TRAS LA VERDAD: LOS MINISTROS VENCIERON A LÓPEZ OBRADOR

|




 

Andrés Manuel López Obrador, perdió el “litigio” ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sobre la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, aunque ganó en el terreno político al lanzar una campaña de desprestigio en contra de los Ministros y funcionarios del Poder Judicial Federal, por los salarios que devengan esos funcionarios, muchos de los cuales serán superiores a lo que percibe el Presidente de la República, y seguirán cobrando eso emolumentos a pesar de la molestia que ello causó a López Obrador. Sin importar la vigencia de la ley que establece un tope máximo como ingreso salarial.

Varios miles de juicios de inconstitucionalidad fueron interpuestos por funcionarios de los distintos Poderes Públicos y legisladores federales, el proceso jurisdiccional está en camino. Legisladores de Morena también se lanzaron en contra de los servidores públicos del Poder Judicial, según ellos, por las enormes cantidades que por concepto de salarios perciben; emularon al Presidente de la República, poco les faltó para incitar al linchamiento.

Incluso se convoca a una manifestación popular para expresar el repudio en contra del personal del Poder Judicial; las redes sociales se llenaron de críticas al respecto, por parte de simpatizantes de Morena y adoradores de Amlo, la mayoría de esas críticas llenas de odio y total desconocimiento del asunto, simplemente responden al ataque ordenado. De tal suerte varios funcionarios del Poder Judicial, se vieron en la necesidad de convocar a conferencia de prensa para “defenderse” de las agresiones de que eran objeto.

El problema de fondo, que es la defensa de la autonomía del Poder Judicial, se trivializó y superó en mucho las diatribas y ataques que fueron lanzados a quienes perciben salarios superiores a los del Presidente de la República. Los medios de comunicación tradicionales (radio, televisión e impresos) dieron mayor cobertura a lo que diario vociferaba el Presidente en sus conferencias de prensa, así que la reyerta fue totalmente inequitativa.

Inconcebible, el Presidente fomentando el odio hacia el personal que imparte justicia, sin lugar a dudas algo nunca visto, López Obrador actuando como si aún fuese oposición y no el Presidente de la República. Esta batalla sin lugar a dudas fue ganada por Andrés Manuel López Obrador, socavó la confianza en los impartidores de justicia, aunque, a decir verdad, en las mismas redes sociales muchos han defendido a los servidores públicos del Poder Judicial.

La arena en la que sí perdió claramente el Presidente López Obrador, fue en el campo legal. Antes de que se emita sentencia en los casos del personal del Poder Judicial que tanto vituperó, ordenó a Mario Martín Delgado Carrillo, coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, se reuniera urgentemente con el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para llegar a un acuerdo y así lo hicieron ayer miércoles; el tiempo apremiaba, este día el Presidente tenía que asistir a la Suprema Corte de Justicia, para escuchar el informe de su homólogo y el asunto debía ser zanjado.

A Mario Delgado, quien también había hostigado a los Ministros por sus altos salarios, no le quedó más remedio que llegar al acuerdo; sin mayores justificaciones dijo que se respetarían los salarios del personal del Poder Judicial. Una vez más el procaz senador de Morena, Felix Salgado Macedonio, había amenazado a los Ministros por no sujetarse al programa de austeridad del Presidente; sujeto que no tiene la menor idea del Derecho Constitucional, es un “golpeador” legislativo.

Seguramente el Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, le advirtió a Mario Delgado, que ellos iban a ganar los juicios de inconstitucionalidad, dado que en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, existe un artículo que garantiza la no reducción de los salarios a Ministros, magistrados y jueces, durante el periodo de su encargo: precepto que seguramente no conocía Delgado o, si acaso sabía de su existencia, socarronamente lo ignoraron.

Con esa garantía constitucional, sumada a la no retroactividad de la ley en perjuicio, otro principio constitucional irrenunciables, el litigio lo tenían perdido. Terminada la reunión entre el Ministro y Mario Delgado, el único que dio conferencia fue este, el “político”, quien con rostro desencajado no le quedó más remedio que aceptar que respetarían la autonomía del Poder Judicial. La arbitrariedad y el abuso no lo podrán consumar los legisladores de Morena, tampoco López Obrador.

Si bien hay aparente oposición entre dos disposiciones constitucionales, la prevista en el artículo 94, antepenúltimo párrafo y 127 fracción II, lo cierto que la primera garantiza la estabilidad salarial de los impartidores de justicia y es de aplicación específica, el otro es de aplicación general, establece que nadie debe ganar más que el Presidente de la República, con sus excepciones. Habida cuenta, el derecho constitucional protege a funcionarios del Poder Judicial en contra de cualquier abuso y la ley secundaria que aprobaron los legisladores no puede estar sobre la Constitucional, se aplica la jerarquía de leyes. Y “salomónicamente” acordaron que, solo ganarán menos los de nueva contratación y se respetarán los emolumentos de quienes ya laboran. Conflicto resuelto.

Además, existe la probabilidad de sobreseer los juicios de inconstitucionalidad si los legisladores (el representante legal) aceptan que respetarán los salarios de los Ministros, Magistrados de Circuito, Jueces, Consejeros de la Judicatura y Magistrados electorales, en automático deja de existir la materia. El Poder Ejecutivo no es parte en la causa, dado que Enrique Peña Nieto, no rubricó esa ley, no la promulgó ni ordenó su publicación en el DOF; fueron los Presidentes de las Mesas Directivas de ambas Cámaras legislativas, las que ordenaron su publicación. Como premio de consolación para los diputados, el Poder Judicial hará un recorte de 5 mil millones de pesos; promesa que hicieron hace varias semanas, así que no forma parte del acuerdo, pero ya nadie se acuerda de ello, así que el supuesto acuerdo logró la reducción del presupuesto y el respeto a los salarios del personal del Poder Judicial.

Pero ¿Y la inconstitucionalidad de la ley para otros servidores públicos? Ese será un tema importantísimo a resolver. Presumiblemente el personal del Poder Judicial se hará a un lado, al no vulnerar sus salarios, que era parte del litigio. Sin embargo, lo más importante no se trató, que es el respeto a la libertad y autonomía de los Poderes, ese agravio sigue vigente, al intentar imponer una obligación inconstitucional de un Poder a otro, en el caso el Poder Legislativo al Poder Judicial. Veremos pues si viene el sobreseimiento o los juicios continúan su curso. En el INE, aceptaron reducir sus emolumentos, otro asunto zanjado. Así el número de quejosos se ha visto reducido

Por eso el Presidente de la República, al asistir este día al informe del Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no trató el tema y tampoco asistió a la comida tradicional con el personal del Poder Judicial. Seguramente quedó molesto por la derrota jurídica que le asestaron los Ministros. En tanto que el propio Presidente de la Corte, pidió respeto y le recordó al Presidente Andrés Manuel López Obrador, una de las máximas del Presidente Juárez, cuando dijera: “Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”; también pidió respetar la independencia del Poder Judicial. López Obrador, salió vencido de la casa de la justicia y no aceptó la invitación a comer.

Por cierto, la Ministra en retiro hoy Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ganará un salario (jubilación) mucho más del doble del que percibe su patrón. Este es otro tema importante. La señora recibirá 2 salarios, lo que prohíbe la Constitución y con la “donación” del salario que percibirá en Gobernación, pretende deslindarse de responsabilidad.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario