Un nuevo pretexto

|




 Participacion ciudadana

Se aduce un nuevo pretexto para explicar la cerrazón del gobierno electo de no permitir testigos sociales en el acto entrega recepción: “Son muy pocos los que hacen esa petición. No tiene el gobernador por qué hacerles caso”. Somos más de cien ciudadanos locales y nacionales, algunos muy reconocidos. El problema no es el número. En una ocasión un sastre inglés fue víctima de una arbitrariedad y le escribió al Rey una carta que empezaba así: “Yo, el pueblo inglés”. No es la cantidad, basta un solo ciudadano, sin siquiera haber sido agraviado en sus derechos, sino simplemente considerando que es un reclamo justo, para que se reciba una respuesta institucional. El compromiso de Francisco Domínguez de la transparencia fue en el noviazgo por conveniencia de la campaña, después de que los ciudadanos le dieron el sí, optó por olvidarlo. Así de fácil y así de lamentable.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario