Utopía política 2018

|




partidos_politicos_mexico_elecciones_2015

Hace unas cinco semanas por medio del whatsapp recibí esta fábula que me gustó porque en ella vemos varios detalles que estamos viviendo en el ángulo que se quiera ver, una realidad que en esta etapa electoral todos debemos reflexionar y ver qué debemos cambiar. Es lamentable la sarta de fantasías que cacarean nuestros candidatos, campañas queriéndonos vender que un solo partido y su candidato serán la mágica solución y que un día después de la elección, habrá un nuevo México. Pero para ser más claros mejor vayamos a fábula.

LA CIGARRA Y LA HORMIGA

(dos versiones de una misma fábula…)

VERSIÓN CLÁSICA

La hormiga trabaja a brazo partido todo el verano bajo un calor aplastante.

Construye su casa y se aprovisiona de víveres para el invierno.

La cigarra piensa que la hormiga es tonta y se pasa el verano riendo, bailando y jugando.

Cuando llega el invierno, la hormiga se refugia en su casita donde tiene todo lo que le hace falta hasta la primavera.

La cigarra, tiritando, sin comida y sin cobijo, muere de frío.

VERSIÓN NUEVA

¿Quizá con el toque oportunismo electoral…?

La hormiga trabaja a brazo partido todo el verano bajo un calor aplastante.

Construye su casa y se aprovisiona de víveres para el invierno.

La cigarra piensa que la hormiga es tonta y se pasa el verano riendo, bailando y jugando.

Cuando llega el invierno, la hormiga se refugia en su casita donde tiene todo lo que le hace falta hasta la primavera.

La cigarra, tiritando, sin comida y sin cobijo… organiza una rueda de prensa en la que se pregunta por qué la hormiga tiene derecho a vivienda y comida cuando hay otros con menos suerte que ella que tienen frío y hambre. Organiza un programa en vivo por TV en el que la cigarra sale pasando frío y calamidades, y en los programas de tv abierta pasan extractos de vídeo de la hormiga bien calentita en su casa y con la mesa llena de comida.

Todo el mundo se sorprende de que en un país próspero como el suyo dejen sufrir a la pobre cigarra mientras hay otros que viven en la abundancia.

Se organiza a través de Facebook una marcha en apoyo a la cigarra.

Las asociaciones contra la pobreza, los partidos de izquierda, los Sin Tierra, los Sin Techo, los Sin Departamento y la Defensoría de Derechos Humanos (sobre todo la local) se manifiestan delante de la casa de la hormiga, le arrojan objetos y la pintarrajean.

Se organiza un programa en el que cuestiona cómo la hormiga se ha enriquecido a espaldas de la cigarra… e insta al público a opinar en sus encuestas telefónicas y on line, a través de una mañosa pregunta donde tienen qué escoger si son partidarios de la igualdad o de la discriminación. (como la egoísta e insensible hormiga).

En respuesta a los sondeos de opinión, el gobierno prepara una ley sobre la paridad económica y otra –con efecto retroactivo desde el verano- contra la discriminación.

Los impuestos a la hormiga son elevados notoriamente y por si fuera poco, se le asigna una altísima multa porque no se hizo cargo de la cigarra en el invierno.

La casa de la hormiga es embargada por el impago de los altos impuestos y la multa…

La hormiga, decepcionada, empaca y termina por irse a otro país, donde su esfuerzo sea reconocido y pueda disfrutar libremente de los frutos de su trabajo… donde no se le juzgue ni se le castigue, cuando tenga éxito.

La antigua casa de la hormiga se convierte en albergue social para cigarras que irresponsablemente se reproducen, y que esperan a que alguien llegue a “donarles” los choripanes, la coca-cola, la cerveza, y los recursos para sobrevivir dignamente ellas y sus descendientes.

La TV realiza un programa especial sobre la cigarra, ahora bien gorda y lustrosa… Está a punto de terminar las últimas provisiones de la hormiga aunque la primavera queda lejana
todavía.

La antigua casa de la hormiga, ahora convertida en vivienda social para cigarras, se deteriora por la falta de cuidados de ésta.

Se critica duramente al gobierno por la escasez de medios asignados a la cigarra… Los partidos proponen una comisión de investigación pluripartidista, que costará millones de pesos.

Entretanto la cigarra muere de una sobredosis…

Los medios de comunicación comentan que es debido a la falta de medios del gobierno a la hora de luchar contra las desigualdades sociales y la injusticia económica….

La casa termina siendo ocupada por una banda de arañas inmigrantes…El gobierno se felicita por la diversidad multicultural del Estado Nacional.

Las arañas organizan una red de tráfico de drogas y tienen aterrorizado a todo el barrio…

Cualquier parecido con la realidad, no es parecido, ¡es una triste verdad…!

Identifiquemos cuántas hormigas, cigarras y arañas, están en esta campaña electoral, y con el voto debemos darles un reconocimiento o una lección electoral.

Nos vemos la próxima semana, en una nueva utopía política electoral.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario