TRAS LA VERDAD ¡HASTA NUEVO AVISO! “PLAN CON MAÑA”

|




El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia mañanera anunció que “hasta nuevo aviso”, el gobierno de la Cuarta Transformación, suspenderá toda la publicidad oficial de promoción a sus “grandes obras”, para destinar todo ese tiempo a una campaña publicitaria intensa dirigida a los jóvenes, para alejarlos del consumo de las drogas y combatir las causas de la violencia en México ¿Ustedes creen que logrará su objetivo dejando a la delincuencia organizada libre en el comercio de las drogas y que los jóvenes atiendan el llamado del Presidente? ¿Cuándo subieron los impuestos al tabaco, a las bebidas alcohólicas y a las bebidas endulzadas, bajó su consumo? ¡Por supuesto que no! Los gobiernos promovieron campañas publicitarias para ello y nada, el consumo se incrementó y la medida hacendaria solo sirvió para recaudar más; por cierto, esos impuestos volverán a subir en el gobierno de López, ya no importan las consecuencias, lo que interesa es la recaudación.

Veamos el “plan con maña de López Obrador”. Después de tantos problemas que ha tenido para arrancar con sus mega mentiras de las obras que plasmarán el sello indeleble de este sexenio, generando problemas legales y dificultades que la misma naturaleza le impone a sus caprichos, el no volver a hablar de sus mega proyectos de obra pública, es en su beneficio, así el pueblo de México poco se enterará de los fiascos. El más reciente problema que la naturaleza le ha recetado a López, debido a la zona en que construye la necia refinería de Dos Bocas, Tabasco, fue una copiosa lluvia; se le inundó la obra. A diferencia de la obra de Texcoco, en donde supuestamente había un lago es ese lugar, además de que no existe gota de agua del desaparecido lago, no se inunda. La sabia naturaleza empieza a cobrarle los errores a las necedades del Presidente de la República. Ahora tienen no solo que desahogar, lo que costará mucho dinero no programado y retrasará su obra; y, esperar a que no vuelva a llover; todo indica que la historia se volverá a repetir. Así que, es mucho más conveniente que no se vuelva a hablar de esa obra, guardar silencio.

El acondicionamiento del aeropuerto militar de Santa Lucía, para convertirlo en uso “mixto”, tanto para aviación civil como militar, sigue arrastrando problemas legales derivados de los amparos que impedían el inicio de otra de las obras caprichosas de Andrés Manuel. Personas de pueblos originarios de la zona también se inconformaron con la obra, dado que les generará problemas de impacto ambiental muy severos, desde la escases de agua hasta la destrucción de terrenos cuyo destino es de sembradío; ya no digamos el pequeño cerro que tendrán que eliminar y que nunca consideraron dentro de los trabajos de la obra, cerro que está lleno de vestigios prehispánicos. Los juicios de amparo no han concluido, como lo ha hecho creer el mismo López Obrador, falta que se dicten las sentencias definitivas y, seguramente se irán a la instancia superior del Poder Judicial. El camino aún es largo. En la burda ceremonia de inauguración del inicio de los trabajos, se tejieron muchas mentiras por el mismo Presidente. Aeropuerto que será un enorme galerón dividido en cubículos: de tercer mundo; por eso el abaratamiento de la obra. Y el terreno para la debida compactación de las pistas ya presenta problemas que no contemplaron, habrá que hacer grandes rellenos y varias capas de distintos materiales hasta llegar al “cemento hidráulico”. De tal suerte que es mejor no volver a comentar nada de esta problemática, fea y baratera obra; sin lugar a dudas que es una perversa medida presidencial; en cambio, la campaña mediática que se paga con recursos públicos, se enfocará en los jóvenes que votarán en las elecciones del 2021, objetivo de manipulación política ¡Por supuesto que sí!

Qué decir del tren falla, perdón Maya. Otra obra llena de mentiras, la cual provocará la destrucción de cientos de hectáreas de bosque, reserva de la biosfera; cuando que, el mismo Presidente, cuando pidió permiso a la “madre tierra” para hacer sus tropelías, aseguró que no se iba a destruir nada de selva, que solo se utilizaría el derecho de vía. Otra mentira del Presidente. En muchos kilómetros de lo que será recorrido del tren, no existe vía, luego entonces tendrán que abrir con maquinaria pesada, desde los caminos para llegar y transportar todo el material que se utilizará para la obra, así como la línea de 40 metros de ancho, multiplicados por los kilómetros lineales. Si bien las sumisas autoridades municipales y estatales de aquellos estados han avalado la obra, no ha sido así con miles de pobladores; una de las oposiciones ha sido la de los pueblos originarios que conforman desde hace años (desde el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León) el llamado EZLN, “Ejército Zapatista de Liberación Nacional”, a quienes amenazó el mismo Presidente de la República, aquellos grupos que antes apoyó, hoy son sus enemigos políticos. Así que, es mejor que no se vuelva a comentar nada de la obra. Vaya triquiñuelas presidenciales de mediatización para ocultar, hasta donde sea posible, todos los errores y problemas que han generado sus mega proyectos de obra del sexenio lopista.

En ningún país, ni ninguna ideología política, ha existido campaña gubernamental exitosa que aleje a las personas (todas), no solo los jóvenes como lo pretende López Obrador, del consumo de las drogas, ni los países más desarrollados. Aquí un contrasentido de lo que se dice y lo que se hace. Mucho menos logrará alejar a la juventud del consumo de las drogas, cuando apenas hace unos días, en plena sesión de la Cámara de Diputados de la LXIV Legislatura Federal, una legisladora obsequia a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, un “carrujo de marihuana” para su consumo personal. En el seno mismo del poder político, controlado por Morena, se promueve la legalización de la siembra, comercialización y consumo legal de las drogas. Los mismo protagonistas promoviendo el consumo de la droga ¿Así piensan combatir el consumo? Falacias y más falacias presidenciales. De ahí que sea relativamente fácil concluir en que, la supuesta pretensión del Presidente de alejar a los jóvenes (solo para los jóvenes) del consumo de las drogas y para conseguir ese objetivo, impulsarán una fuerte campaña mediática publicitaria, encaminada a convencer a los adictos y potenciales consumidores, ello no es más que otra engañifa presidencial. La meta es política, captar a la juventud; esta ya tienen becas, también les dan dinero en mano, solo falta acentuar la ideologización, la materia político electoral seguirá trabajando para conservar la Cámara de Diputados y conseguir gubernaturas, presidencias municipales, diputaciones locales; hay mucho, pero mucho en juego. El abuso en el ejercicio del poder público es evidente y delincuencial, como nunca antes. Al tiempo.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario