UTOPÍA POLÍTICA

|




EL DEBATE SOBRE LA REVOCACIÓN – Muchos puntos de vista está provocando la iniciativa sobre el tema de la revocación del presidente de la república, varios afirman que es el principio de un plan para apostar a una reelección, hay quienes se remontan hasta revivir algunos capítulos, cuando el general Porfirio Díaz era presidente, y uno de esos detalles, lo publica con mucho acierto el buen amigo Edmundo González Llaca, en su columna EL JICOTE, cuando el dictador menciona que ya no buscará la reelección, y el presidente Díaz ve con asombro que la persona a quien le dice lo anterior, empieza a buscar algo en los papeles del escritorio, y Don Porfirio, le cuestiona tal búsqueda, y la respuesta que le dan es; Señor, estoy buscando al pendejo que le crea tal afirmación. Varios de las versiones escritas establecen, que esta es una estrategia para que, en la elección en del 2021, si el posicionamiento de AMLO continua, arrollar una vez más, y así aumentar el número de diputados federales en el congreso, y así no depender de los partidos aliados, ser autosuficiente.

Jorge Castañeda en el programa de FOROTV, de los lunes “Es la hora de opinar”, menciona que le den chance en su idea al presidente, porque, así como va AMLO, es posible que el efecto del presidente ya no sea igual y el riesgo de una derrota electoral no se debe de descartar. A veces el discurso de la campaña mañanera parece repetitivo, la diaria descalificación a los que difieren de su proyecto de gubernamental ya empieza a cansar, la ciudadanía llegará en un momento dado, exigirá resultados, el país esta casi inmóvil, las finanzas requieren más accionar, el llamado de “tengan paciencia”, se agotará.

MARCOS AGUILAR, EL NEGRITO EN EL ARROZ AZUL – Mucho ruido viene provocando el diputado federal de acción nacional al cuestionar en su semanal conferencia de prensa, el trabajo del gobernador Francisco Domínguez, y le vaticina una derrota en las próximas elecciones, de no corregir varios temas pendientes, y uno de ellos es, el del transporte público. Y lógicamente que ni su partido de Acción Nacional, escapa de sus cuestionamientos, lo ve dividido, controlado por grupos de poder. Mucho se ha dicho que Marcos Aguilar, omitimos el segundo apellido para no caer en una equivocación, es de carácter, que no le saca la vuelta a la confrontación, pero habrá que recordar que, la política, no es cuestión de vencidas o mostrar musculo, política es habilidad mental, oficio, tragar sapos y no hacer gestos. Marcos se equivoca al mostrar sus armas anticipadamente, sembrando frentes por todos lados, respetable su intensión de buscar la gubernatura, pero habrá que mostrar oficio político, y como diría mi abuela; no todo es tirar chingadazos, con el primero que te vea feo.

LA CNTE, LA PIEDROTA EN EL ZAPATO DE AMLO – Buen conflicto que cada día toma mayor dimensión en el camino de la 4T. Aparentemente se dio una tregua con las cámaras para continuar con los trabajos legislativos y así abolir la reforma educativa que nos heredo Peña Nieto. La pregunta es, ¿qué demonios les prometieron a los revoltosos maestros? Aunque finalmente eso no importa, el problema es que le toman la medida al gobierno federal, no me muevo, pero quiero esto o aquello. El manejo de las piezas en este riesgoso ajedrez con los profesores, es un reto a la inteligencia política de AMLO. Pero conforme pasa el tiempo político para Andrés Manuel López Obrador, un nuevo tablero de ajedrez aparece en el escenario de la república, pero ese no es el problema, el problema es que el quiere mover las piezas en todos lo tableros y cuando algún secretario retoma su tablero propio, malas noticias, ese secretario equivoca la jugada y de inmediato interviene el presidente para enmendar el mal movimiento. Escenarios donde hay equivocaciones hay muchos, contradicciones sobran. Personas señaladas para ocupar ciertos puestos no saben a donde van, y el congreso no le queda más remedio que reprobarlas. Nos vemos la próxima semana, esperando que por fin llegue el sentido común político y que no quede en una mera utopía.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario