Vistas 100: Conversación con mis muertos

|




¿Qué habría escrito José Emilio en el centenario de Octavio?

¿Cómo vería Octavio a Obrador y la izquierda mexicana en el gobierno?

¿Cómo sería la entrevista de don Julio con López Obrador?

Imposible saberlo, no imaginarlo.

Dicen los que algo saben que los muertos al morirse se mueren entre ellos y nos pierden a los vivos, pero ellos viven en los vivos y podemos seguir conversando con ellos, soñarlos, discutir con sus palabras, visitarlos, regarlos, hacer que florezcan y dar nuevos frutos.

Dicen.

José Emilio se murió en enero dos meses antes del centenario de Octavio. Octavio no llegó al 2000 y no supo del triunfo del PAN y menos del nacimiento y arribo de Morena. Don julio llegó hasta enero de 2015 y su hijo forma parte del gobierno de AMLO.

Quiero y admiro y frecuento a esas tres antípodas.

Son muchos mis defectos y mis diferencias con ellos, pero sus letras y actitudes me han modelado.

¿Cómo fue su relación entre ellos, Octavio, don Julio, José Emilio?

Seguro como son casi todas las relaciones que valen la pena: tensas y difíciles, apasionadas y al filo de la navaja.

José Emilio siempre admiró a Octavio y, cosa rara en él, siempre le habló de tú; durante algún tiempo se distanciaron y al final de los meses de Octavio se hablaban por teléfono todos los días. ¿De qué hablaban y en qué tono lo hacían?

Octavio quizá no alcanzó a valorar la obra de José Emilio. Los separaban 25 años de distancia. Y Octavio andaba en otros mundos. Imposible tener ojos en todos los puntos y los seres y las letras de la Tierra. Los destiempos y los malentendidos son comunes entre los mortales y más entre las luminarias.

Siento de lejos que don Julio quería más a su Gabo, su estricto contemporáneo, pero aprendía más de Octavio. Creo que Octavio fue cabrón con don Julio y don Julio, otro cabrón, aguantó con verdadera entereza y sabiduría. ¿Qué los atraía y qué los separaba? No lo sé bien. Pero fue una relación eléctrica que nos benefició a sus lectores.

¿No desvarío? Espero no estar diciendo burradas. De alguna manera he convivido con los tres entre dos siglos. Y me han enriquecido.

No hay centros o, mejor dicho, los centros se desplazan y las cosas cambian de centro.

Pero hay puntos solares o estrellas itinerantes que permanecen con su continua luz en el sistema literario.

José Emilio no era ingenuo; sabía lo que tenía entre manos y se defendía con su blanca ingenuidad. Y con su memoria prodigiosa. Y su asombrosa capacidad de trabajo. En su último Inventario despidió a Juan Gelman y saludó a “Gabriel Zaid en sus ochenta, con cincuenta años de afecto”. Hoy todo el mundo lo quiere, hasta sus enemigos.

Octavio era un espíritu fino con una sed y una claridad lúcida de saber acumulado; colonizaba todo lo que tocaba. Un árbol bien plantado en México cuyas ramas se extendieron por todo el mundo. Entre nosotros no tuvo adversarios de altura. Creció su temple y su presunción tras la derrota socialista en 1989. Vivió todo y sufrió todo. El rencor de la grandeza.

A don Julio lo conozco menos. Apenas lo vi de lejos unas cuantas veces. ¿Qué puedo decir de él? ¿Un cruzado de la verdad, de la justicia, de la franqueza, de la vida? Sin duda amaba la verdad, la cruda realidad tal como es, pero también la vida con toda su porquería. Veía las faltas ajenas y propias. Lapidario, exponía exponiéndose, y allí está toda su fuerza.

Vuelvo a donde empecé, las preguntas que me despertaron la otra noche, y me las respondí con los ojos abiertos.

Pacheco nos daría un Inventario con la historia del oro negro, de López Velarde a Cárdenas a López Portillo, Calderón, Peña y Obrador, como la historia del hundimiento del Titánic o los sucesos de Huitzilac. El asombro, la fortuna, la maldición y el robo del huachicoleo mexicano en todo el país, de Pemex a Los Pinos a las comunidades más apartadas.

Paz, en una pequeña crónica de grandes días, nos haría la historia política y moral de la izquierda mexicana, señalando sus grandes trampas de la virtud y su escasa pureza. Hablaría de Obrador pero no sólo de Obrador, como hace Krauze. Al paso destacaría el derrumbe del peor tiempo del PRI. Y no pasaría por alto la enorme incongruencia entre los principios y los intereses del PAN gobierno en el poder.

Scherer tendría el reto mayor: juntar en una entrevista al mismo tiempo y en el mismo espacio al presidente Andrés Manuel López Obrador, al guerrillero zapatista Subcomandante Marcos y al narco prófugo Mayo Zambada. ¿Qué saldría de ese encuentro público? Sepa la bola.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ Vistas 100: Conversación con mis muertos”

  1. GRACIAS a Diálogo Queretano, gracias a Ana María Arias, con mis saludos de luz fraterna. Julio. Q, Presidentes, México, sábado 26-I-2019.
    ___________________

    LAS FLORES DEL TIEMPO Y LOS OTROS

    –JEP, Octavio, don Julio…
    –Bien regados, nuestros muertos siguen floreciendo.
    –Su metamorfosis puede ser sorprendente.
    –Veamos, JEP:

    “Plegaria. / Dios que estás en el No / bendice esta Nada / de la que vengo y a la que regreso.
    “Tener y no tener. / No tiene fin la oscuridad… / La dicha en cambio… tiene los días contados.
    “El que se va no vuelve aunque regrese.
    “Todo es nunca por siempre en nuestra vida.
    “Irás y no volverás”.

    –Palabras de palabrero ambulante en la primera y última estación.
    –¿Sientes el escalofrío en la piel chinita?
    –Corto los frutos del tiempo y los vuelvo a sembrar en los ojos.
    –Amén.
    QQQ, Presidentes, México, sábado 26 de enero 2019.
    ________________

    CONVERSACIÓN CON MIS MUERTOS / JF / Vistas-Cápsulas 100
    ¿Qué habría escrito José Emilio en el centenario de Octavio y ahora en el tiempo del huachicoleo?
    ¿Cómo vería Octavio a Obrador y la izquierda mexicana en el gobierno?
    ¿Cómo sería la entrevista de don Julio con López Obrador?

    –Ojalá se pueda publicar en Diálogo Queretano, El Universal Q, Tribuna de Q. GRACIAS.
    Con mis saludos de luz luctuosa y viva, sin huachicol.
    Julio FM.
    QQQ, Presidentes, México, sábado 26 de enero 2019.
    juliofime@hotmail.com / http://www.dialogoqueretano.com.mx

Envía tu comentario