UTOPÍA POLÍTICA

|




Por El Vigilante Urbano
MUCHAS INMOBILIARIAS SIGUEN AFECTANDO A LOS COMPRADORES DE VIVIENDAS. -Las graves omisiones de las constructoras siguen vigentes sin que las autoridades y el mismo Congreso del Estado hagan leyes para ir corrigiendo estas lamentables fechorías, como los es la entrega recepción de los fraccionamientos al ayuntamiento. Cabe mencionar que la administración de Luis Bernardo Nava, ya envió una iniciativa de ley para agilizar este proceso de entrega recepción, pero la pregunta es… ¿cuánto tardarán los diputados en aprobar dicha iniciativa? ¿Quizá, el pretexto de las ya próximas elecciones, está, la manden a la congeladora…?
Otro punto que está provocando serios problemas a los compradores de casas habitación, es el del agua, y para dar a entender la dimensión de este problema, nos iremos al caso que vive el fraccionamiento Residencial Caletto, ubicado en la zona de Juriquilla, a un lado de una universidad privada, donde la constructora que inicio este proyecto habitacional en ese momento tenía el nombre de PLAN CASA S.A. DE C.V., pero esta empresa para ir eludiendo sus responsabilidades cambia de nombre a determinado tiempo. Dentro de los cambios de la ley en estos asuntos habitacionales, la empresa para resolver el servicio del agua, debe entregar la infraestructura hidráulica a la Comisión Estatal del Agua CEA, y si esta, es aprobada por la CEA, enseguida toma la responsabilidad de instalar las tomas individuales para que cada vivienda tenga el servicio del vital líquido, y pague de acuerdo a su consumo.
Durante más de 10 años, la constructora nada hace para resolver tal omisión, al grado de cambiar su domicilio al estado de San Luis Potosí, donde sigue haciendo la misma fechoría, en perjuicio de los nuevos compradores. La constructora mientras no haga la entrega de la infraestructura hidráulica, debería pagar el agua, así lo establece un documento firmado ante la CEA, donde se compromete a solventar dicho servicio. Pero ante la omisión del pago por parte la empresa, son los colonos del fraccionamiento quienes pagan para evitar el corte del servicio, cada mes, el pago total es de $57,000 que se divide entre los habitantes del fraccionamiento, y de esto, ya van 3 años, donde los colonos han pagado más de 2 millones, y lo irónico del caso, el documento que ampara dicho pago, está a nombre de la constructora.
Tenemos informes de que la “constructora”, ya está tramitando un nuevo cambio de nombre, en su escondite en San Luis Potosí. A pesar de sus operaciones el estado potosino, sigue en Querétaro operando nuevos fraccionamientos, y el representante legal, el abogado LUIS DAVILA, que periódicamente debe venir a esta capital, para firmar la entrega de escrituras. Pero este abogado no da la cara, poniendo entre dicho su ética como un defensor del estado de derecho. Sera interesante saber que opinan las autoridades de vecino estado, cuando les demos a conocer los mafiosos antecedentes de esta camaleónica empresa que cambia de color según le acomoden sus perversas operaciones inmobiliarias, en el estado de Querétaro.
El colmo del cinismo es que una representante para la venta de casas, vive aquí, en Residencial Caletto, además sabemos que, en la zona de Zibatá, también hay proyectos con el sello, de lo que un día se llamó PLAN CASA.
Y una vez más volteamos a ver la negligencia del congreso, ¿hasta cuando pondrán una hasta aquí a este tipo de trampas inmobiliarias? ¿Resulta muy complicado presionar a este tipo de empresas, para que cumplan sus responsabilidades? ¿Será que algunas firmas inmobiliarias tienen propietarios con mucho peso político y por eso, no las pueden tocar?










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario