TRAS LA VERDAD. PROMETIOLÓPEZ BAJAR EL ÍNDICE DELICTIVO EN SEIS MESES ¡AMLO Y SU GOBIERNO SON UN FRACASO!

|




¡López Obrador no cumplió con una de sus tantas fallidas promesas!

En agosto de 2018, la señora Loreta Ortiz, quien fuera la coordinadora del “Consejo Asesor para Garantizar la Paz”, mencionaría a BBC Mundo: “Dos gobiernos de fallidas estrategias en materia de seguridad obligan al siguiente a hacer una modificación”. El destino de la señora Loreta es una incógnita, después de su protagonismo y activismo político; fracasaron sus 18 foros. El Consejo, responsable de organizar la serie de encuentros con la sociedad civil, llamada “Foros para trazar la ruta de pacificación del país y reconciliación nacional”, no funcionó.

Loreta solo replicaba lo que decía López Obrador: “Como lo ha dicho López Obrador, no se va a arreglar esta situación a través de más balas y violencia. Se demostró que es fallido”. Así que, el plan para terminar con la violencia lo concluyeron después de los 18 foros y encuentros ciudadanos que realizaron en varias regiones del país. Todo fue un fracaso.

La política antes que la eficiencia y eficacia. Adelantaron la creación de comisiones de la verdad para investigar y resolver algunos de los casos más graves de violación a derechos humanos. También la señora Olga Sánchez, quien sería la Secretaria de Gobernación, dijo que, “sobre todas las cosas las víctimas del narcotráfico en México tienen derecho a la verdad”. Dijo la hoy Secretaria que la estrategia incluye una de las propuestas más controvertidas del virtual presidente electo: “amnistiar a algunas personas que participan en la cadena de la delincuencia organizada”. Loreta aseguraba que también se trata de ayudar a los amnistiados, serían, por ejemplo: “campesinos que siembran marihuana o amapola por necesidad económica, o porque fueron obligados por bandas de narcotráfico”. “También beneficiaría a jóvenes obligados a colaborar con carteles, o encarcelados por traer una dosis mínima de drogas” ¿Qué ha sucedido después de 23 meses de gobierno? ¡Mentiras! La política inmersa en asuntos de seguridad.

Cuando Andrés López presentó la estrategia de seguridad, denomina Plan Nacional de Paz y Seguridad, al menos contiene ocho puntos, todos considerados polémicos; como mantener a los militares en funciones policiales o establecer una Constitución moral para “regenerar la ética de la sociedad”. Las locuras de López, en este aspecto se han cumplido al pie de la letra. López aseguraría que se trata de un programa distinto al aplicado en los últimos gobiernos, que se basó en el combate policial y militar a la inseguridad. Fracaso total.

En noviembre de 2018, el planteamiento del incompetente presidente electo iba por otro camino, al asegurar en la presentación de su fallido plan, que uno de los ejes centrales es la prevención de los delitos y atender las causas de la inseguridad. Aseguró que: “No se puede enfrentar la violencia con la violencia”,. E insistiría con la demagogia: “No se puede apagar el fuego con el fuego. No se puede enfrentar el mal con el mal”. Discurso fallido. Al paso del tiempo, el índice delictivo rebasó cualquier expectativa. Entraría al quite en la presentación del plan el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, quien expresó en aquel momento: “El programa de pacificación se presenta en momentos que el país vive la mayor ola de violencia e inseguridad desde la Revolución Mexicana (1910-1915)”. Para su desgracia y la de miles de familias, Durazo solo dejaría a su paso una estela de sangre y violencia durante su estancia al frente de la Secretaría

Aquí los puntos más importantes del programa de “seguridad pública” del gobierno de López Obrador: 1. Amnistía y desarme de carteles 2. Promover la legalización de las drogas 3. Crear la Guardia Nacional 4. Combatir la corrupción 5. Combatir la impunidad, localizar los desaparecidos y fortalecer los derechos humanos ¿Ha cumplido con sus compromisos? Apenas con la creación de la Guardia Nacional, la que tampoco ha dado resultado en el combate a la delincuencia.

Antes de la toma de posesión, Andrés Manuel López dijo: “El próximo presidente de la República nunca va a dar la orden de que el Ejército, la Marina o corporaciones policíacas se utilicen para reprimir al pueblo de México” ¿Y los delincuentes asesinados en combate? ¿Y los civiles asesinados a manos de la Guardia Nacional?

Todo ha sido mentira por parte del Presidente de la República. Ante el evidente “quiebre”, en marzo de 2019 el Presidente atribuyó todos los males a los anteriores gobiernos federales y estatales, que mantenían un “contubernio” con el crimen organizado, prometió reducir en “seis meses” la criminalidad en el país ¿Cumplió? ¡Por supuesto que no! Luego diría que: “llevará tiempo solucionar la inseguridad, se desató la violencia, pero la estamos estabilizando, que no continúe la tendencia de incremento en violencia. Nos va a llevar algún tiempo pero va a empezar a bajar”. Solo promesas, la delincuencia se fue al alza.

Para lavar sus penas e ineptitud, también diría: “Nuestros adversarios, que callaban como momias cuando se estaba saqueando el país y se convirtió a nuestro país en un cementerio, ahora gritan como pregoneros” ¿Se acuerdan? También arremetería en contra de la “prensa fifí”, en referencia a los medios de comunicación conservadores que lo critican, y prometió que “van a cambiar las cosas por el bien de México”. “Ellos quisieran que fracasemos, pero se van a quedar con las ganas”, sentenciaba el agresivo Presidente, ante sus evidentes fracasos ¿Cambiaron las cosas? Sí, empeoraron.

López Obrador llegó a la Presidencia, con sus discursos de odio y mentiras. En abril de 2018, mencionaba que: “antes ni siquiera se tenían datos de lo que acontecía diariamente en cuanto a inseguridad y violencia en el país”. Pero, ya en ejercicio de la presidencia, aseguró que: “ahora se acumulaban cifras para darlas a conocer cada 15 días o mensualmente, además de que con la creación de la Guardia existe ahora un plan a partir para atender esta situación” ¡Falso! Los pretextos de su ineptitud son la aparente justificación de sus torpezas. De tal suerte que si bien reconoce que una cosa es lo deseable y otra es lo posible respecto a bajar la cifra de delito, aseguró: “creo que vamos a cumplir con la pacificación del país… Es un desafío y estoy acostumbrado a los retos y vamos a bajar la incidencia delictiva” ¿Cuáles desafíos? ¡No ha cumplido!

Para septiembre de 2019, entregaba pésimos resultados en materia de seguridad pública. En su primer informe de gobierno, tuvo que reconocer que en agosto (del año anterior) se perfiló como el mes más violento. Una vez más el presidente Andrés Manuel López aseveraba que bajaría la incidencia delictiva ¿Cumplió? ¡No! Sus falacias lo enorgullecen, dijo desear que desde esta semana (en su informito) disminuyan los actos delictivos, “una cosa es lo deseable y otra cosa es lo posible. Yo estoy trabajando para lograr la pacificación del país, lo más pronto posible”. Dale con las mentiras.

La catástrofe en una de las conferencias mañaneras. Enero de 2020, durante un “diálogo” que sostuvo con el periodista Jorge Ramos, lo expuso feamente, lo cuestionó por los altos índices de violencia (ya lo había hecho en abril pasado). López insistiría que su administración heredó este problema al cual se refirió como “un proceso de degradación progresiva”. Ramos lo puso en aprietos. Lo cuestionó sobre cómo se comprometió en controlar el tema de la criminalidad y dar resultados, sin embargo, México seguía inmerso en una situación de violencia ¡Duro! Le dijo: “Usted es el presidente con las peores cifras de criminalidad desde Revolución. De diciembre de 2018 a noviembre de 2019, han sido asesinadas 34,579 personas, homicidios dolosos, homicidios violentos. Este año, el primer año de usted, es peor que cualquier año de cualquier otro, de Peña Nieto, de Calderón, de Fox, de Salinas, de Zedillo. Lo mismo ocurre con los secuestros, su primer año de gobierno hubo más secuestros que cualquier año, todo esto basado en cifras de su propio gobierno. ¿Cuándo va a haber resultados?, ¿está dispuesto a cambiar su estrategia de seguridad?, ¿por qué no cambia a su gabinete de seguridad que no le ha dado buenos resultados?” López ante el escarnio.

Andrés López se enojó, dijo: “Eso sí calienta”; en medio de las risas de otros periodistas que asisten a su conferencia matutina. Seguirían las mentiras y otro compromiso incumplido, además de las aterradoras justificaciones de su incompetencia. Agregaría: “Es un tema que aquí tratamos todos los días. Es una asignatura pendiente, es un problema que no hemos podido resolver. Tiene una explicación, no una justificación, se dejó crecer mucho el problema de la inseguridad, de la violencia, no se atendieron las causas, se abandonó la actividad productiva, se dejaron de crear empleos, los salarios en México son los salarios más bajos del mundo, la corrupción en México era de las más elevadas en el mundo, se abandonó a los jóvenes, se impuso la protección, la impunidad, no había autoridad, no había una línea que dividiera, una frontera que dividiera la autoridad con la delincuencia, estás enterado del caso de García Luna, el encargado de la seguridad…” ¡Inconcebible su torpeza! Según él aprovechó para presumir que: “pese a las malas cifras, su gobierno comienza a tener resultados. En este asunto que es el más delicado, el que más nos ocupa, ya logramos detener la tendencia al alza de la incidencia delictiva” ¡Más mentiras!

El periodista Ramos siguió fustigando a López: “Sí, pero sigue aumentando, y el problema es ese, en 2018 hubo 33,743 asesinatos, en su gobierno hubo 34, 579. Las cifras de 2019 ya vienen y vienen muy fuertes, vienen precisamente al alza”. Lo encajonó para establecer otro plazo para cumplir su promesa. Puntilloso, Ramos quiso saber una fecha y lo llevó a poner un plazo. Andrés López le diría: “Pronto. El día primero de diciembre (de 2020), Jorge, terminamos de sentar las bases de la transformación del país, este año van a haber resultados. En esto que es el tema más difícil que hemos enfrentado, tenemos muchas ventajas por eso estoy optimista. Además, nos vamos a seguir encontrando y vamos a ver si tuvimos resultados, si se resuelve este problema que tanto preocupa a la gente y que nos preocupa también a nosotros. Aquí nos vamos a estar viendo” ¿Promete resultados este año? ¡Claro!, aseguró López Obrador y volvió a dar la fecha: “El día 1 de diciembre” ¿Cumplió? Alfonso Durazo lo abandonó, dejó la Secretaría; una periodista, sin experiencia, se hace cargo de la Seguridad ¡El tiempo pasó y no cumplió! ¡López Obrador y su gobierno son un estruendoso fracaso!










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario