Tríptico de junio

|




1 / Obrador

He votado por Obrador pero nunca he sido obradorista. Hoy menos que nunca. Tampoco me arrepiento, y menos siento culpa, por haber votado por AMLO en 2006, 2012 y 2018. Tampoco creo en el fraude de 2006, hubo trampas, y AMLO perdió por burro, excluyente y soberbio, como se comporta ahora ya en el poder.
El cambio político de Obrador en 2018 era necesario e inevitable como lo fue en 2000 con Fox.
¿Qué salió mal? ¿Qué hicimos mal? ¿Qué faltó?
Tal vez todo, arriba, abajo y en medio. Nos faltó lo que hoy nos sigue faltando: más democracia.
Por eso hoy defiendo la democracia crítica frente al patriarca del poder endiosado.
David Herrera Rangel me reconviene y me dice, dos absolutos:
–El presidente desde la Presidencia.
–Y el palabrero desde la Presidentes.
–Jjajjjajjajjjajaja.

2 / 19 de junio

Aniversarios luctuosos de Maximiliano-Mejía-y-Miramón, con tres emes de muerte, fusilados; Ramón López Velarde, la sangre devota y la zozobra del poeta tradicional y moderno en su breve y desdichado camino de la pasión; Carlos Monsiváis, el cronista de la sociedad civil que se organiza, con su lenguaje de esperpento, entre el intelectualismo y el populismo.
Diez años sin Monsiváis, recuerdan los memoriosos.
Quiero detenerme un poco en Carlos Monsiváis (1938-2010).
¿Qué diría hoy Monsiváis de AMLO, “el político más atacado desde Madero”? ¿Seguiría siendo su fiel como Poniatowska o deslizaría su ácido crítico sobre el patriarca ideológico sin dejar de señalar sus faltas liberales y sus aciertos populares?
¿Cómo sería la narrativa de Monsi frente a la narrativa de Obrador?
No lo sé. Que imaginen y hablen los que saben.

3 / Sociedad civil

Desde hace años parece que todo sigue igual y sin embargo ya nada es como antes. La sociedad civil se mueve, pese a todo, y se sigue moviendo. ¿Qué es la sociedad civil? La conciencia ciudadana que piensa, habla, discute, se organiza y participa en la sociedad abierta frente al poder. Aunque poco pueda hacer y sea inútil. Algunas fechas y ejemplos:

1968 con el movimiento estudiantil.
1985 con el temblor de la ciudad de México y ciudad Guzmán, Jalisco.
1988 con la caída del sistema y el fraude electoral (que no supone necesariamente la derrota de Salinas pero sí la reducción considerable de los votos del PRI).
1994 con el levantamiento zapatista.
1997 con los triunfos de la oposición en la ciudad de México y en Querétaro.
2000 con la derrota presidencial del PRI.
2006 con la lucha y el movimiento obradorista.
2012 con el regreso del PRI virtual televisivo.
2018 con el triunfo aplastante de Obrador.
2919… polarización ideológica social desde el poder democrático.
2020, 2021, 2022, 2023, 2024…

Edad luz: todos los tiempos se aceleran y son simultáneos.

¿Qué sigue? ¿Lo mejor o lo peor está por venir?
No lo sé, sólo sé que los extraños poderes andan sueltos y están endemoniados.
¿Qué nos toca hacer como ciudadanos de la sociedad civil frente al poder y a sociedad abierta?
Ser más democráticos.
Convivir con los otros y debatir con altura y madurez.
Evitar la lucha civil violenta.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario