TRAS LA VERDAD “LA IRRESPONSABILIDAD DE CLAUDIA SHEIMABUN NO TIENE LÍMITES”

|




A unas horas de que inicie la marcha de los “festejos” de la conmemoración del 51 aniversario de los hechos acaecidos en la Plaza de las Tres Culturas, todo es incertidumbre para las autoridades capitalinas, evitar que causen daños los anarquistas, literalmente blindaron y sitiaron el Centro Histórico de la CDMX. Ni el Presidente de la República ni Claudia Sheimbaum, han querido absorber la responsabilidad constitucional y legal de cumplir con la prestación del servicio de seguridad pública, como protección a la sociedad; en contrario, a los cuerpos policiales los concentran para evitar que “repriman” al pueblo; los titulares de los 2 gobiernos, el federal y el local, piensan y actúan igual, nada de represión. Por esa razón la delincuencia hace de las suyas.

Para la conmemoración de este día, la orden está dada, nada de policías en las calles del Centro Histórico por donde pasarán los marchistas hasta llegar al Zócalo capitalino. Calles, casas y negocios “tapeados”, con metal o madera, a la espera del “huracán humano”, deseando los menos destrozos posibles, que no los haya, solo es un buen deseo; no hay acciones de disuasión por parte de la autoridad, mucho menos de contención ni represión legal; para la autoridad es mejor esconderse que enfrentar a los anarquistas, que la sociedad se auto proteja como pueda. Enfrentamos un vacío legal en esos momentos, y en muchos otros por supuesto. La autoridad literalmente desaparece.

El cínico del Presidente de la República, advierte a los potenciales delincuentes, como medida disuasiva, que los acusará con sus “mamacitas” si cometen algún delito, para que sean regañados. Así de inepto, torpe y burlón el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Con justa razón tiene un salario tan bajo, con esa incapacidad e irresponsabilidad manifiesta, resulta mucho pagarle 108 mil pesos mensuales, voluntariamente renuncia a cumplir con las obligaciones que emanan de la Constitución y leyes reglamentarias; lo mismo sucede con su pupila Claudia Sheimbaum. Solo son buenos para el derroche del presupuesto, para regalar el dinero público, para eso no tienen rivales. Ambos, un par de manifiestos ineptos en la gobernanza. Andrés es y ha sido la causa de gran parte de los delitos que se cometen en México, ya no digamos lo que administrativamente también realiza, eso incrementa el caos en los actos de gobierno, de ahí que el país no crezca en 10 meses de gobierno lopista y la inseguridad se haya incrementado desde su llegada al gobierno.

Lo que no tiene nombre, es lo que anunció la gobernadora de la CDMX, que este día utilizará de escudos humanos a 12 mil burócratas que sacará a las calles, en lugar de policías, para que formen un “cinturón de paz” ¿Habrá sopesado los alcances de sus abusos? Primero, no es su facultad legal obligar a la burocracia a salir a las calles a contener a manifestantes, muchos de ellos delincuentes que se filtran en la marcha. Segundo, pone en riesgo la integridad física de esos 12 mil burócratas quienes, afirmó Claudia, harán un cerco a los manifestantes, marchistas, anarquistas para evitar causen daños o destrozos; compró 12 mil camisetas blancas y mandó les imprimieran “el 2 de octubre la se olvida”, otra falta, otro abuso, compra directa e innecesaria, derroche de dinero ¿Qué instrucciones ajenas a la responsabilidad de los burócratas recibieron para que realicen en las calles trabajo de seguridad? ¿Correrán ante cualquier intento de agresión a sus personas? ¿Responderán a las agresiones? ¿Harán el cerco tomados de las manitas? Además los obligaron a vestir la camiseta blanca en son de paz ¡Por favor! ¿Qué autoridades son las que hoy gobiernan? Desconocen sus obligaciones, las trastocan, las modifican y sin autorización legal orden se cumplan, solo son ordenes de palabra, no son legales, como aquella que López Obrador diera a sus subordinados de no cumplir con la Constitución y leyes reglamentarias en materia de educación, por medio de su simple memorándum administrativo. Son violadores consuetudinarios de la ley, escudados en injustificadas argucias sin fundamento, vamos ni siquiera son legaloides, no, solo ocurrencias de los gobernantes.

La orden dada por Claudia Sheimabu, indudable e inequívocamente es ilegal, carece de fundamento jurídico. Por lo tanto, la orden de la gobernadora de la CDMX, es constitutiva de falta administrativa y por si fuera poco, de un delito; por lo pronto son tentativas, una vez que sean ejecutadas, se materializarán ¿Alguien acusará a Claudia Sheimabum? ¿Se atreverá el Ministerio Público a iniciar carpeta de investigación oficiosamente y la persona responsable del área de la administración de justicia administrativa a iniciarle proceso y juicio administrativo a la señora? Seguramente nada va a sucederle, tampoco a López Obrador, actúan con total impunidad, se burlan del Estado de Derecho, no en balde el hoy Presidente de la República dejó grabada su frase: “al diablo con las instituciones”. Ahora como autoridades hacen lo que les place, no lo que la ley les mandata. Ellos son la justicia, encarnan el Estado de Derecho. Voluntariamente renuncian a brindar seguridad pública a la sociedad, en cambio usan como escudos humanos a los burócratas para que enfrenten a la delincuencia. Maldad extrema en las autoridades mexicanas. Y lo anuncian, no lo hacen con discreción, no, lo publican en los medios para que se conozcan los abusos que cometen y con sobrada impunidad nada les sucede, no hay consecuencias de los abusos legales. Eso sí, son honestos, diferentes a todos sus antecesores, no son corruptos; cuando que, los hechos los desmienten y exhiben su ignorancia, a la par de los abusos. Deseable que nada les suceda a los 12 mil burócratas que fungirán como escudos y los manifestantes se conduelan, los respeten y nada pase. Todo es zozobra hasta ahora, falta poco para saber qué sucederá. Por lo pronto, la prueba de los abusos quedó para la historia, veremos si en algún momento son denunciados y sancionados, deberán recordar que el poder no dura toda la vida.

Héctor Parra Rodríguez.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario