Una vacilada los foros para la pacificación.

|




Los novatos en materia de seguridad pública Alfonso Durazo Montaño, aspirante a la Secretaría de Seguridad Pública Nacional y Loretta Ortiz Ahlf (coordinadora de los foros), concluyeron y entregaron las conclusiones de los foros para la pacificación, no sin antes realizar varias pifias que les valió el descrédito, pero eso no los amainó en sus intenciones para la pacificación del país.

Tal vez hayan olvidado la mentira de Loretta cuando afirmó que vendría el Papa a los foros y después tuvo que desmentir, nunca se le invitó y cuando lo hicieron, el Papa, por supuesto no aceptó, solo les deseó buena suerte, diciéndoles que rezaría por ellos; al menos rezó por los organizadores; luego lo de la suspensión de los foros por el rechazo de las víctimas cuando los organizadores promovieron el “perdón y el olvido” (por órdenes de Amlo), aquellos dijeron que no, “ni perdón ni olvido”, otra pifia que tuvo que absorber el mismo Andrés Manuel López Obrador, al afirma que el día 1º de diciembre, en nombre del Estado, él pediría perdón, olvidándose de su promesa inicial; ante los desvaríos volvieron a retomar los foros y por fin concluyeron la farsa mediática de los ignorantes de la materia de seguridad pública, quienes algo debieron de aprendieron en estos meses sobre la materia. Ahora a sistematizar la información de las mesas de trabajo. Por supuesto que no pasamos por alto el ofrecimiento indiscriminado de la amnistía que había prometido el mismo Presidente electo, lo que pasó a ser una amnistía reducida según palabras de la Ministra en retiro Olga Sánchez Cordero, actual senadora por Morena y próxima Secretaria de Gobernación. Tal vez dejen en libertad a los delincuentes que hayan cometido delitos menores para despresurizar las cárceles, pomposamente llamadas Centros de Reinserción Social.

Nada se supo de la participación de los expertos en materia de seguridad pública, nada; solo una faramalla para entretener a los dolientes de las víctimas de la violencia, para prometerles que terminarán con la violencia y habrá justicia, ya no olvido; y la promesa de pacificar al país, nada nuevo, nada que nos lleve a pensar que en realidad existe una verdadera (estrategia) posibilidad de acabar con la violencia. Por algo el mismo Durazo en alguna ocasión dijo que les llevaría al menos los primeros 3 años del gobierno reducir (una esperanza) el índice delictivo en un 40%. Total, todo queda en promesas, en aspiraciones, en ilusiones, así mantienen interesados y embelesados a los millones que votaron por ellos. La dura realidad es otra y a diario la vivimos, la delincuencia está desatada. Extorsionadores, homicidas, violadores, secuestradores, asaltantes, productores de droga, venta de droga, venta de armas, sicarios, halcones, desapariciones forzadas, fraudes, prostitución, venta ilegal de alcohol, portación y venta de armas de todos los calibres, bandas organizadas y desorganizadas, uso de granadas, torturas, etcétera. Y la seguridad pública quedará en manos de novatos. Así no se puede.

Loretta Ortiz prometiendo la creación de la ley general para el sistema integral de justicia ¿Qué es eso? Puras ilusiones. En México lo que sobran son leyes, basta ver el enorme catálogo de ellas; así no se resuelven los problemas, con tantas leyes, que, para lo único que han servido, es para dejar en libertad a delincuentes como Elba Esther Gordillo, entre muchos otros; más la torpeza del Ministerio Público, los delincuente tienen un verdadero refugio de protección y con la asesoría de los abogados, rápido logran la libertad, por simples trámites de violaciones al procedimiento, a pesar de ser responsables; las leyes han privilegiado el tecnicismo jurídico y hecho a un lado la verdadera aplicación de la justicia. Valen más los derechos humanos de los delincuentes que los de las víctimas. Olga Sánchez Cordero promete endurecer las penas, que en ningún país ha dado resultado para abatir la delincuencia, y permitir la cosecha y venta de la droga, para que el Estado tenga el control, para terminar con el comercio ilegal de los estupefacientes ¿Dónde he escuchado eso? ¡Ya! En Chicago, cuando prohibieron la venta del alcohol, el problema se agudizó y tuvieron que regularlo para después vender millones de litros de alcohol a los estadounidenses y convertirlo en una verdadera fuente de ingresos y el alcoholismo aumentó. Las promesas de los organizadores son en exceso, la realidad es otra muy distinta. Vamos, ni la Ministra pudo hacer nada cuando ocupó el honroso cargo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pasó de noche su presencia y ahora, sin experiencia en la materia, ofrece controlar lo que ningún gobierno mexicano ha podido hacer en los últimos 30 años. La encomienda sin lugar a dudas es de enorme responsabilidad, pero no se puede resolver solo con aspiraciones y promesas sin sustento alguno, las buenas intenciones no sirven ante la desgarrante ola de violencia, no se vale jugar como si aún estuvieran en campaña; el prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila, dice un dicho popular muy añejo. Por eso considero que los foros fueron una vacilada.

La seguridad pública debe estructurarse con expertos, esa política pública no debe quedar en manos de principiantes, mucho menos de demagogos que pretenden acabar con la delincuencia por medio de disparos que encierran solo promesas, perdones y olvidos inocuos. La única esperanza es que el personal operativo sí conozca de la materia. Eso que ofreció Andrés Manuel López, de incorporar a 50 mil jóvenes al combate de la delincuencia y sin armas, es un suicidio; ahora que, si se trata de generar más empleos con recursos públicos, eso es populismo, más no resolverá el problema enviando a los jóvenes a la “guerra sin fusil”. No es que seamos negativos, simplemente nos basamos en la realidad de la difícil problemática. O aquellos argumentos fútiles de que todos los servidores públicos están coludidos con la delincuencia, y a partir del 1º de diciembre todo cambiará como por arte de magia, todo será entonces honestidad y decencia; es otra más de tantas mentiras. Costará mucho trabajo, años y dinero para revertir la actual problemática que se fue acumulando al paso de muchos años, la mentalidad, la honestidad, los buenos principios no cambian de la noche a la mañana, se requiere toda una generación para ello. Ahí está como ejemplo el atentado a Norberto Rivera, el delincuente herido y hospitalizado, contaba con el contubernio de su propia madre, quien con engaños y cambio de nombre fue a visitar a su hijo al hospital; dos generaciones relacionados con la delincuencia. Para que eso suceda, debieron pasar muchos años, ahora hay que revertir ese cáncer que corroe a nuestra sociedad. Las desigualdades sociales, la falta de oportunidades, los bajos salarios, la escases de espacios educativos, la falta de áreas deportivas, etcétera; todo esto debe acompañar al combate a la inseguridad; esta no se resuelve con perdón ni olvido.

Conclusión, los foros fueron un simple escaparate para jalar la atención de los medios de comunicación y de la sociedad mexicana. Ahora a procesar la información para darle forma a lo que debieron tener desde que Morena elaboró su plataforma electoral y por tantos años de recorridos que realizó Andrés Manuel López Obrador, por toda la República Mexicana. Terminó la entretención. Ahora falta conocer cuál será la estructura orgánica y atribuciones de la nueva Secretaría de Seguridad Pública Nacional y la Secretaría de Gobernación, esta que se desprende del poder policial para trasladarlo a la nueva estructura administrativa. Solo esperemos que la nueva Secretaría no la quieran mandar a Nuevo Laredo, Tamaulipas, con eso de la desconcentración de oficinas todo se puede esperar.

Mañana empieza otro teatro, la consulta para impedir que se continúe con la obra del nuevo aeropuerto en Texcoco y obtengan la aprobación de los morenistas para que se cumpla el capricho de construir el aeropuerto en Santa Lucía (no importan los miles de millones de pesos que tendrá que pagar el gobierno federal, primero el capricho), en la base aérea del Ejército Mexicano; con la pretensión de trasladarla al Estado de Querétaro, según lo afirmó Javier Jiménez Espriú. Consulta que está resuelta desde hace mucho, todos saben cuál será el resultado, y no es otros que aquel que quiere el Presidente electo y su equipo: Santa Lucía. Los que no apoyamos esta moción, no acudiremos a votar, sabiendo que el resultado está dado, solo buscan la legitimación popular, porque de legal no tiene nada y será vinculatorio (obligatorio) el cumplimiento de lo que decida “el sabio pueblo”.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario