Vistas 92: Obrador y Krauze en la mira

|




 

Preguntas a Enrique Krauze:

–El historiador ha dicho que no quiere un cambio de régimen, quiere un buen gobierno. ¿Cree que el régimen neoliberal en México es bueno y sólo hemos tenido malos gobiernos?

–¿Ha combatido tan encarnizadamente a esos malos gobiernos como viene combatiendo a Obrador desde las elecciones de 2006?
–Hoy tenemos un gobierno con mayorías gracias a una “democracia sin adjetivos”, sus palabras, y no por una maquinaria como la del PRI en sus años dorados. ¿Cómo adjetivaría esta democracia?
–¿Sin cambio de régimen cree que será posible acortar las grandes desigualdades e injusticias sociales que existen en México?
–¿Es o no es necesaria la separación entre el poder político y el poder económico? ¿Es posible? ¿No hay amasiato del poder?
–Krauze liberal pone todo en la libertad democrática. ¿Cómo conjuga el valor de la libertad con los valores de la justicia y la igualdad, de los que habla poco, en una sociedad tremendamente desigual e injusta?
–¿Qué hacer con la deuda externa que crece y pende sobre el país?

AMLO EN LA MIRA

Hemos hablado demasiado y hemos hecho mucho ruido. Empezando por el presidente electo hoy ya en funciones. Aunque despacio, Obrador habla mucho y se repite o se contradice o crea altas y falsas expectativas difíciles de cumplir. Lo dijo Zaid días antes de las elecciones, “AMLO poeta: –El Peje por la boca muere” (Reforma, 24-VI-2018).

El verbo es parte de la política. Cuando no se traduce en acciones buenas y efectivas, es pura palabrería. No hay político que no tenga buenas intenciones. Lo difícil es realizarlas. La magia no hace las cosas.

Vicente Fox llegó al poder en el 2000 con gran legitimidad y una enorme energía social. Fue un buen candidato presidencial y sacó al PRI de Los Pinos. Su desgaste político comenzó el primero de diciembre con sus frivolidades. Luego se montó en la maquinaria del poder sin cambiarle ni una tuerca. Un sexenio perdido y la energía social acabó en la basura.

El desgaste social y político de AMLO ha comenzado antes del primero de diciembre. ¿Hoy tiene más simpatizantes o menos de los votantes por él? ¿Se ha ganado a algunos adversarios a su favor o ha creado más contrarios? ¡Ha empezado muy pronto el tremendo desgaste del poder y, antes de comenzar, se ha gastado su tiempo de gracia! Por la complejidad de los problemas acumulados en sexenios, un amigo pide tres años de gracia. Pero estamos en la Edad Luz. Hoy todo es hoy, hoy, hoy y todas las cosas son múltiples y simultáneas y contradictorias a la velocidad de la luz.

Nuestra izquierda partidista, hoy en el poder, no ha sido muy distinta ni mejor que el PRI y el PAN. Ahí está la cruda realidad donde ha parado el PRD. Obrador y mucha gente del nuevo gobierno vienen de las filas del PRD, PRI y aun del PAN. ¿Qué significa esto? ¿Tenemos realmente una nueva clase política en el poder? No nos engañemos. Basta ver sus edades.

Hoy más que nunca, arriba y abajo, la democracia en la vida común y pública consiste en cuidarnos unos a otros. En el gobierno y en la sociedad, los empresarios y los sacerdotes, los académicos y los artistas, los sindicatos y los ambulantes, los intelectuales, la gente común y los escritores. Pienso esto desde el siglo pasado. Cuidarnos: protegernos, querernos, cuestionarnos, vigilarnos, sancionarnos. El mal y el bien son un torbellino y cambian de sitio, personas e instituciones.
Los simpatizantes de Morena y Obrador harían más vigilando a sus políticos que peleando con sus contrarios.

El pueblo no es bueno ni malo sino variopinto. El pueblo, como la sociedad, es múltiple, plural, contradictorio, no un monolito bendito.

Obrador no encarna el pueblo ni la sociedad ni el país ni es el Estado. Es su más alto representante. Pero no es México ni sus ciudadanos. El país lo hacemos y los deshacemos entre todos. Los amigos y los contrarios somos parte de México. ¿Estamos a la altura de lo que exigimos?

El reloj del sexenio AMLO-Morena ha comenzado a girar inexorablemente y no se detendrá ni un segundo. ¿Dónde estamos hoy y hacia dónde vamos como nación y sociedad? ¿Qué nos toca hacer como ciudadanos con alta o poca cultura cívica?

Las críticas de Enrique Krauze al populismo, el mesianismo y el monopolio del poder de Obrador tienen no poca razón. No matemos la crítica ni aplastemos al contrario.
Q, diciembre 2018.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario