TRAS LA VERDAD “LÓPEZ OBRADOR FESTEJA EL CRECIMIENTO DEL PIB DEL 0.1% “

|




Ayer por la mañana, el Presidente de la República festejaba que creció durante el primer semestre del año el PIB. Sí, festejaba que creció el 0.1%. Y se burló de los pronósticos de la recesión que auguraban las calificadoras, asegurando que a este ritmo de crecimiento la economía mexicana podrá alcanzar el 2%, como lo anticipado. Vaya optimismo de López Obrador.

¿Qué cosa es el Producto Interno Bruto de un país? El producto interior bruto (PIB) es un indicador económico que refleja el valor monetario de todos los bienes y servicios finales producidos por un país o región en un determinado periodo de tiempo, normalmente un año. Se utiliza para medir la riqueza de un país. El PIB mide la producción total de bienes y servicios de un país, por lo que su cálculo es bastante complejo. Tenemos que conocer todos los bienes y servicios finales que ha producido el país y sumarlos. Es decir, la producción de aguacates, cebollas, chiles, leche, libros, máquinas y todos los bienes que se hayan producido en el país, bueno, hasta los servicios de un taxi, un arquitecto, un dentista, un abogado o un sicólogo, entre tantos. Por supuesto que hay algunos datos que no se incluyen, simplemente porque no se pueden contabilizar ni conocer, la economía subterránea o los informales. Por ejemplo, los bienes de autoconsumo o la llamada economía sumergida. Luego entonces, se dice que un país crece económicamente cuando la tasa de variación del PIB aumenta, es decir, el PIB del año calculado es mayor que el del año anterior.

Podemos especular con un alto margen de certeza, que el PIB no ha crecido como lo prometió Andrés Manuel López, por varias sencillas razones. Una, los empresarios siguen temerosos ante la total incertidumbre sobre la política económica del nuevo gobierno, quien sin más cancela contratos y asigna directamente algunas obras a los amigos, dejando a un lado las licitaciones, no existe certeza jurídica para invertir con confianza; el empresario no arriesga su patrimonio en esas condiciones; aunado a ello, la alta inseguridad que se ha desatado en México en lo que va del sexenio lopista, por ello en gran medida se ha reducido la empresa del turismo extranjero y nacional. Otra de las razones importantes, que el mismo gobierno no ha soltado el dinero en el primer semestre de este año; ha preferido hacer su “guardadito” de miles de millones de pesos para sus programas sociales y regalar el dinero a 3 países centroamericanos. Ante tales evidencias, el mismo Presidente, quien ya conocía el resultado que dio este día el INEGI, días previos convocó a los banqueros para que suelten 438 mil millones de pesos en préstamos, para calentar la economía. No será nada sencillo, los banqueros no prestarán el dinero a tasas preferenciales, son muy altos los intereses que cobran por el dinero prestado. Para invertir no se hace de la noche a la mañana, para pedir un préstamo para adquirir casa, vehículo o cualquier otro bien, tampoco es tan fácil, los mexicanos no se irán de bruces y correr para que les otorguen un préstamo si no hay capacidad de pago. Así que esos miles de millones de pesos que ofrecieron los banqueros al Presidente, no serán utilizados en su totalidad. Por cierto, de unos días a la fecha los montos de los créditos han aumentado, pero esa es política de los mismos Bancos, solo para quienes han mostrado solvencia. Si otorgan créditos “a la palabra”, está el ejemplo del Fobaproa, esa fue la causa de la quiebra bancaria. Así que la mayor parte de esos 438 mil millones se calentarán en la espera de ser otorgados como créditos para los mexicanos. A ello hay que sumar la falta de crecimiento en los empleos, por el contrario, decreció la contratación, eso es síntoma de desconfianza empresarial. Luego los miles de despidos de la plantilla burocrática, incrementa la falta de flujo del gasto personal.

Otra más, ante la enorme torpeza de López Obrador, de haber hecho su “guardadito” de forma irresponsable, ahora promete que sacará del arca de la Hacienda Pública 120 mil millones de pesos para invertirlos en obra pública, que favorecerá principalmente al sector de la construcción. Con estas acciones, el iluso Presidente pretende alcanzar el anhelado 2% de crecimiento en el PIB, lo cual se antoja imposible, sobre todo por las cifras que dio el INEGI, faltan muchas décimas para alcanzar un entero y después el otro para llegar al 2; el 0.1% del crecimiento hasta ahora, dista mucho de alcanzar lo prometido por el Presidente de la República. La alegría de López Obrador, que mostró esta mañana, fue más ficticia que verdadera y el bien lo sabe, juega con la política, la cual dijo Urzúa, debe estar alejada de la economía.

Conclusión. En gran medida, la falta de crecimiento del PIB, es causa de las pésimas políticas económicas que ha mostrado hasta ahora el gobierno federal. Recordemos que el mismo ex Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa (causa de su renuncia), de alguna manera puso en evidencia los errores que se están cometiendo en el gobierno de la 4T, al advertir y denunciar que hay personas que están metiendo mano en temas económicos que desconocen; otros más que abusan del compadrazgo con el Presidente, como la Oficial Mayor de la misma Secretaría de Hacienda, Raquel Buenrostro Sánchez, a quien, por medio de un simple memorándum, le cedieron todas las facultades para hacer las adquisiciones, memo que fuera publicado en el Diario Oficial de la Federación, otra causa más de la renuncia de Carlos Urzúa. Lastimosamente no hay nada que festejar, salvo que no hemos caído en recesión, como pronosticaron las calificadoras (una probabilidad, solo eso) de haber seguido con la misma tendencia a la baja en el “magro crecimiento”, que alegó al Presidente.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario