Utopía Política 2018

|




 elecciones_mexico_queretaro_2015

Hoy iniciamos una colaboración para las páginas de los amigos, el asunto de la política se pone interesante y bien vale la pena tratarla, y entenderla… bueno, es un poco optimista, eso de entenderla.

El nombre de esta participación la llamaremos UTOPÍA POLÍTICA 2018, y para ello, recurrimos a una consulta, por medio del internet, y esto fue lo que encontramos.

El vocablo utopía fue expuesto por Tomás Moro, quien fue un pensador, teólogo, político, humanista y escritor inglés, en el siglo XVII o XVIII, descrito en su obra “Dē Optimo Rēpūblicae Statu dēque Nova Insula Ūtopia” donde se le designa por nombre utopía a una isla y a la comunidad irreal que la puebla, cuya organización cultural, política y económica difiere en aspectos de distintos índoles con las numerosas sociedades de aquella época.

Para este personaje Tomás Moro, una utopía significaba aquella civilización o sociedad equitativamente organizada, donde los bienes de cada individuo pertenecían a todos, las personas serían amantes de la lectura diaria y pasarían gran parte de su tiempo admirando el arte, no participarían en guerras, exceptuando en situaciones extremas, para que así la sociedad lograra vivir en paz, en armonía y feliz.

Es importante señalar que utopía además no solamente puede ser considerada con el fin de plantear un lugar o una vida con una visión imaginaria, sino que podría ser también, una forma optimista o esperanzada de observar el mundo, y plasmar las cosas como quisiéramos que fueran. En las corrientes filosóficas entienden la utopía como la acción de una sociedad manifestándose como una negación de la realidad u objetividad actual.

Después de la breve explicación de la palabra UTOPÍA, vayamos a las múltiples utopías que nos rodean, y quizá en algunos casos, haya la esperanza de realizarlas, perdón, pero ya peque de optimista.

Primeros nos remontaremos a los días de Don Fidel Velázquez, que en esos tiempos de poder y gloria, siempre sentenciaba con autoridad a los inquietos a un puesto de elección popular:“El que se mueve, no sale en la foto…” hoy los tiempos son diferentes, ahora, el que no se mueve, ¡no sale en la foto!

El 2018, año electoral, donde cada suspirante dentro de su trinchera maneja diferentes estrategias, pensando que la ciudadanía no se da cuenta, que lo plasmado es una pre-campaña, situación que todos niegan estar haciendo. Los suspirantes piensan que nos engañan, pero los espectaculares, folletería, volantes y mensajes en medios de comunicación, son simple y llanamente UNA PRE-CAMPAÑA ELECTORAL, no necesita decir VOTA.

Estas acciones, nos hacen pensar que no tienen plena confianza de su trabajo, y que ven en la necesidad de estar cacareando en exceso sus “obras”, o “pagos” de deuda. Suponemos que la mejor campaña, es el buen caminar de su administración, la ciudadanía ya observa y si hay buen trabajo, se le calificará adecuadamente.

Las autoridades electorales actúan de acuerdo con las leyes creadas por los mismos partidos, principalmente el PAN, y de pronto son ellos, los primeros en violentar las reglas del juego. Si mi rival político viola la ley, que se le aplique la ley, si soy yo y mi partido el infractor, la respuesta es que no hay tal irregularidad, ya desde algunos años un buen amigo del tricolor, ya palpaba el cinismo político, y hoy, con mucha más razón, ese cinismo ha crecido. Para llegar al poder nada los detiene, no les importa pasar por encima de sus mismos compañeros de partido, no importa llegar a la traición, ¿exagero? Basta ver bien dentro del azul, sobran ejemplos, muchos lo sabemos, por comentarios de los mismos militantes, los medios locales afines al poder que nos gobierna hacen también su papel de complicidad, nada ven, y no se me ofendan, esto, es de todos conocido. Hace muchos años un poderoso empresario de los medios de comunicación, decía que la prensa no se vendía… ¡SE RENTABA! El compromiso de bien informar la sociedad, quedo en el olvido, hoy es una utopía informativa.

Hoy los panistas, como buenos alumnos, superaron a su maestro, el PRI, quien hoy vive una mala etapa; las divisiones de los grupos de poder, lo están destruyendo. Aquí en Querétaro conocemos al grupo que mal maneja al partido tricolor, se les dice “los Pepeboys”. Uno entiende que haya grupos de poder, pero ese manejo que le dan al partido, tal parece, que la consigna es enfilarse a la derrota. Dan la impresión, que algo, se les conoce, y se sienten obligados a autodestruirse.

Nos vemos la próxima semana, en una utopía más de nuestra política…

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario