TRAS LA VERDAD CUIDADO, ESTAMOS EN PERIODO DE PRECAMPAÑAS AMLO CALIFICA DE “NACO” AL PODER DEL PUEBLO

|




¿Pueden los candidatos únicos hacer campaña? ¡No! Las leyes electorales lo prohíben. Cuando un partido político abre a precampañas las candidaturas, los aspirantes solo pueden hacer campaña con la militancia de su partido. Aunque siempre buscan la manera de burlar la norma, como aquellos mensajes en los medios de comunicación masiva, cuando advierten que “la propaganda va dirigida a los militantes de tal o cual partido”. Se burlan. Saben que la publicidad la ven (algunos la observan) y escuchan (otros solo la oyen) millones de personas.

Así son los políticos, proclives a transgredir la norma, caminan sobe el filo de la navaja. Recuerdo que, en el bello Estado de Querétaro, un aspirante mandó poner en espectaculares un mensaje navideño, en el que aparecía él y su familia. Una vez que fue candidato, lo multaron por adelantarse a los tiempos. La exposición mediática es la que se prohíbe, para evitar, según esto, que se viole la equidad en los tiempos de no exposición mediática. Que exista “piso parejo”, no generar ventajas o desventajas en pro o en contra de unos u otros.

Morena, por medio de sus “ladinas encuestas”, ha dado oportunidad a que los medios de comunicación difundan a los “elegidos” y estos gocen de la exposición mediática. Mario Delgado, invita a periodistas de distintos medios de comunicación, quienes, ni tardos ni perezosos, difunden, mediatizan las imágenes de los “únicos precandidatos”; incluso se dan en lujo de difundir los datos curriculares y otra información de los aspirantes. El ejercicio de la libertad de publicar no puede coartarse, así que los morenos aprovechan los vacíos, mientras que sus opositores andan en la búsqueda de sus candidatos: procesalmente, son tiempos de “precampañas”.

Ahora bien, el TEPJF ha dejado en claro que, los precandidatos únicos que sean designados de modo directo no deben hacer precampaña, ya que obtienen la candidatura automáticamente, en tanto, que permitir actos o propaganda en la fase de precampaña de candidatos electos en forma directa o de precandidatos únicos, sería inequitativo para los precandidatos de los demás partidos que sí deben someterse a un proceso democrático de selección interna y obtener el voto necesario para ser postulados como candidatos; el precandidato podría generar una difusión o proyección de su imagen previamente a la fase de campaña (Acción de inconstitucionalidad 85/2009) ¿Así o más claro? Mario Delgado convoca a conferencias de prensa para informar de sus candidatos, los que de inmediato son “expuestos en los medios de comunicación” ¿Habilidad? No. Eso se llama ser tramposos.

Como el anterior criterio del Tribunal electoral, existen más. Aquí otro para ilustrar a la oposición que, timorata guarda silencio, no sé si por ignorancia o están a la espera de interponer recursos legales; o bien, no quieren desgastarse dada la ambigüedad de los criterios de los magistrados del TEPJF, que suelen aplicar razonamientos tan laxos que cualquiera escapa a la acción de la justicia. Así las cosas, este criterio dice: “Los precandidatos únicos no pueden realizar actos de precampaña que trasciendan a la ciudadanía para posicionarlos políticamente (SUP-JRC-169/2011 y SUP-JRC-309/2011)”.

Ahora bien, no confundir con el derecho de la libertad de expresión, asociación o reunión de que gozan todos los mexicanos, de tal suerte que también los precandidatos pueden hacer libremente de esos derechos. Se trata pues, de Derechos Humanos inviolables. Pero, esos derechos están condicionados en una contienda electoral. Bien dice el TEPJF, que: “los “precandidatos únicos” pueden ejercer sus derechos de expresión, reunión y asociación, siempre que observen las prohibiciones, como abstenerse de realizar un llamado directo y explícito al voto, a favor de sí mismo o de su partido o coalición en elecciones constitucionales (SUP-RAP-3/2012, SUPJRC-309/2011, SUP-JDC-1007/2010, SUP-JRC-169/2011). Un criterio jurídico claro que no requiere de mayor explicación.

Veamos un criterio más del TEPJF, que dice: “Los “precandidatos únicos”, a diferencia de los demás precandidatos, no tienen derecho a que su imagen y nombre aparezcan en los spots de los partidos políticos en los tiempos de radio y televisión administrados por el IFE, porque ello podría generar una ventaja indebida (SUP-RAP-3/2012, SUP-JRC309/2011, SUP-JDC-1007/2010, SUP-JRC-169/2011)”. Todos los partidos políticos, hoy día, tienen especialistas en Derecho Electoral, bien saben de estos criterios; pero no todos los “precandidatos” están dispuesto a acatar lo establecido por la ley y los criterios del Tribunal electoral. Muchas candidaturas se han quedado en el camino por incumplir con las normas.

Son tiempos de precampañas dentro del perentorio proceso electoral. Falta mucho para el arranque de las campañas, que solo duran 60 días. Así que, a cuidarse y no engolosinarse por ser “candidatos únicos” de su o sus partidos políticos, o bien de Coaliciones Electorales. Las y los adelantados podrían perder la candidatura por violentar los tiempos y las normas.

Tranquilos todos. Y mientras se concatenan los actos procesales en materia electoral, López Obrador, entretiene al pueblo “naco” con sus ocurrencias de filosofía populachera “barata”. La mañana de este lunes, en conferencia mañanera, el Presidente de la República, encontró una de sus palabras coloquiales, por cierto de naturaleza ofensiva que denigra, ofende y discrimina; vamos, viola derecho humano. El susodicho buscó otro epíteto para sus seguidores, a los que llama “pueblo”; a ese “pueblo” lo calificó, lo estigmatizó de “naco”; el poder de los “nacos”.

Ahora resulta que el Presidente “naco”, cree que todos son como él; en el vulgo, “naco” es considerado como persona ignorante, grosera, inculta; para Andrés Manuel, esas personas son los dueños del poder, dado que los “nacos” son el pueblo, dijo López, y el poder dimana del pueblo. Así su silogismo. Sin embargo, habría que tener cuidado con sus definiciones, si su pretensión es agitar a su masa de “nacos”, a todos aquellos que se identifican con él, para lanzarlos a cometer actos de violencia durante la jornada electoral. Total, es el pueblo y el pueblo manda.

Su razonamiento es peligroso, incita a la violencia. Al “naco” se le considera agresivo, violento. ¡Cuidado señor Presidente! Así se la pasó entreteniendo a los “oidores” de las pusilánimes conferencias.

Conclusión, hoy días nos gobiernan los “nacos”, acorde con la apreciación del ignorante e inculto Presidente de la República. Urge que el “naco” pierda las elecciones del próximo 6 de julio. Hace tiempo el mismo López Obrador, calificó de “mascotas” al pueblo que “mantiene” con el dinero de los programas sociales ¿A dónde vamos a parar con este Presidente?










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario