UTOPÍA POLÍTICA

|




LA GUARDIA NACIONAL, ¿DE EJERCITO A POLÍCIA? – En campaña, el entonces candidato por Morena, Andrés Manuel López Obrador, siempre descalifico al ejército, que abusaba de los derechos humanos del pueblo. Pero ahora en su papel de presidente de la república, resulta que cambia de opinión y le carga un exceso de responsabilidades, hasta de empresa constructora de aeropuertos, y refinerías. El presidente en sus mañaneras en lugar de darle claridad a los temas, en muchos casos los encamina a la incertidumbre, como lo es el tema de policías contra militares. La rebelión de la policía federal, para muchos especialistas es un conflicto que ya se venía venir, y que se puede extenderse, y la raíz viene desde la campaña misma, donde la descalificación fue una constante del entonces candidato de Morena. La Policía Federal fue tachada de corrupta, que se había podrido, y hoy al darse la rebelión, una vez más se da la ofensiva en contra de los inconformes.

Los elementos de esta corporación no aceptan estar bajo el mando de los militares, y menos con las prestaciones rasuradas, quizá, esto mismo se estuviera dando si la situación fuera lo contrario, militares, bajo el mando de la Policía Federal. Pero esta adaptación de policías bajo el mando militar ¿es difícil? Pero primero veamos cómo es un ejército, para poder entenderlo. Esta es la explicación que encontramos sobre el tema:

EJERCITO , en sentido general es el nombre en español que reciben las instituciones encargadas de las acciones bélicas de un estado. Como tal, cada país define tanto su estructura como el tipo y cantidad de unidades que lo formarán, su composición, sus misiones y su equipo. Por tanto, no puede hablarse de una forma genérica de ejército ya que cada nación lo estructura según sus propias necesidades y posibilidades, pero suelen conformarlos un mínimo de cien o doscientas personas.

También recibe el nombre de ejército un tipo de unidad militar de gran tamaño, formada por la unión de varios cuerpos de ejército y puesto bajo el mando de un general u oficial de rango superior. Generalmente e históricamente, aunque el ejército, la armada y la fuerza aérea son llamados ejército, realmente esta palabra solo se ajusta al poder militar terrestre de un Estado. El ejército, la armada y la fuerza aérea existen por mandato constitucional para la defensa de la integridad, la independencia y la soberanía de la nación.

El ejército como entidad de carácter nacional

Se suele dividir en varios cuerpos o armas: el ejército de tierra (en algunos países simplemente ejército) con misiones principalmente terrestres, la fuerza aérea, con misiones habitualmente relacionadas con la aviación y todo lo relacionado con ello o con el aire, y la marina también llamada armada, con misiones marítimas; aunque en realidad, cada uno de los cuerpos puede tener pequeños componentes de los otros. Como vemos, en algunos países (como por ejemplo España o México) existe la costumbre establecida de llamar también ejército a cada uno de esos cuerpos o armas, complicando algo más la interpretación del significado. Una mención al ejército, sin más, puede estar refiriéndose al conjunto de todas las fuerzas armadas, al arma que corresponda al ejército de tierra, o a una unidad concreta, según el contexto.

Algunos cuerpos específicos, como la infantería de marina, pueden combinar unidades de las tres armas, mientras que otros, por razones estratégicas, se sitúan aparte de las mismas y bajo control directo de un ministro o del jefe de estado, como la defensa antiaérea en la antigua URSS o algunas guardias reales o presidenciales en diferentes países. Las fuerzas armadas de cada país pueden estar formadas por ciudadanos reclutados mediante un sistema de servicio militar obligatorio, por soldados profesionales de carácter voluntario, o por una combinación de ambos sistemas: incluso los países que se basan en una leva general de toda su población civil poseen un núcleo de profesionales para ejercer el mando de las unidades.

Los ejércitos tienen una estructura jerárquica estricta, basada en unidades militares y un sistema de escalafón formado por militares de distintos rangos. El mando supremo suele ser el jefe del estado o la persona en quien delegue. Los militares de carrera suelen formarse en diferentes academias militares; de ellas se sale con el grado más bajo de oficial o suboficial, según se haya asistido a una academia de oficiales o de suboficiales. Las academias navales militares para oficiales generalmente incluyen un periplo en un buque escuela.

Como hemos leído, un militar en funciones de policía, como que no va, pero en todo esto, desear lo mejor, no funciona, no se trata de buena suerte, o decir que le vaya bien al presidente en esta estrategia, simplemente el sentido común, no aparece. Nos vemos la próxima semana, donde quizá, los otros datos nos aclaren la utopía de la guardia nacional.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario