¿Un organismo ciudadano de transparencia?

|




Imagen: Sietefoto

Ya pasó un año y tres meses desde que los funcionarios de todos los niveles arrancaron sus labores en las actuales administraciones y una de sus principales promesas de campaña, la transparencia, ha sido lanzada al olvido. Por el contrario, en este periodo se ha visto un claro estancamiento en esta materia en el estado en diversos sentidos. A nivel legislativo, el tema se mantiene intacto a pesar de la urgente necesidad de reforzar esta materia y por el contrario, se castiga a los funcionarios que proponen una mayor apertura.

Mientras tanto, la Comisión Estatal de Información Gubernamental (CEIG) se mantiene paralizada, ya que no existe una legislación que obligue a los funcionarios públicos a ser transparentes, además de que la institución se ha mantenido sumida en una larga crisis económica e institucional. Pero el problema es más de fondo, porque aunque la CEIG logre imponerse y la autoridad termine por entregar la información, en realidad el ciudadano nunca tendrá la certeza de que esos datos sean verídicos o no estén alterados, ya que son las mismas dependencias las que generan, clasifican y entregan la información al ciudadano, sin que nadie pueda comprobar su autenticidad.

Con las condiciones actuales, en todos los niveles gubernamentales, el tema de la transparencia es sólo una simulación. En los portales oficiales se puede localizar sólo algunas cifras muy generales, datos irrelevantes y ya conocidos por todos. Los grandes acuerdos, los gastos más controvertidos, las cosas más delicadas, obviamente no aparecen. Igualmente, intentar acceder a datos oficiales mediante una solicitud es un calvario interminable.

Una posible solución es crear un órgano ciudadano que se encargue de vigilar las acciones gubernamentales, como ya se ha propuesto e implementado en otros lugares como San Luis Potosí, aunque el esquema tendría que mejorarse. Lo ideal es crear en Querétaro una organización de éste tipo, pero la cual también tenga la facultad de acceder a los archivos oficiales con la finalidad de comprobar la veracidad de los datos otorgados y las acciones realizadas. El órgano podría tener un funcionamiento parecido al de una contraloría, cotejando la información documentada con las obras y gastos tangibles, e incluso podría tener un esquema de financiamiento propio

Por supuesto que los funcionarios interesados en que se mantenga la opacidad dirán que un organismo de este tipo es imposible de crear por falta de recursos y condiciones. Lo que nunca nos dirían en que un esquema de éste tipo arremetería contra la corrupción y el abuso gubernamental en beneficio de los ciudadanos, y sobre todo, acabaría en buena medida con los privilegios de la clase gobernante.

Pero por ahora en Querétaro los funcionarios de todos los niveles se muestran muy tranquilos, presentan cifras, dan discursos y escuchan que muchos aún los aplauden y alientan. El Gobierno Estatal, los municipios y los servidores de todos los niveles mienten sistemáticamente y presumen un gobierno a la vanguardia en el tema de la transparencia con datos falseados, mientras que en la realidad son tan opacos como sus antecesores.

Y las cosas se mantendrán igual porque ellos no harán nada que no sea en su beneficio. Por el contrario, reforzaran sus dependencias para establecer una cerrazón gubernamental más elaborada que en pasadas administraciones. No hay otro camino, si en verdad se quiere buscar un cambio en este y otros temas, inevitablemente la iniciativa tiene que surgir de los ciudadanos, desafortunadamente apenas estamos aprendiendo a organizarnos para exigir la transformación que necesitamos, pero vamos encontrando el rumbo.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ ¿Un organismo ciudadano de transparencia?”

  1. Edmundo Gonzalez Llaca dice:

    Completamente de acuerdo con tu tesis, mi estimado Alfredo. Los ciudadanos estamos en medio de una pinza: una Comisión Estatal de Información, sumisa y desautorizada, y un gobierno estatal y los municipales que hacen como que informan. La solución debe ser de raíz, pero como tú bien dices, solamente la participación organizada de la sociedad puede cambiar las cosas, pues estamos ante una promesa más incumplida del gobierno de Calzada. Por el momento tenemos nuestro blog para expresarnos,opinar, criticar, dialogar, proponer y estimular la organización social. No quitemos el dedo del renglón. Saludos. Edmundo.

  2. Alfredo R dice:

    Don Edmundo: me alegra que siempre estemos de acuerdo en éste tema, desafortunadamente parece que la transparencia apenas les importa a unos cuantos. Siempre aparece como un tema que nadie entiende o que tiene poca relevancia, cuando la transparencia es un canal fundamental para que los ciudadanos llevemos un control de cómo se gastan nuestros propios recursos. Si mantuvièramos vigilados a los gobiernos, estarían obligados a ser menos corruptos y más eficientes. Hoy, apenas un pequeño porcetaje de los recursos que le quitan a un trabajador como impuestos se le retribuyen en obras, mejores escuelas, más seguridad, etc. La mayor parte de estos recursos se nos van pagar licitaciones infladas, salarios exhorbitantes, puestos innecesarios y todos los lujos con los que viven los funcionarios públicos. Esperemos que sigamos tomando consciencia de la importancia en el tema y sigamos debatiendo sobre él en nuestro blog, el cual sabe que considero un apreciado y gran espacio. Saludos.

Envía tu comentario