TRAS LA VERDAD “MORENA CUMPLE ORDENES DE AMLO VA POR MÁS DINERO”

|




El pasado 2 de abril, el Presidente de la República, por simple Decreto dispuso la extinción de los fideicomisos públicos, para conseguir, según los cálculos del miso Andrés Manuel López, poco más de 3 mil millones de pesos, para destinar ese dinero a sus programas prioritarios. Seguramente López Obrador, pidió dinero al Secretario de Hacienda, para “redireccionarlo” y ¡Oh sorpresa! No le han transferido esos preciados miles de millones de pesos. El ignorante del Presidente de la República, olvidó que en varios de los supuestos, existen normas legales que protegen ese dinero y no lo puede “jalar” por simple Decreto presidencial, antes deben reformar varias leyes.

Así que, a casi 2 meses de distancia, varios legisladores de Morena, en la Cámara de Diputados, presentaron en este periodo de receso las iniciativas de ley, al menos para que no se acusado el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, de disponer ilegalmente del dinero. Otorgarán la facultad legal al Presidente, para que gaste el dinero a placer. Apenas hace unos días la oposición evitó reformar la Ley de Presupuesto, para que López Obrador pudiera mover las partidas presupuestales a su antojo; impidieron mayoría en la Comisión Permanente, para que abriera periodo extraordinario para ello, como no lo lograron, ahora van por partes, veremos si vuelven a boicotear un nuevo periodo extraordinario o simplemente esperar al periodo ordinario de sesiones.

Seguramente que el Secretario Herrera, ya dispuso del dinero de algunos fideicomisos, solo que, ahora tienen que adecuar las normas para evitar acusaciones futuras y la Entidad Superior de Fiscalización, no los observe y obligue a Herrera a regresar el dinero mal habido o de plano lo castigue. Gran escándalo se generó por las iniciativas morenistas, algunos reporteros como Joaquín López-Doriga, se espantó por la iniciativa presentada por la señora Dolores Padierna Luna; por cierto, la legisladora se ha mantenido del presupuesto público desde los inicios de los años 70as, ha ocupado muchos cargos públicos, no suelta; incluso formó parte de la banda que encabezaba su esposo “El señor de las ligas”, René Bejarano, entonces secretario particular de López Obrador, siendo Jefe de Gobierno del Distrito Federal; Bejarano recibía grandes fajos de billetes del empresario Carlos Ahumada, como pago del “diezmo” por las obras públicas que ejecutaba en el DF. Doña Dolores, de larga y negra historia, ha desempeñado varios cargos en el ala de la izquierda, incluso formó parte de la nómina de la CNTE, cuando era docente normalista. Bien, la experredista, líder izquierdista desde su juventud, ahora bajo las órdenes de Andrés Manuel, olvidó que deben legalizar las transferencias presupuestarias que realiza el Presidente de la República, por lo tanto reformar el marco normativo. Parece que no han aprendido en tantos años de legisladores.

Ahora van directo por miles de millones de pesos del Fondo de Desastres Naturales –Fonden-, así como los dineros de los Fideicomisos de Fidecine y Foprocine. El sector cinematográfico siente el jalón presidencial, quitándoles el dinero de los fideicomisos. Sergio Mayer, actor y diputado federal de Morena, se comprometió ayudarles ¿Cómo? ¡Imposible! Para paliar el problema con el sector crítico de actores de izquierda que tanto apoyaron a López Obrador en campaña y ahora como Presidente, no hayan qué hacer. La Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, no le quedó más remedio que “interceder” ante los diputados de Morena, asegurándoles que el dinero ellos lo seguirán teniendo –los cineastas-, pero ya no lo van a manejar; bonita manera de engañar; seguramente fracasará. Lo mismo hizo la Directora General del Instituto Nacional de Cinematografía, María Novaro, quien apurada se comprometió en apoyar a los cineastas mexicanos, promesa que no podrá cumplir; aseguró que los 170.6 millones de pesos que tiene en la bolsa son para la industria cinematográfica. López Obrador no hará excepciones, quiere todo el dinero posible. Aunque podría esperarse alguna negociación con el sector de la farándula cineasta, “comprando” voluntades para recibir, como contraprestación, apoyos de artistas proclives a López Obrador, algunos tienen influencia en el electorado como los izquierdistas de la familia de Damián Alcazar, recalcitrante lopezobradorista, no olvidemos que muchos de ellos han sido y son legisladores por parte del sector, actualmente lo es Sergio Mayer. La moneda de cambio está en el aire.

Si ello es molesto y grave para la industria cinematográfica, lo peor está en el Fideicomiso del Fondo de Desastres Naturales –Fonden-. López Obrador dejará a Estados y municipios sin apoyos, sin recursos económicos, cuando por causas de desastres naturales sufran alguna desgracia. Las iniciativas de reformas propuestas por Padierna, curiosamente solo dejan subsistente para que, los Estados y municipios sufraguen todos los gastos cuando su población sufra algún desastre: la federación se deslinda. No en balde algunos gobernadores proponen rescindir el convenio fiscal con los Estados, la federación usa y abusa de la mayor parte del dinero que recaudan los Estados. Las bancadas de la oposición se organizan para impedir reformas a la ley que deje sin recursos económicos –protección- a la población en casos de desastres naturales, seguramente poco podrán hacer el PAN, PRI, MC y PRD, dado que el control absoluto lo tiene Morena en ambas Cámaras, junto con sus aliados PT. PES y PVEM; ellos alcanzan más del 50% de los votos, suficientes para todas las reformas a leyes secundarias.

Brisa Michelle Beltrán Directora General para la Protección de Riesgos, de la Secretaría de Gobernación, encargada de ejecutar y otorgar apoyos en casos de declaratorias de emergencias y declaratorias de desastres, amargamente se quejaba el año pasado por los escasos recursos que les fueron asignados, apenas 5 mil millones de pesos, cuando en la práctica necesitaban 27 mil millones. Por esa razón, el año pasado fue con los diputados federales, de la Comisión de Protección Civil y Prevención de Desastres, para conseguir más apoyos en el presupuesto; para este año 2020, no hizo nada, “la calmaron”, no enfrentará a su jefe superior, a López. Lo malo cada vez peor. Está claro que al Presidente de la República, poco o nada le preocupa la seguridad de los mexicanos, ni en casos de prevención, mucho menos en los de desastre, tampoco para procurar la seguridad de la población. Está visto que prefiere a sus refinerías, su aeropuerto, su trenecito y mantener viva la plantilla de sus electores, a los que procura le den la reelección en las elecciones del 2021, dándoles dinero en mano, para que pueda continuar con la depredación del país. López Obrador, lo advirtió en su ilegal Decreto, ahora los legisladores federales deben corrigen la plana para que legalmente pueda disponer de más de 3 mil millones de pesos de los fideicomisos.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario