TRAS LA VERDAD SIGUEN LAS TRAPACERÍAS DE LÓPEZ OBRADOR

|




Peligrosa la demencia que caracteriza al Presidente de la República, por su capacidad de engaño y maldad. Después del evidente fracaso que resultó la rifa de 2 mil millones de pesos, esperando obtener una utilidad de mil millones de pesos que el pueblo aportaría gustoso, el sonriente Presidente echó las campanas al vuelo su fracaso, convirtiéndolo (como siempre) en un supuesto triunfo por medio de palabras mañaneras. Los números y los hechos lo desmientes de sobra. Además, la rifa tiene un enorme tufo a fraude, salvo para aquellos escasos particulares que sí obtendrán su premio; resulta que, proporcionalmente el mismo gobierno federal o sea López Obrador, se quedó con la mayoría de los boletos premiados. Aseguró uno de los compradores que estadística y probabilísticamente eso era imposible, de 6 millones de boletos, la mayoría de los premios en manos del propio gobierno.

Curiosamente de los 500 millones de pesos que, según López Obrador, compró a la Lotería Nacional, muchos de los boletos salieron premiados. Además, 24 de los “cachitos” premiados no fueron comprados ¡ah! pero el Presidente ofreció que esos dineros (480 millón de pesos) serían para el Insabi. Curiosamente casi los 500 millones que compró en boletos. Pero ¿Cuál dinero? De tal suerte que 8 premios fueron para escuelas de gobierno, otros 13 premios más para hospitales del mismo gobierno, más 24 para el Insabi y, según el Director de la Lotería nacional, 16 premios para ellos. Así que 61 boletos premiados para el propio organizador de la rifa ¿Fraude o suerte? ¡Fraude!

¿Qué probabilidades existen de obtener tantos boletos premiados en un mundo de 6 millones de posibilidades? ¡61 premiados! No cabe duda que estamos en presencia de un mega fraude, la idea era no entregar la totalidad de los 2 mil millones de pesos a los ganadores de los premios y cínicamente lo hizo, lo logró López Obrador ¡Ah suerte de Presidente! Se quedó con mil 220 millones de pesos en premios. Dinero virtual, por supuesto; pero al fin premios, ya que no pudo vender la totalidad de los boletos a pesar del supuesto apoyo del pueblo hacia su persona.

Dado el cinismo sin cortapisa del Presidente, adelanta que hará más rifas, el éxito lo persigue. Adormila a sus seguidores. La Lotería Nacional lleva realizando sorteos desde el 19 de septiembre de 1770, según los antecedentes. La Lotería Nacional, es la institución responsable del gobierno federal encargada de realizar juegos y sorteos para la asistencia pública; sí, para la asistencia pública, hecho que seguramente desconocen sus fanáticos seguidores, mientras que López les hace creer que él es un hombre noble que ayudó al sector salud, a los enfermos ¿Qué encontrará la Entidad Superior de Fiscalización, cuando meta mano en el mega fraude de la engañosa rifa? Conste que he insistido infinidad de ocasiones en pasadas Columnas, los 1500 millones de pesos que aportaron inicialmente los empresarios para la compra de boletos ¿Dónde está ese dinero? Y aún hay más.

Otra de las trapacerías del Presidente de la República, fue lo ordenado para que persigan penalmente a las cabezas visibles del movimiento de la presa la Boquilla. Fulminantemente pidió se instigue y castigue a quienes dañaron instalaciones de la CFE, de esa presa. Como jauría, de inmediato la UIF, “congeló” cuentas bancarias a tres de los visibles. Falta ver en contra de quiénes enderezan las persecuciones penales ¿Por qué no hace lo mismo cuando normalistas obstruyen las vías del ferrocarril y ocasionan millonarias pérdidas a empresarios? Ahora mismo han bloqueado vías en el Estado de Michoacán y el gobierno de López Obrador, se cruza de brazos, el omiso no hace nada; bueno, sí hace, cede y concede lo que pide el puñado de delincuentes. Su rasero para denunciar a presuntos delincuentes es totalmente distinto. Es tan diferente su medida y perverso juicio personal, que sí hubo justicia para Ovidio Guzmán, sobre quien pesa orden de aprehensión y es reclamado por autoridades judiciales norteamericanas; por orden del mismo Presidente lo liberaron. Para un delincuente, el perdón, para quienes defienden su patrimonio: cárcel. Presidente mañoso, perverso y vengativo, enfermo mental que no gobierna, prefiere organizar rifas. Por cierto, una de las cuentas “congeladas” por la UIF, solo tenía en su haber 26 mil pesos ¿Pensaron que encontrarían millones de pesos? ¡López Obrador, es una vergüenza!










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario