TRAS LA VERDAD ¡FALLAN Y VUELVEN A FALLAR!

|




A poco menos de un año, el 11 de abril de 2019, López Obrador, en su conferencia de prensa mañanera presumía el nombramiento de Patricia Rosalinda Trujillo Mariel, como titular de la Dirección General de Inteligencia, de la recién creada Guardia Nacional con (supuestamente) 12 doctorados (con minúscula) e infinidad de diplomados, poseedora de reconocimientos nacionales e internacionales. Toda una carera en el ámbito policial la señora Trujillo, previamente investigada para ser lanzada al estrellato de la investigación denominada “inteligencia”. Bien por la designada en ese entonces.

Mientras México libra la batalla en contra del coronavirus, el 2 de este mes, sin aviso previo, destituyen a la galardonada Patricia Trujillo Mariel, por supuestos actos de corrupción descubiertos por la Auditoría Superior de la Federación, al detectar que adquirió equipo con millonario sobre precio cuando ostentaba el cargo de la jefatura de la División Científica de la Policía Federal. Trujillo por supuesto niega los hechos de corrupción. Vamos, lo que apenas es una presunción derivada de una cuenta pública, sin que haya terminado el periodo procesal de la aclaración de las observaciones, para demostrar si es no responsable, el Secretario de Seguridad y Participación Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, decide despedirla sin juicio previo, con violación de todos sus derechos constitucionales; pretendiendo disimular el despido, argumentan que se trató de una licencia solicitada por la acusada administrativamente; quienes deben observar el cumplimiento de la Constitución, una vez más violan los derechos humanos de una ciudadana, violentando la presunción de inocencia. Una semana antes las mujeres protestaron por abusos cometidos en su contra, vaya infortunio. El medallero que ostentaba Patricia Trujillo, fue arrojado al suelo sin que se demuestre previamente su culpabilidad. Apenas irá a enfrentar el desahogo del pliego de observaciones, un trámite administrativo; por cierto, toda la documentación obra en manos de la desaparecida Policía Federal, así que, deberán intensificar la búsqueda de toda la documentación para que pueda defenderse legalmente la señora Trujillo ¿Le darán la información o la hundirán con el carácter de “chivo expiatorio”?

Pronto encontraron la sustituta que se responsabilice de la Dirección General de Inteligencia de la Guardia Nacional y este día, ya sin tanta alharaca, designan a Gabriela Tapia Palacios. La Ley que crea la Guardia Nacional, es omisa y no contempla la Dirección en comento. Por lo que hay que remitirse al Reglamento de dicha Ley. Resulta verdaderamente interesante la lectura de las atribuciones que competen a la Inteligencia de la guardia Nacional, previstas en el artículo 33. Le abotagan LI atribuciones a la Dirección, de las cuales no se desprende coordinación alguna entre esta Dirección y las áreas competentes de los Estados que integran la Federación. La bien orquestada coordinación solo es con las policías internacionales, vamos de otros países pero no con las de los Estados. Una de tantas fallas de las legislaciones que crean los ineptos legisladores mexicanos. Esta área es fundamental para perseguir a las bandas delincuenciales, por lo tanto es indispensable la coordinación de las áreas de inteligencia de los gobiernos de los Estados y, por supuesto compartir dicha información. Pero no, prefieren que no haya coordinación alguna. Si acaso en la fracción XLVIII del Reglamento se menciona la relación de coordinación con las policías locales; pero, pero solo en lo referente a asuntos policiales internacionales ¿Y los locales? Nada. Como si las cosas estuviesen tan bien como para despreciar la colaboración institucional entre los cuerpos policiales. Por lo tanto ¿Cuál es la información que diariamente analiza el Presidente para la toma de decisiones en materia de seguridad? Un dato más que nos permite, con toda precisión, confirmar que López Obrador, solo pierde el tiempo en sus reuniones de “madrugada” que tanto presume, no tiene toda la información necesaria de seguridad nacional ni de seguridad pública; se le olvida que nuestra nación es una República compuesta por Estados libres y soberanos, con quienes tiene la responsabilidad de coordinarse, sin subordinación alguna. Ahora se entiende mejor el por qué del fracaso en materia de seguridad pública, más de 35 mil homicidios el año pasado ¡Abrazos!

Y sin información veraz ni suficiente ¿Por qué el Presidente de la República, ha reiterado el fracaso de un supuesto golpe de Estado en su contra? Se trata, eso sí, de “golpes publicitarios” de Andrés Manuel López Obrador, no como lo sucedido con el bombazo en Celaya, Guanajuato, que ese sí fue un atentado real y López lo calificó de “acto publicitario”. Le fascina al Presidente jugar con información falsa, en este caso haciéndose la víctima, para desviar los temas de mayor envergadura, como el que hoy se vive, la pandemia del coronavirus, la que menospreció el Presidente, la que ninguneó y le restó importancia. Dilema que ya empezó a generar grandes problemas a los mexicanos y todo por la displicencia presidencial. Ahora hay suspensión generalizada de clases, cierres de empresas, cierres de instituciones de educación superior, el Poder Judicial Federal anunció la suspensión de la impartición de justicia y lo que se avecina. No quiso ver el Presidente lo que estaba sucediendo en otras naciones, prefirió seguir de gira política en sus mítines proselitistas, besando y abrazando, antes que atender los asuntos de emergencia de salud de los mexicanos.

Para distracción, como es su costumbre, recordó lo sucedido en tiempos de Felipe Calderón, acusándolo de exagerado por aquello de la influenza. Ahora te tocó a él y no quiso atender el encendido de los focos rojos, la alarma internacional, la pandemia iba a llegar a México y llegó como se pronosticó, muy pronto, cuestión de días; ahora se expande exponencialmente, otro fracaso del gobernó federal, sin la capacidad para atender la problemática, los hospitales públicos colapsados por su ineptitud, sin medicamentos suficientes, sin los médicos y enfermeras necesarias, sin equipo y todo por reducir los presupuestos a la salud pública. Hoy martes dará conferencia de prensa por la noche con todo su gabinete, legal y ampliado, no será para dar buenas noticias, seguramente será todo lo contrario ¿Echará culpas una vez más a los conservadores como responsables de la pandemia? Es capaz ¿O incapaz? Todo por no atender con eficiencia y eficacia su responsabilidad. No en balde miles de mexicanos ya piden su renuncia al cargo de Presidente.

Total, Andrés Manuel López Obrador, prefiere distraer la atención con otros temas. En el caso se trató del despido y contratación de la titula de la Dirección General de Inteligencia de la Guardia Nacional, que de inteligencia resultó que no tiene nada, más bien le carece de inteligencia, todo por culpa personal y directa del mismo Presidente de la República, quien no fue capaz de saber a quién contrató y puso al frente de la institución de inteligencia, con mentiras de 12 doctorados y múltiples diplomados, con reconocimientos de Honoris Causa; al menos eso da a entender, mientras la destituida tendrá que enfrentar la acusación de supuesta corrupción, seguramente por no formar parte de su equipo de sobajeros que todo le aplauden, como fue el caso de Manuel Bartlet Díaz, quien fue exonerado por su inútil Secretaria de la Función Pública, quien supuestamente imparte justicia administrativa y no tiene conocimientos de Derecho; la señora Irma Eréndira, de suyo es corrupta por desempeñar un cargo respecto del cual no tiene experiencia ni estudios necesarios para un eficiente desempeño. Ahora Patricia Trujillo, la destituida, queda en manos de la inepta y perversa Irma Eréndira Sandoval.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario