TRAS LA VERDAD “EL PODER CORROMPE”

|




Una vez que se calmaron las aguas en las 2 Cámaras legislativas del Congreso de la Unión, se confirmaron algunas de las hipótesis que habíamos planteado en esta Columna. Porfirio Muñoz Ledo, quería prolongar su estancia en la Mesa Directiva y no lo dejaron; la señora Dolores (de cabeza) Padierna, afanosamente buscó encabezar la misma Mesa Directiva, tampoco la dejaron, sin embargo provocó la inmediata reforma a su legislación interna para prolongar el periodo que le corresponde a Morena al frente de los debates legislativos. En el Senado, Martí Batres, hizo hasta la imposible por seguir presidiendo la Mesa Directiva, no lo dejaron, perdió la primera batalla y se inconformó ante uno de los órganos de su partido para que anularan la elección que había llevado a cabo su coordinador de bancada, Ricardo Monreal; aquel equivocadamente fue a pedir auxilio partidista y se lo dieron, pero de nada le sirvió, solo se exhibió; la Sala Superior del TEPJF, le dio palo y con sobrada razón, nada tiene que hacer Morena en las decisiones de la Cámara de Senadores. Perdió de todas, todas Martí Batres y se alzó con el triunfo su compañero de partido y de bancada. Acumuló más poder Monreal, el otro lo perdió.

Y cómo no disputar la presidencia de cualquiera de las mesas directivas, si desde ahí se maneja todo el proceso legislativo, pero, para los belicosos algo por demás importante persiguen, acceden a más recursos económicos y a la nómina (no importa si son eventuales), contratan a cuanta persona se les ocurre; además reciben dinero extra o prerrogativas económicas por desempeñar el cargo de Presidente de cualquiera de las Cámaras. El poder se incrementa. Acompañan al Presidente de la República a ciertas ceremonias en las que son invitados. Lo interesante del asunto, todo el problema que generaron y amenazaron con causar dificultades institucionales, fue promovido por militantes del partido político Morena, los aguerrido, belicosos, anarquistas morenistas; hicieron exactamente lo mismo que cuando todos eran perredistas, son los mismos, aunque ahora con distinta camiseta ¿Se acuerdan de las tribus perredistas? Bueno, esas ahora militan en Morena. Es la misma “izquierda radical y belicosa”, aunque ahora son gobierno, antes solo aspiraban a ello. El Poder los ensoberbece. En ambos casos, la pretensión de Morena (no secundada por todos) era prolongar ficticia y subrepticiamente su estancia, con el garlito de tener más del 50% de los votos de los legisladores en ambas cámaras, lo cual no se homologa con los votos que obtuvieron en las urnas, ahí no llegaron ni al 40%, a diferencia de su mesías, ese rebasó el 50% de los votos, no así los legisladores; mucho menos cuando el INE hizo el desglose de votos por partido político. Así que resulta falsa la afirmación que tienen más del 50% de representación en las cámaras. Hasta López Obrador calificó de trepadores a los legisladores, sin referirse a uno en específico, de tal manera calificó a los conflictivos que luchaban por el poder de las mesas directivas. Habiendo perdido Batres, seguramente él es el trepador.

A pesar de los sobresaltos y de haber metido en problemas la vida institucional del Poder Legislativo, que subordinaron a interese personales, ya ni de partido, las cosas se normalizaron y solo Monreal, logró su propósito, impuso a la candidata que él impulsó y Martí Batres Guadarrama perdió. Ya sin el poder de la Presidencia de la Mesa Directiva, fue exhibida una gran lista de personal que trabajaba para él, para Batres, en la Presidencia de la Mesa, lista de empleados que dio a conocer el Director General de la Cámara de Senadores. Como siempre, el Senador argumentó que no todos estaban a su servicio. Pero la justificación no vale ¿Acaso era personal de la aviación? Precisamente esa es una de las muchas razones por las cuales los políticos disputan el poder público, no son hermanitas de la caridad, disfrutan de las mil prerrogativas que otorga el ejercicio del poder. Falacia toda argumentación que pretende justificar el amor al pueblo, el servicio al pueblo; pamplinas, el poder es para ellos, lo disfrutan y lo explotan al máximo. Viven del poder, el poder los alimenta y los fortalece, por eso luchan, incluso, entre ellos para acaparar, concentrar, acumular poder que les reditúa con creces.

Porfirio Muñoz Ledo, a pesar de que raya en los 90 años, sabe lo que es gozar de las prebendas del poder, lo ha disfrutado con el PRI, con el PRD y ahora con Morena. Mario Delgado, coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, desnudó al nonagenario, exhibió su ambición por el poder, afirmó que los llevó directo a la reelección del Porfirio, por eso se entrampó la elección de la mesa directiva; por eso Porfirio amenazó con renunciar a la Presidencia, por eso dejó la presidencia y desde tribuna ofendió a sus homólogos; al final regresó para entregar el poder que representa dirigir la asamblea de 500 legisladores y la serie de prebendas que ello significa. Era consentido no solo por ser el Presidente, también por su edad y estado de salud; vamos, en una ocasión se les desvaneció y recibió las mejores atenciones médicas, eso no lo tiene cualquiera, solo el poder lo otorga. Ahora, desde su lejano lugar, ya no podrá ser el protagonista de los debates legislativos. Ya no gozará de los beneficios que dimanan del poder que genera el Poder Legislativo. A ver si alcanza a llegar a la meta, dado su estado de salud.

Los bandos (o las bandas) en Morena, cada vez se manifiestan más, se descubren, la lucha por el poder sigue entre ellos, confiados en que la oposición política sigue atolondrada y sin fuerza para enfrentarlos; la batalla es entre ellos, los morenistas ya preparan el asalto desde ahora para el siguiente proceso electoral. A Mario Delgado, se le candidatea para dirigir Morena y Yeydkol Polevnsky lo amenaza, advirtiendo a Mario que, si quiere luchar por la dirigencia, debe dejar la coordinación de la bancada y la diputación federal. Delgado hace caso omiso y no responde, el proceso electivo será para fin de año, no le conviene el desgaste prematuro. Ahora hay temas más importantes, como la aprobación del “paquete fiscal” para 2020, Decretos de Ley de Ingresos y de Egresos; ambas iniciativas ya en su poder. En tanto que Monreal, bajo el control de la Cámara de Senadores, no se precipita, ya eliminó a su principal contrincante, a quien ahora le llueven los problemas, como a Manuel Bartlet Díaz, por aquello de haber ocultado información multimillonaria de su patrimonio. Los legisladores están más entretenidos con la otra banda de delincuentes, la CNTE, literalmente los tiene sitiados, en espera de que les cumplan las promesas dadas por el mitómano de Andrés Manuel López Obrador, quieren a placer la nueva legislación educativa para recuperar las conquistas de poder, abusos perdidos en el sexenio pasado; van por todo los docentes indecentes, quienes han dejado sin clases a miles de menores educandos; la CNTE, privilegia su lucha política, la docencia puede seguir esperando, la calidad de la misma, también que espere. Así se presentan las disputas por el poder entre morenistas.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario