Vergüenza

|




Asistí a un Congreso Nacional sobre el tema de la transparencia gubernamental, cuando escuché la denuncia no pude evitar ruborizarme y avergonzado bajé la mirada: “Querétaro es uno de los Estados más obscuros en toda la República, su vida política es de los últimos vestigios de un México sin transparencia”. Ahora que regreso al Estado me encuentro que la legislatura estatal aprobó el dictamen de la iniciativa de ley de Acceso a la Información Gubernamental, lo que me llenó de alegría, pero al leerla el gozo se fue al pozo. Los legisladores que la aprobaron son una especie de víctimas del narco que, milagrosamente vivos, pero sin cabeza, la tuvieron que escribir con otra parte del cuerpo; mejor no les digo con cual. Ya les platicaré.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario