TRAS LA VERDAD “INEPTITUD, NEGLIGENCIA Y MALA FE DE AMLO”

|




Mientras que en países como EUA, han suspendido vuelos internacionales, realización de eventos masivos, suspensión de clases presenciales en universidades; en México el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, insiste en dar abrazos, afirmando que no pasa nada ¡Total y absoluta irresponsabilidad del mandatario! Su demente actitud demuestra ineptitud, negligencia y mala fe, debe ser denunciado y castigado por ello. No es posible que ponga en riesgo la vida de millones de mexicanos, ante la real amenaza de la existencia un nuevo virus que se multiplica, se propaga exponencialmente en todo el mundo y causa LA MUERTE; llegó a México llegó el coronavirs en diciembre pasado, a la fecha se ha expandido por varios Estados de la República Mexicana y los expertos en epidemiología aseguran que hay muchos más casos que están en incubación, no detectados aún; otros más que son confundidos con gripa. Este día el Presidente dijo a sus seguidores: “No pasa nada, hay que abrazarse”. La conducta de Andrés Manuel López Obrador, raya en actos eminentemente delictivos, induce a millones de incautos a la enfermedad que no tiene cura y provoca en mayor medida la muerte.

El coronavirus hace su presencia en 122 países y lleva más de 128 mil infectados, aseguró el Doctor Internista en epidemiología del Centro Médico ABC, Francisco Moreno Sánchez. Contrario a lo que afirma el Presidente, el experto en epidemiología asegura que no hay “inmunidad” en el ser humano ante el coronavirs. Se multiplica fácil y rápidamente; de tener una epidemia en México, no habría capacidad hospitalaria para atender a los enfermos. Sobre todo, porque no hay síntomas específicos que definan al coronavirus para poderlo diferenciarlo, no sin pruebas de laboratorio, es imposible su diagnóstico certero a la vista.

Dijo el experto en epidemiología, que la educación es la mejor manera de combatir al coronavirs; precisamente hacer lo contrario a lo que sugiere el inepto de López Obrador, no hay que dar abrazos; reiteró el experto: prohibido dar abrazos, saludar de beso o de mano. Limpieza, higiene, no asistir a lugares públicos, ni masivos. La Institución educativa Tecnológico de Monterrey, desobedeciendo la jocosa indicación del Presidente, acordó suspender las clases presenciales a 150 mil alumnos, 30 mil colaboradores en 25 ciudades; tomarán clase por línea precisamente para evitar contagios. El Presidente irresponsable, aseguró en los primeros días en que surgió la noticia del coronavirs, que Felipe Calderón, había exagerado con aquello de la influenza, sin embargo fue preferible tomar extremas medidas como no realizar eventos masivos, que inducir a la población entera a sufrir una peligrosa epidemia, precisamente porque el Estado no tiene capacidad para atender esta clase de problemas de salud. Entonces actuó bien el gobierno de Felipe Calderón. Pero, el simplista e irresponsable de Andrés Manuel López, no solo no prevé la toma de medidas por parte de su gobierno; no, por el contrario induce a la población a que se contagie, que continúen con una conducta desinhibida ante la peligrosa enfermedad que provoca el coranovurs, que conlleva la muerte. Adelantó el Presidente que no habrá medidas extraordinarias por parte del sector salud, así de simple. Solo falta que el inepto culpe de la pandemia a los conservadores. A López Obrador políticamente no le conviene cancelar actos masivos, dejaría a un lado sus mítines de inducción política, sus conferencias mañaneras; de por sí su popularidad va en picada, ahora si deja de aparecer en los medios de comunicación y en actos masivos, terminaría perdiéndose y eso, eso es lo que no quiere, por eso se resiste a tomar esta clase de medidas que son necesarias y urgentes para evitar males mayores, pero la personalidad egocéntrica del Presidente se opone a ello.

Italia, España, EUA y muchos otros países han tomado medidas extremas para contener la expansión del coronavirus, en tanto que el gobierno de López Obrador, no ha adoptado medida alguna. Ante su extrema ignorancia continúa impávido, como si nada pasara; por el contrario, confronta, se burla y toma decisiones como la del crucero que atracó en Cancún con cientos de turistas extranjeros, por órdenes del Presidente, atracó; justificando la medida como “humanitaria, cuando en otros países les negaron atracar por el riesgo de ser portadores del coronavirus. Con la suspensión de vuelos internacionales de Europa a los EUA, acto ordenado por Donald Trump, López Obrador de inmediato ofreció utilizar de forma alterna el pobre aeropuerto internacional Benito Juárez, para que sirva de “trampolín”, cuando ha quedado probado que de Europa los paseantes, estudiantes o de negocios importan a México el coronavirus. Para empezar, el aeropuerto no tiene capacidad y segundo, por orden presidencial aumentan las posibilidades de incrementar, más aún, la pandemia en México ¿Estará bien de la cabeza el Presidente de la República?

Conclusión. Depende de todos y cada uno de los mexicanos tomar las medidas de higiene y movilidad para evitar que el virus nos contagie, se propague con mayor rapidez y se multiplique exponencialmente. Si bien dijo el especialista en epidemiología Francisco Moreno Sánchez, que será imposible contener el virus y que el 80% de la población estará en riesgo de enfermarse, puede evitarse que en mayor medida ello suceda, depende del cambio de conductas, cuidados en extremo, fundamentalmente la limpieza, el lavado constante de manos, usar gel antibacteriano, evitar saludos, abstenerse de acudir a eventos masivos y, en cuanto se note cualquier sintomatología que haga pensar que se trata del contagio del coronavirus, notificar de inmediato a la autoridad del sector salud, evitando ir a los hospitales, precisamente para eludir más contagios, en casa es más seguro, dijo el Jefe de Infectología. Por supuesto, hacer caso miso a la recomendación del irresponsable del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha demostrado que gobierna para perjudicar, no para beneficiar a los mexicanos.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario