TRAS LA VERDAD VENGANZA SIN PIEDAD DE AMLO EN CONTRA DE ROSARIO ROBLES

|




López Obrador, en su calidad de Presidente de la República, se ha ensañado en contra de la exJefa de Gobierno del DF, expresidenta del PRD, dos veces Secretaria de Estado en el gobierno peñista (Sedatu y Sedesol). Le cargaron toda la culpa del supuesto desvío de 7 mil, 770 millones, de pesos; entre los fantasmas involucrados se encuentran 11 dependencias del gobierno federal y 8 universidades públicas. Parte del dinero fue a parar a manos de universidades públicas involucradas, para la realización de actividades encomendadas por la Secretaría, trabajos que supuestamente no hicieron y la maquila quedó en manos de terceros. Se trató de una subcontratación, lo que está legalmente permitido, pero un medio de comunicación denominó el hecho como “la estafa maestra”. Todo se derivó de observaciones de la Entidad Superior de Fiscalización, de ahí copiaron la nota que se disparó mediáticamente.

Robles, detenida a principios del mes de agosto de 2019, a quien le decretaron prisión preventiva con documentos falsos que presentó el Ministerio Público, una doble identificación que nunca reconoció Rosario, incluso la firma que calza el documento falso es apócrifa. Poco importó, el juez de la causa, sobrino de Dolores Padierna, alfil de López Obrador, fue el responsable de evitar que saliera de prisión. Impugnó e impugnó para que le concedieron la libertad bajo fianza, siempre le fue negada, a pesar de que el ilícito por el que se le decretó al formal prisión, merece libertad bajo fianza.

Después de más de un año 2 meses de estar privada de la libertad, le cargan nueva orden de aprehensión; ampliaron el ejercicio de la acción penal, ahora por delitos graves para que no logre su libertad bajo fianza ¿Qué delitos? Lavado de dinero y delincuencia organizada. Hay cerca de 100 personas involucradas y solo Rosario Robles ha permanecido en la cárcel. La Fiscalía a cargo de Alejandro Gertz Manero, no ha ejercitado acción penal en contra de nadie más. Ante semejante arbitrariedad, después de más de 14 meses, aparece Emilio Zavadúa, excolaborador de Robles. Se puso a disposición de la autoridad, rogando clemencia y protección; afirma estar dispuesto a declarar sobre la “estafa maestra”; pero, ser considerado “testigo protegido” (criterio de oportunidad), para salvar la acción de la justicia en su contra. Este exfuncionario sabe, según ha trascendido, cómo se desarrollaron los mecanismos del dinero que supuestamente se fue a las campañas del PRI ¿Las autoridades universitarias firmaron y son cómplices del desvío de los miles de millones para el PRI? Nada creíble, no han probado nada.

Lo cierto que Rosario Robles Berlanga, sabe toda la corrupción que hubo en el gobierno de López Obrador. Rosario fue Jefa de Gobierno en el DF, 1988, conoció los entripados del gobierno. Posteriormente el entonces novio de Rosario, Carlos Ahumada, evidenció la corrupción en el gobierno de Andrés Manuel, cuando este empresario “obsequiaba” portafolios llenos de dinero al Secretario Particular de López, el Profesor de las “ligas”. René Bejarano, esposo de Dolores Padierna, tío del juez que decretó la prisión de Rosario Robles, sin derecho a fianza. Después, el mismo Ahumada estaría en prisión. Todas las piezas engarzan perfectamente la historia de la venganza del implacable López, el delincuente que siempre ha salido “limpio” de los actos de corrupción que se suceden a su alrededor, como fuera el caso de su hermano Pio, recibiendo “alforjas” de dinero para otra campaña de López. Campechanamente se hizo a un lado, cuando el dinero fue para él. Pudieron meter a la cárcel a López Obrador (hubo pruebas fehacientes, que lo inculparon), lo desaforaron para proceder penalmente en su contra; pero, torpemente lo perdonaron. Vaya arrepentimiento de aquellos; ahora las consecuencias son terribles, gobierna bajo el yugo del rencor y la venganza.

A la salida de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, de la Jefatura de Gobierno del DF, para competir por la Presidencia de la República, lo sucede Rosario Robles, quien a su vez le entrega el poder a López Obrador. Rosario fue operadora política para que Andrés Manuel llegara al gobierno del DF y sabe bien de dónde salieron los dineros para financiar la campaña de Andrés Manuel en el año 2000. Rosario competiría con López por la presidencia del PRD, sería presidenta del 2002 al 2003. Las amistad se tensionó. Para el 2012, la operadora política del PRD, se incorporó al gobierno de Enrique Peña Nieto.

Después de las injusticias que el gobierno de López Obrador ha cometido en contra de Rosario, esta no ha inculpado a nadie. Sin embargo, ahora resulta que Emilio Zavadúa, sabe todos los detalles de la “estafa maestra” y está dispuesto a confesar ¿Será el segundo Lozoya? Las acusaciones de este no han prosperado después de varios meses. Sin embargo, los tiempos electorales harán mucho más truculento el escenario. López Obrador, podría ampliar sus acusaciones en contra de otros posibles implicados, lo que le redituaría beneficios políticos, sobre todo ahora que su partido quedó despedazado y la popularidad de López sigue bajando.

El vengativo Presidente buscará cómo reposicionarse en el mapa electoral. Y si la solución está en involucrar a más “presuntos responsables” en la novela de “la estafa maestra”, no dudará en hacerlo. Por lo pronto, la venganza ha sido dulce en contra de Rosario Robles, mientras que cerca de 100 involucrados en la maquinación de los delitos, no han sido acusados ¿Esa es la justicia de la 4T?










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario