UTOPÍA POLÍTICA

|




LAS MAÑANERAS DE LA CONFUSIÓN VERBAL – Ya se volvió una costumbre el error en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, no hay día en el cual, no falte un error en la información que expresa sobre algunos temas, y en varios casos, los señalados en la recurrente aplicación de corrupción, le responden de inmediato, para aclararle que se equivocó. Hay datos que crean una gran confusión. El presidente ya necesita hacer a un lado su protagonismo, y dejar a quien corresponde hablar.

Con eso de las equivocaciones, me hizo recordar un cuento que un buen amigo me envió, y se me ocurrió pensar que en un bla, bla, mañanero, pase lo del cuento, un poco de humor nos hará bien, y dejar de preocuparnos un poco por el rumbo que lleva este país. Les comparto el cuento; “Un señor se fue de viaje y sabiendo que su novia necesitaba unos lentes, entró en una óptica para ver si encontraba unos bonitos y baratos. Después de ver unos cuantos, se decidió por unos y se los compró. La empleada se los envolvió, pagó la cuenta, pero al marcharse, en lugar de llevarse el paquete con los lentes, agarró otro muy parecido que había al lado.

El paquete contenía unos calzones, que una clienta de la óptica acababa de comprarse en otra tienda, el señor no se dio cuenta de la equivocación, se fue directamente a la oficina de correos y le envió el paquete a su novia, junto con una carta. La novia al recibirlo se quedó extrañadísima con el contenido, así que abrió la carta y leyó.

Querida Marta: Espero que te guste el regalo que te envío, sobre todo por la falta que te hacen, ya que llevas mucho tiempo usando los mismos y éstos son cosas que se deben cambiar de vez en cuando. Espero haber acertado con el modelo. La encargada de la tienda me dijo que era la última moda, de hecho, me enseñó los suyos y eran iguales.

Yo, para comprobar si eran ligeros, me los probé allí mismo. No sabes cómo se río la muchacha, porque esos modelos femeninos en los hombres se ven comiquísimos, y más a mí, que sabes que tengo unos rasgos muy prominentes. Una chica que había allí me ayudó también a decidir. Me los pidió, se quitó los suyos y se los puso para que yo pudiera ver el efecto.

A esta chica le lucían menos que a la empleada de la tienda, porque el pelo se los tapaba un poco por los lados, pero, aun así, me pareció que le favorecían muchísimo. Finalmente me decidí y te los compré. Póntelos y se los enseñas a tus padres, hermanos y, en fin, a todo el mundo, a ver qué dicen. Ah, y ojalá no te queden muy grandes, no sea que se te caigan cuando vayas caminando.

Para que te sean útiles y resulten más bonitos, me han aconsejado que los limpies muy a menudo. Llévalos con cuidado y, sobre todo, no vayas a dejarlos por ahí y los pierdas, tú tienes la costumbre de quitártelos en cualquier parte. En fin, para que te voy a decir más… Estoy deseando vértelos puestos, porque sé que te van a quedar mucho mejor, que los que le vi a tu hermana. Un beso…”

¿Y LOS LOCATARIOS DEL NUEVO MERCADO DEL TEPE? – Platicando con una persona que conoce a varios comerciantes de la zona, me comento que la inconformidad seguía no solo por la distribución preferencial que se estaba dando, también se agrega el tamaño de los locales. Los otros inconformes son los que tenían hasta tres espacios en el anterior mercado, locales que habían comprado a través de los años, y que ahora, únicamente se le otorga un espacio. Esta situación se ha vuelto un conflicto, problema que quizá la mesa directiva no tuvo el oficio político de prever y únicamente trabajo para sus intereses. Desafortunadamente a veces el oportunismo hace egoístas a muchos, y no se trabaja en un beneficio colectivo. Algunos grupos sociales, siguen siendo una cubeta de cangrejos, no dejan que otros con capacidad, abandonen la mediocridad.

Hasta luego queridos lectores, y con una recomendación, cuanto compren unos lentes para la novia, no se equivoquen de paquete.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario