TRAS LA VERDAD “CRISIS TRANSITORIA NO ES UNA DEBACLE”

|




En la conferencia mañanera del ¿Inefable, desagradable, inestable, despreciable? Presidente de la República, volvió a la cargada y por lo visto no se va a cansar de hostigar y culpar a todos los fantasmas de sus torpezas, ineficiencias y traumas que arrastra como parte de sus incongruencias entre lo que promete y lo que hace. Los integrantes del Consejo de Salubridad General, ordenan resguardarse en casa, guardar la sana distancia, no hacer concentraciones y entre otras cosas. López Hace precisamente todo lo contrario, no acostumbra a recibir órdenes. Apenas hace un par de días pidió “tregua durante la temporada que dure la contingencia sanitaria” a todos sus opositores, promesa que no cumplió, volvió a arremeter en contra de ellos, lo que describe a un Presidente mentiroso e inestable psicológica y emocionalmente. Vamos, es un peligro dada su personalidad. Comentaré con ustedes un poco de sus mentiras, torpezas y muestra de su ineptitud. Dijo esta mañana que: “El pueblo es mucha pieza, hay confianza, seguridad en el pueblo de México, en una situación pasajera, si quisiéramos ser más profundos diría, una crisis transitoria de salud pública, incluiría también lo económico, crisis transitoria. Antes había dicho que eran exagerados, que no había problema, que no se podían tomas las medidas exageradas, que el pueblo debía seguir su rutina norma, que salieran a las calles, continuaran trabajando, que se besaran y abrazaran ¿A qué se debe tanta torpeza y mentira del Presidente de la República? ¿Es ineptitud o mala fe? ¿O son ambas y más problemas los que arrastra y arrastra al pueblo?

Continuó la perorata mañanera. “Esto significa que vamos a salir pronto, que no es una debacle, que son mucho más nuestras fortalezas que nuestras debilidades o flaquezas, es mucho pueblo, es mucha cultura, la del pueblo de México, como para no poder enfrentar esta adversidad, el pueblo es mucha pieza es extraordinario, indudable la grandeza de México, he hablado en otro momento de todas nuestras fortalezas ¿A qué viene a colación el vano discurso presidencial? Simple distractor para seguir manteniendo feliz a sus seguidores. Seguiría diciendo: “Voy a actualizar en el informe del domingo, quiero agradecer mucho al pueblo y esta es una prueba de nuestra fortaleza cultural cosa que políticamente quiero agradecer porque se están cumpliendo las medias que se establecieron para evitar mayores contagio ¿En qué país vive López Obrador? Ni el mismo puede explicar tanta incongruencia entre su alocución y la realidad ¿Está a prueba nuestra fortaleza cultural? En cualquier otro país ya hubiesen enviado a su Presidente, al menos, a un psiquiátrico. Siguió hablando: “Se está portando la gente al 100, se está demostrando que el pueblo de México es un pueblo consciente, no es un pueblo irresponsable, indolente, quiero pedirles que sigamos así, que sigamos cumpliendo que si no tenemos necesidad, que no salgamos de nuestras casas y que nos cuidemos, que nos congreguemos familiarmente, que busquemos esa protección o que sigamos contando con la protección familiar que es el núcleo básico de la familia de México, al familia en su amplia extensión, comunicación, connotación, la familia moderna, la familia moderna es la institución de “seguridad social” –así lo dijo- más importante del país y eso es una peculiaridad, una peculiaridad de México, no es un asunto mundial no se da en todos los países, es fundamental la fraternidad familiar, que sigamos ayudando” Cuesta trabajo entender los vanos, vacíos y vagas palabras del discurso del Presidente, con lo cuales busca tergiversar lo que dijo y no hizo con prontitud, mucho menos con eficacia cuando debió hacerlo, estuvo advertido en su momento; en cambio, López dio indicaciones contrarias, las que ha olvidado, como sueles hacerlo. Perdió un magnifico tiempo empleando más mentiras, armando su rifa para embolsarse más dinero, en lugar de atender la contingencia ¡El Presidente vendiendo boletos, en lugar de prepararse para la pandemia! Imperdonable lo que hizo Andrés Manuel López Obrador.

Luego diría lo que viene: “Lo segundo, nos estamos –supo del problema a mediados del mes pasado y apenas se está preparando- preparando para enfrentar la epidemia en el peor momento esto es, el contar con los hospitales, las camas, los equipos, para atender a enfermos ¿Apenas está haciendo lo que debió hacer hace un mes? estamos dedicados de tiempo completo, esa es la prioridad del gobierno, en estos momentos, prepararnos para que no nos falten camas ventiladores, y podamos atender a los infectados graves, tenemos proyecciones de lo que se necesita, vamos bien en ese propósito”. Y vendría más golpeteo a la prensa que difunde la verdad, la que incomoda al Presidente; López quisiera una “prensa vendida” que a todo le aplauda, no tolera la prensa crítica a la que antes aspiraba. Y dijo: “La prensa amarillista, nuestros adversarios que todavía no ayudan porque los domina el odio, quieren que digamos cuántos muertos habrá; había estado viendo un mensaje de de una periodista pidiendo que cuántos muertos van a ver. Esto me hace pensar y es posible decir que estamos también viviendo temporada de zopilotes, ojalá y esa actitud cambie, y que no nos importe lo que estén haciendo en otros países, México está viviendo un proceso de transformación y es único su proceso porque México estaba sometido por un régimen de injusticias y de corrupción y ya es otra la realidad, entonces estamos preparándonos, es muy importante seguir las recomendaciones de los técnicos, de los médicos de los especialistas de los científicos, son de lo mejor el equipo que está llevando a cabo la estrategia ¿Puede entenderse la mezquindad de un Presidente, al despreciar lo que hacen bien otros países? ¿Qué tiene que ver su desordenada caótica y pésima transformación con la pandemia? ¿Calificar de zopilotes a los periodistas que lo presionan, que lo interrogan? Su ineptitud e intransigencia lo lleva a dar sendas y groseras respuestas, sin razón elude respuestas, en cambio prefiere vituperar en lugar de responder con responsabilidad, pero no, así es de intolerante Andrés Manuel López. Andrés Manuel seguiría alabando a su personal: “Ayer se hablo de eso, dos premios nacionales de ciencia y especialistas de primer orden, investigadores eméritos, entonces vamos a seguir cuidándonos y e –sic- informo que estamos preparándonos para tener las camas, los equipos que se requieren; con ese propósito fui ayer a la Mixteca, ayer iniciamos ya el plan ¿Apenas? de atención a enfermos por coronavirus en 80 hospitales del IMSSS y Bienestar, adaptados; mañana y pasado voy a estar visitando hospitales y les vamos a estar informando a través de ustedes, informar a las ciudadanos, al pueblo de México, todo el gobierno está dedicado a que no nos falte las camas, los hospitales, los ventiladores, el equipo médico que se requiere, para la atención de enfermos, los materiales básico, tenían problemas del gel, de alcohol, ya se resolvió, tengo que agradecerle a un empresario de la industria azucarera, mañana voy a dar su nombre, puso a disposición su planta de producción de alcohol, ya está llegando para no tener desabasto, ya tenemos alcohol suficiente para desinfectar, para usarlo como gel, esa información la acabamos de recibir en la reunión de gabinete de seguridad, no eran autosuficientes, en México, en producción de alcohol, ahora está garantizado, le correspondió atenderlo a la Secretaría de Agricultura, consiguiendo lo que hace falta, hay un desabasto mundial de ciertos equipos porque todos están demandando ventiladores –pudo pedirlos a tiempo y no un mes después, lamentándose por la falta de dinero, haciendo sus rifas y extorsionando a empresarios-, es lo más urgente y necesarios, poco a poco vamos a ir informando…” Y la perorata de Andrés Manuel López Obrador, continuó, siguió vomitando sus torpezas, ineficiencias y reiterando, confirmando sus traumas. Conclusión. Tenemos un Presidente de la República mentiroso, incapaz, soez, impreparado, irresponsable, e ineficiente que culpa a terceros de sus torpezas y… los peor está por venir: La economía también la destruye, se cae a pedazos. Consecuencia de votar por un demagogo. Falta la debacle.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario