TRAS LA VERDAD “MÉXICO RÉGIMEN JURÍDICO DE LIBERTADES”

|




La tarde de este lunes, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Caausaubon, oficializó la concesión del derecho de asilo al ex presidente de Bolivia, Evo Morales, quien renunció al cargo que pretendía ocupar por cuarta ocasión, había violado las reglas más elementales de la democracia; sí, por medio del fraude que realizó en los últimos comicios electorales de aquel país boliviano. México, Estado cuyo régimen de libertades jurídicas, le garantiza seguridad y tranquilidad a Evo Morales, presidente renunciante ¿Por qué no pidió asilo a la hermana república de Cuba? Muy sencillo, en ese país no existen libertades, esas las restringe el Estado cubano. Andrés Manuel López Obrador, haciendo uso del régimen jurídico que le dejaron los gobiernos neoliberales, acogerá al izquierdista de Morales. Toda una tragicomedia política.

El “sabio pueblo” de Bolivia, no estaba dispuesto a soportar otro periodo más de un régimen izquierdista, fraudulento que había cancelado un sinnúmero de derechos ciudadanos. En cambio, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, le garantiza a Evo Morales, vivir en un régimen de libertades, denominadas garantías individuales, hoy conocidas y consignadas en la ley como derechos humanos. De ahí que Marcelo Ebrard, oyendo la opinión de la “Ministra Olga Sánchez Cordero”, México abre las puertas y le da la bienvenida al auto derrocado, a quien su propio ejército le dio la espalda debido a los abusos cometidos en su patria, al igual que a la enorme mayoría de su pueblo. El “lapsus” de Ebrard, imperdonable, en su conferencia de prensa, olvidó (o la quiere regresar a la Corte) que Sánchez Cordero, ya no es Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la señora está retirada, se jubiló y goza de doble salario; ella ejerce el cargo de Secretaria de Gobernación y cobra salario como tal, también recibe jubilación en el Poder Judicial, uno de los abuso, de los excesos de vivir en un régimen jurídico de las libertades, régimen que pretende cambiar el gobierno de la Cuarta Transformación, a golpe de trampas, como lo sucedido en el gobierno morenista de Baja California, solo por citar un ejemplo.

La familia de Evo Morales, también abandonó el país que gobernó durante casi 14 años. Uno de los hermanos fue ofendido por pasajeros del avión en que viajaba rumbo al estado de Miami, EUA. “Boludo, sin vergüenza” y demás epítetos recibió el hermano de Evo, durante el trayecto ¿Por qué el hermano no se fue a Cuba, régimen político y jurídico de izquierda como el que impuso su hermano en Bolivia? ¿Por qué huir a un país cuyo gobierno es el representante de la derecha a nivel mundial con Donald Trump, al frente? La misma respuesta, el señor busca vivir en libertad, lo que no podría hacer en el régimen cubano, conocido mundialmente como aquel que cancela derechos humanos más elementales del pueblo, pueblo cubano que ha vivido sojuzgado por más de medio siglo bajo el régimen comunista impuesto por Fidel Castro, propiamente desde el 1951, cuando derrocaron a Fulgencio Batista; en la isla de Cuba no existen elecciones democráticas de sus gobernantes, el pueblo no sabe qué es eso; en más de 60 años solo han tenido dos presidentes, Fidel y Raúl, ninguno de ellos electos por el pueblo. De suerte tal, que la búsqueda de la comodidad y la libertad es fundamental para vivir en paz. Por eso Evo prefirió México, aunque, a decir verdad, otros gobiernos del cono sur impidieron, rechazaron que el avión de Morales aterrizara en aquellas tierras, de ahí que gustoso aceptó la invitación que le ofertó López Obrador.

Sin duda alguna, México ha sido considerado desde hace muchos años, como el régimen que acoge a refugiados; recordemos la época franquista, después de haber sido derrocado Franco, miles de españoles relacionados con aquel régimen opresor, llegaron a México, gracias a la apertura que entonces mostró Lázaro Cárdenas del Río, hombre de pensamiento de izquierda, que se enriqueció como cualquiera de derecha. Dejó a su familia con la suficiente herencia para vivir sin problema alguno, ahí está Cuauhtémoc y el nito de Lázaro, quienes han gobernado su Estado natal, Michoacán. La doctrina Estrada tiene mucho que ver en el otorgamiento del derecho de asilo, vamos por aquello de la libre determinación de los pueblos. El artículo 11, párrafo segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, otorga la concesión del derecho de asilo, basado en los tratados internacionales. De suerte tal que, al menos en cuestión del respeto al Estado de Derecho, que suele no observar López Obrador, en esta ocasión sí hace efectivo el derecho de asilo en favor de Evo Morales.

Por supuesto quedan muchas preguntas sin respuesta.Aaquí algunas de ellas ¿Tendrá seguridad gubernamental el asilado? ¿En qué trabajará Evo Morales? ¿Lo acompañará su familia? ¿Traerá a México su riqueza, considerada en varios millones de dólares? ¿El gobierno de México, además de darle asilo político, le dará manutención? ¿Evo Morales podrá desplazarse por toda la República Mexicana, sin problema o será limitado su ámbito de tránsito? ¿Deberá reportarse periódicamente a la Secretaría de Relaciones Exteriores para saber de su paradero? ¿Además de Evo, el gobierno lopista dará derecho de asilo a más bolivianos? ¿El asilo político será temporal o permanente? ¿Evo Morales trabajará de asesor para el gobierno de López Obrador, considerado de izquierda? ¿Evo traerá a su equipo de trabajo cercano? ¿Qué hará la administración de López, si el nuevo gobierno legítimo de Bolivia, reclama la extradición de Evo Morales, para ser juzgado en su país? Habrá más preguntas cuyas respuestas quedan en el tintero, se irán respondiendo, dilucidando con el paso del tiempo.

Lo cierto, muchos mexicanos no estuvieron de acuerdo con el “beneplácito” del gobierno de la 4T, de ofrecer y recibir a Evo Morales, quien demostró, como todo “ilustre pensador de izquierda”, demasiado amor al poder político, proclive a mantener, conservar con toda clase de argucias la presidencia del Poder Ejecutivo, lo que sabiamente el pueblo boliviano ya no estuvo dispuesto a permitir, los militares le retiraron el apoyo. Andrés Manuel López Obrador, seguramente estará pensando no realizar lo mismo que llevó a Evo Morales, huir de su propio país; López deberá evitar sus ansias locas de quedarse más tiempo al frente de la Presidencia de la República, para no tener que pedir asilo el día de mañana. Los mexicanos no se lo permitirán, ya bastante hace con estropear día a día al país con sus tonteras, de echar culpas de sus ineptitudes al pasado; López simplemente no sabe gobernar un país que gran parte de la población se debate entre la vida y la muerte, por falta de seguridad pública, por haber puesto el freno a la economía, por negar derechos a madres solteras, a enfermos, a discapacitados, por mentir día a día, por vituperar a cualquiera que considere su enemigo político y mucho más que le permite el abuso de poder, raya en el delito a diario. Lo embrutece el populismo, agobia a los mexicanos con sus erráticas políticas de gobierno. Elementos del Ejército Mexicano, lo han advertido, no toleran más ser sujetos al escarnio de las políticas de inseguridad que les ha impuesto y los ha expuesto el Presidente de la República, frente a la delincuencia, todo tiene un límite. Evo Morales, deberá estar eternamente agradecido de llegar a un país como México, cuyo régimen jurídico de libertades, emergió en gobiernos considerados de derecha por el sedicente izquierdista de Andrés Manuel López Obrador, lo que, por supuesto nunca sucede en gobiernos de izquierda. Bienvenido Evo Morales, a un país de libertades: México. Cuyo pueblo estará siempre dispuesto a defender a costa de lo que sea.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario