TRAS LA VERDAD ¿POR QUÉ LA POLÍTICA DE AUSTERIDAD NO APLICA A LOS PARTIDOS POLÍTICOS?

|




Morena no ha cumplido con su compromiso de reducir al 50% sus prerrogativas económicas que le entrega el INE, como lo había prometido; tampoco de los dineros que también recibe en los Oples, para sus comités estatales y municipales. Castiga a todos el gobierno de la 4T, menos a su partido, ese continúa disfrutando del dinero público que tanto criticaba apenas hace menos de un año. Ahora, sigilosamente disfruta de los cientos de millones de dinero público para hacer proselitismo político ¿Sabe cuánto dinero recibirá Morena para este año? ¿No? Yeidkol Polevnsky Gurwitz, dirigente de Morena, administrará mil, 628 millones, 333 mil pesos; en el primer semestre de este año ha recibido casi mil millones de pesos. La rémora del PES, que perdió su registro, también perdió la posibilidad de embolsarse 283 millones, 310 mil pesos, de conformidad con el acuerdo del INE, del pasado mes de noviembre de 2018; dinero presupuestado que fue repartido entre aquellos que sí conservaron su registro ante el INE, en proporción a las reglas de asignación.

El PAN, se gastará 900 millones, 849 mil pesos; para el PRI, 849 millones, 372 mil pesos; PRD recibirá 422 millones, 507 mil pesos; el muerto que fuera resucitado, el PT, se embolsa 371millones, 205 mil pesos; la veleta del PVEM, goza de 403 millones, 969 mil pesos; y MC, con la nada despreciable cantidad de 389 millones, 590 mil pesos. Ningún partido político ha ofrecido regresar dinero al erario, como lo prometiera Morena cuando en el 2015, “apenas” tuvo en sus manos 120.8 millones de pesos (mucho dinero). Morena, partido que encabeza la “austeridad” no ha dicho absolutamente nada. La inconstitucional Ley de Salarios “mínimos” de la burocracia federal no contempla a los burócratas de partido, a fin de cuentas los empleados partidistas reciben un salario emanado del erario, producto de los impuestos de aquellos ciudadanos que sí pagan ¿Recuerdan a la Secretaria de la Función Pública, exhortando a la iniciativa privada a sumarse a la austeridad bajando los salarios de los trabajadores? Parece que todos olvidaron la inviable y tope propuesta que frenaría el crecimiento de aspiraciones profesionales, además de la inconstitucionalidad de la misma. Y, el pasado fin de semana, al recordarle a Mario Delgado, coordinador de la bancada morenista en la Cámara de Diputados, el ofrecimiento que hicieran sobre la austeridad, cuando fue entrevistado al respecto por un medio impreso nacional, aquel, simplemente tratando de emular a su patriarca político, cínicamente “bateo” la pregunta, respondiendo al periodista que “no hay derroche de recursos públicos en su partido, además están acostumbrados a ganar sin gastar dinero” ¡Inconcebible, pero cierto! Así lo dijo. En síntesis, solo ellos son honestos, no derrochan ni gastan dinero, entonces ¿Pará que quieren los mil 628 millones, 333 mil pesos que les entrega el INE? Son la incongruencia andando entre lo que dicen y hacen, defienden su “honestidad” solo de palabra, no por medio de sus actos.

Ni hablar del resto de los partidos políticos parásitos del erario, hacen lo mismo, aunque ellos no niegan que sí necesitan el dinero de los impuestos públicos. La política de austeridad del gobierno de la 4T, curiosamente no ha incitado a los partidos políticos a devolver el dinero a la hacienda pública, n i han sido calificados de corruptos por López Obrador; aunque, en el fondo sería lo mismo o peor, fortalecer el bolsillo presidencial para que lo obsequie a sus seguidores o lo regale a otros países. Manuel López Obrador, consciente de que, si pide a los partidos políticos regresen dinero, su movimiento de regeneración tendría que hacer lo mismo y no le conviene, ese dinero también es utilizado para hacer movilizaciones sociales de masas para que acudan a recibir las dádivas de los programas sociales, las tortas, los refrescos y el “frijol con gorgojo” que tanto censuró Andrés Manuel ¿Qué se podría hacer con esos 5 mil millones de pesos? Muchas cosas, por ejemplo comprar las medicinas que hoy día el gobierno de la 4T ha quitado a los enfermos de cáncer y de sida; pagar las estancias infantiles a los miles de menores que se quedaron sin el beneficio social que eliminó López Obrador; o, brindar ayuda a las mujeres violentadas, recursos públicos que igualmente eliminó el Presidente de la República, para darlo a sus seguidores. Muchas cosas se podrían hacer en beneficio de aquellos que sí necesitan del apoyo gubernamental y no para miles de beneficiarios que hoy reciben dinero público, utilizándolo para comprar cervezas o cigarros, como lo han demostrado en redes sociales; a fin de cuentas, el mismo López Obrador les ha dicho, “el dinero es para ustedes, gástenlo en lo que quieran”. Esa es la política social del gobierno federal, dilapidar el dinero. Otro ejemplo sería la dilapidación de miles de millones de pesos por la cancelación de la obra del aeropuerto internacional de Texcoco. Por cierto, una vez más, López Obrador aseguró el fin de semana, que ese aeropuerto (de Texcoco) iba a ser un negociazo de unos cuantos y que ya pagaron las deudas generadas por la construcción,}; habría que aclarar, por supuesto no ayudó a los millones de aforistas (Afores) que perdieron al invertir en el aeropuerto que frustró el mismo López Obrador, culpable de la perdida de dinero de los ahorradores, a esos no los indemnizó por su capricho. Seguramente no le falta razón a López cunado habló de los negocios, lo que no precisó que todos esos negocios eran lícitos. Sumado a lo anterior, lo que no aclara el Presidente, ni se atreve a decir, que ahora el negocio es para él y sus allegados consentidos. Los 200 mil millones de pesos para la obra de Santa Lucía, él los administrará directamente, sin licitación alguna asigna las obras y entrega al Ejército Mexicano, la responsabilidad de construir un aeropuerto civil ¿En dónde habrá visto algo semejante? En ninguna parte, solo en el gobierno de la “austeridad”.

En síntesis, López Obrador, Morena y demás partidos políticos, por convenir así a los intereses de toda esa “clase política”, no son sujetos al control de la austeridad, a pesar de que gastan miles de millones de pesos que emanan de los impuestos de los mexicanos. No olviden que en los 31 Estados y en la CDMX, también reciben dinero los partidos políticos de los presupuestos estatales, de tal suerte que la cantidad de los casi 5 mil millones que otorga el INE, otra cantidad semejante se embolsan los mismos beneficiarios, en la sumatoria de lodos los aludidos entes públicos estará la cantidad de 10 mil millones de pesos. Por eso mismo el Presidente de la República, prefiere no molestar a Morena y poner el ejemplo que dice predicar, pero que no lo hace él y sus huestes.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario