TRAS LA VERDAD “MORENA PROCLIVE A VIOLAR EL ESTADO DE DERECHO”

|




El Presidente de la República, forma hábitos a sus seguidores, al igual que a los militantes de “su partido político”, que consisten en incumplir la Constitución y leyes secundarias. Con singular cinismo impone su particular criterio de justicia, sobre el Estado de Derecho. Ahora correspondió a la Legislatura del Estado de Veracruz, por medio de la Diputación Permanente, no el Pleno, violentar el marco constitucional, sin facultades para ello, los diputados destituyeron al Fiscal General de esa entidad federativa, violentando el marco constitucional, los principios jurídicos son tirados por la borda.

Ya antes lo hicieron en Baja California, al manipular la temporalidad del plazo gubernamental, para incrementarlo de 2 a 5 años, sin necesidad de jornada electiva, simplemente por decisión de unos cuantos. Por eso insiste el mismo Presidente de la República, en modificar la Constitución, para llevar a cabo la consulta popular para prolongar su mandato, aunque él pretenda burlar la misma Constitución y a los mexicanos, con el cuento de revocar su mandato a los 3 años, si el pueblo lo decide; bien sabe López Obrador que fue electo para un periodo irrevocable de 6 años y protestó para ejercer el cargo durante ese lapso, promueve la engañifa que lo lleve a la permanencia en el poder más allá de su mandato. Así aplican su criterio y la lógica los morenistas ahora que arribaron de forma por demás inusitada al “poder supremo”, se encuentran literalmente “desbocados”, hay necesidad de meterles el freno y un bozal.

El “agandalle” a plenitud en la Diputación Permanente (se encuentran en periodo de receso) de la Legislatura de Veracruz, al destituir el Fiscal General, sin previo juicio en el que se respeten las garantías constitucionales de ser oído y vencido en juicio, nada de juicio político, sin previa acusación, simplemente votación mayoritaria de los legisladores de esa comisión y la correspondiente destitución; acción sumaria. Esa actitud gansteril de los legisladores veracruzanos amerita una seria acusación, tampoco les está permitido violentar el marco normativo sin que haya consecuencias legales. La remoción de Jorge Winckler Ortíz, es por demás inconstitucional. De paso nombran a una Fiscal provisional, Verónica Hernández Giadáns, otra ilegalidad, no tiene esa atribución la Comisión Permanente. Para demostrar quién está detrás de los abusos, el gobernador de la entidad, Cuitláhuac García Jiménez, literalmente se apoderó de las instalaciones de la Fiscalía, por medio de las fuerzas de seguridad pública. En tanto que la encargada del despacho salió de la Secretaría de Gobierno, del Gobierno del Estado, lo que viene a confirmar que toda la serie de abusos provienen directamente del despacho del gobernador Cuitláhuac, quien por cierto, tiene conocimientos de ingeniería, no de Derecho. El Fiscal fue echado de su oficina y la fuerza pública le impidió el paso. El caos jurídico se enseñorea en Veracruz, asolado por la delincuencia. Ahora enfrentarán la real posibilidad de que, todas las actuaciones de procuración de justicia de la Fiscal provisional, Hernández Giadáns, estén afectadas de nulidad, por haber sido designada por autoridad incompetente, ese acto ilegal genera nulidad subsecuente de todas sus acciones, agrava la situación en uno de los Estados más violentos del país. Los delincuentes tendrán carta abierta para actuar con mayor impunidad.

Todo deriva de la queja del mismo gobernador al verse impedido de nombrar al Fiscal, quien le fue heredado por la administración panista encabezada por Miguel Ángel Yunes Linares. Las constantes rencillas públicas entre el gobernador y el Fiscal General, se agravaron con las mutuas acusaciones que se lanzaron la semana de la tragedia en el bar Caballo Blanco, en el que murieron 30 personas, a manos de la delincuencia organizada. El gobernador Cuitláhuac culpó al Fiscal Wuinckler de haber dejado en libertad al presunto responsable en relación con otros hechos, en tanto que el mismo Fiscal le probó, le demostró públicamente al gobernador, por medio de documentos, que, quien entonces dejó en libertad al presunto inculpado, fue la Fiscalía General de la República, y no la Fiscalía del Estado. Le ganó la partida Winckler a García y se apoderó la desesperación del gobernador, de ahí que el Ingeniero haya ordenado la ejecución de varios actos preñados de ilegalidad que violentan su propia Constitución local y leyes secundarias, el gobernador aplicando el mismo criterio que utiliza el Presidente de la República, al “diablo con las instituciones”. El caos se apodera del Estado de Veracruz, ahí sí que prosperaría la desaparición de poderes, dado el desorden existente, se ha perdido la gobernabilidad.

No podía faltar la acusación que lanzó el mismo Jorge Winckler Ortiz, dirigida al Presidente de la República, lo inculpó de estar tras de todo el desaseo, ilegalidades y abusos cometidos en su destitución. Adelantó que acudirá en su defensa a la justicia federal para que haga valer el Estado de Derecho, el cual parece no importarles a los morenistas que disfrutan del abuso de poder que antes criticaron vehementemente. Y en el Congreso de la Unión, se cuece otro “agandalle” de la bancada de Morena, quedarse con la conducción de la Mesa Directiva un año más, a pesar de que carecen del derecho que les otorga su propia legislación; vamos, para ellos no será problema, modifican su reglamentación y el “agandalle” lo legalizan. Así son los tiempos actuales, todos manda “al diablo a las instituciones”, tal cual lo ha mandatado el mismo Presidente de la República.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario