su ayuda en dinero o en especie. El temblor nos hizo conscientes de que compartimos un pasado, una cultura, un proyecto de porvenir, pero sobre todo, una moral y una ética ciudadana, aquí nadie se raja y estamos comprometidos todos con todos. ¡Viva México!










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario