TRAS LA VERDAD “NADA SATISFACE LA AMBICIÓN DE LA CNTE “

|




Lo advertimos con toda oportunidad. El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, presionó a diputados federales para que aprobaran el dictamen relativo a las reformas constitucionales en materia de educación; este día cumplieron el capricho presidencial.

El martes pasado la Comisión Unida de Dictamen de puntos Constitucionales y Educación, presentaron el documento a la Mesa Directiva, de la Cámara de Diputados; hoy lo discutieron y aprobaron; reformaron 3 artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; una vez más los artículos 3, 31 y 73. No cabe duda que al Presidente de la República le urge sacudirse el problema, lo tienen amagado los profesores de la CNTE, delincuencia soterrada, malandrines de la educación, que no permiten la superación en materia educativa ¡Aunque usted no lo crea! Sin embargo, aprobadas las reformas líderes de la CNTE, dijeron no estar conformes y pedirán audiencia con el Presidente de la República. Supuestamente fue un madruguete. Todo porque los profesores andan de vacaciones y no en uno de sus paros magisteriales.

El primer periodo constitucional correspondiente al primer año de ejercicio trianual, concluye el próximo 30 de abril, no quisieron correr el riesgo (los diputados) de irse a un periodo extraordinario de sesiones. Saben estos legisladores que tienen el control de la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, no tendrían problema en aprobar las reformas; pero lograron sumar varios votos más, algunos de los priistas que andan como “burro suelto”; los panistas se mantuvieron firmes y no aprobaron el dictamen. Ahora el problema lo trasladarán a la Cámara de Senadores, en donde si bien controlan la mayoría simple, no alcanzan la mayoría calificada; no cuentan con el dominio de los votos necesarios para la aprobación de las reformas constitucionales. Ya aprobada la reforma, los diputados se podrán ir de vacaciones sin mayor problema, a “grillar”, dejando en manos del Senado el entrampado problema. De momento ni López Obrador, sabe cuál será la respuesta de los malandrines; actúan como el mismo Presidente cuando era oposición, tal vez logren entenderse entre malandrines. Los senadores seguramente no podrán aprobar “a la primera”, el referido dictamen. Excepción hecha de que, el mismo Presidente de la República, negocie con la oposición en el Senado y le den los votos necesarios para alcanzar la mayoría calificada. Ya lo hicieron con la Guardia Nacional. Dos problemas para López Obrador. El primero de ellos, debe mantener tranquilos a los profesores anarquistas de la CNTE, quienes presionan al gobierno de la Cuarta Transformación, para recuperar los privilegios, aunque lo nieguen; y dos, convencer al PAN-PRI-MC para que avalen lo aprobado (en su momento) por los diputados federales. Al presidente de la República le urge cumplir el labioso compromiso a los profesores, no le interesa el mejoramiento de la educación de la niñez y juventud; López quiere borrar la “mal llamada reforma electoral”. No les interesa lograr la superación de la educación desde preescolar hasta la media superior en México. Su compromiso es político, entre ellos, no con la educación pública.

Por eso el permanente desdén y desprecio presidencial en calificar a la actual legislación educativa como: “mal llamada reforma educativa”. Y todo porque en la actual legislación se sanciona a los maestros incompetentes, entre otras cosas; los profesores faltistas no quieren ser castigados por sus ilegales paros; no quieren exámenes de evaluación para medir la capacidad y preparación de los maestros; no, ellos quieren de regreso los privilegios y López Obrador, lucha por que así sea, aunque él también quiere el control de la CNTE. La madrugada de este día, como si fuese muy urgente, terminaron por aprobar las reformas a la Constitución.

Aquí un ejemplo del engaño de la supuesta urgencia de López Obrador y los legisladores. En el Artículo Sexto Transitorio, los diputados se dan un plazo hasta de 20 meses para crear la nueva legislación secundaria ¿Por qué entonces la prisa de aprobar la reforma en el periodo ordinario de sesiones que está por concluir? ¿Será por aquello del inconstitucional memorándum presidencial? La razón fundamental para ello, que la disidencia magisterial, CNTE, constate que Andrés Manuel López Obrador, ha empezado a cumplirles el compromiso político; acuerdo fatuo, convenio vanidoso de palabra del entonces candidato para que votaran por él en masa, así como por sus compinches. La CNTE no quedó conforme. Ahora la presión será para los senadores. Salvo que estos, de forma milagrosa aprueben en este periodo ordinario la minuta proyecto de decreto de los diputados; así se sacuden rápido a los profesores disidentes, ahora que están de vacaciones. Esta es la única razón de la “urgencia”. Mario Delgado, coordinador de la bancada morenista en la Cámara de Diputados, no aguantó la presión de López Obrador, quien, en los momentos de algidez dio muestras de agresividad de los profesores, el gobierno federal los deja solos, sin protección alguna, ni siquiera de seguridad pública, cuando que es obligación de López, dar esa seguridad; al unísono, la misma Claudia Sheimbaum, retira la protección policial del recinto legislativo; incluso con el cinismo presidencial de sugerir (ordenar) a los legisladores suspendieran las sesiones del Congreso, para tranquilizar a la disidencia magisterial. A ese grado es la presión magisterial de la CNTE. Por lo pronto ya recorrieron el cincuenta por ciento del trámite en las dos Cámaras. Los diputados se salvaron.

Ojo. Otro fisco político del diputado federal Mario Delgado, coordinador de la bancada morenista, cuando petulantemente afirmó que ni una “coma” dejarían de las reformas peñistas (ellos también las aprobaron cuando formaban parte de las filas perredistas, en el Pacto por México). Ahora, con el nuevo uniforme de Morena, niegan lo que antes aprobaron. Por eso la frase deleznable de no dejar un “una coma” a lo aprobado por las mayorías legislativas de entonces, entre otros, varios de los morenistas, antes perredistas sumados al Pacto por México. Delgado, una vez más, no cumplió con su arrogante promesa, las reformas dejaron muchas “comas” y otros signos ortográficos. Las falsedades caen por su propio peso. Por ello es obligación evidenciar a los mentirosos. Tal vez suceda lo mismo que con las reformas constitucionales para crear la Guardia Nacional. Los Senadores mandan; modifican lo aprobado por los diputados federales y cuando regresan esas modificaciones a la mesa de los diputados, a estos no les queda más remedio que “agachar la cabeza” y avalar todo lo que les modificó el Senado de la República. Así volverá a ser, se repetirá la misma historia. La incógnita más importante queda en el aire, lo trascendente está por venir en las leyes secundarias y de estas nada se sabe; ya lo advirtieron los profesores de la CNTE, estos sí que no dejarán pasar “ni una coma”, si antes no consiguen recuperar algunos de sus privilegios. Hasta entonces, no saldrá humo blanco del Pleno de ninguna de las Cámaras; ahí producirán “hollín”, no es más que una sustancia negra y grasienta que contamina; eso producirán los legisladores federales con el aval del Presidente de la República, por eso las presiones y sus prisas. Al fin plebeyos del Presidente; sujetos al estrujamiento de Andrés Manuel López y los delincuentes de la CNTE.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario