TRAS LA VERDAD “AMLO REHUYE LOS CONFLICTOS, SIGUE EN CAMPAÑA”.

|




El Presidente de la República, trasladó su escenario para su “show” dominguero, hasta la ciudad de Monterrey, Nuevo León, no quiso hacer el espectáculo en Palacio Nacional, al negarse a recibir a Javier Sicilia, Julián LeBarón y miles integrantes de la marcha por “La Paz, la Verdad y la Justicia”. Esta vez la campaña política de Andrés Manuel, la hizo en compañía de “El Bronco”, Jaime Rodríguez, a quien abuchearon los fanáticos seguidores del Presidente de la República, haciendo recordar la “campaña de abucheos” en contra de los gobernadores, organizadas por los coordinadores, delegados en los estados y Morena. Volvieron a la cargada. El “show” esta vez fue con todo y abucheos. Hasta ese lugar fue a arrancar los aplausos fáciles, al prometer que ya no faltarán medicinas para los enfermos de cáncer; que debido a los corruptos el medicamento escaseó, a quienes se les terminó el negocio de las medicinas. El Presidente no dijo a sus seguidores que la escases de medicamentos, doctores, medicinas y demás insumos hospitalarios, de debió a los recortes ordenados por él mismo, así como por despidos masivos promovidos por el propio Presidente de la República. Claro, el equipo de avanzada de López Obrador, se cerciora que los asistentes sean morenistas, que desconozcan la realidad de los hechos y fundamentalmente prive la ignorancia entre los asistentes para obtener con facilidad los aplausos. También fue a ofrecer lo que ha hecho durante más de 2 meses, que construirán 2 mil 700 bancos del Bienestar, para estar cerca de los beneficiarios de los programas sociales (antes ofreció 13 mil). También fue a decirles que el dinero para la educación llegará directamente a las escuelas y los padres de familia manejarán ese dinero, ya no el gobierno (aplausos). Con esta medida se irá consolidando el nuevo mecanismo de corrupción, “dinero en manos del pueblo, para el pueblo”. Por supuesto Andrés Manuel volvió a tener otro aplauso. Últimamente en los eventos mediáticos (shows) del Presidente, obsequian gorras con los colores de Morena, si esto no es manipulación y proselitismo ¿Cómo se llama entonces?

Otro suceso por demás interesante de este domingo, fue la Sesión del Congreso Nacional de Morena, quienes no han podido resolver el problema de la dirigencia de ese partido político. Yeidkol Polevnsky, se aferra al cargo, a pesar de que su periodo concluyó desde noviembre pasado. Dos bandos bien definidos, uno encabezado por la presidenta del Congreso, Bertha Elena Luján Uragna, el otro por la presidenta del partido, quien fue destituida este día. Decidieron regresar a Yeidkol a la Secretaría General y designar al diputado federal Alfonso Ramírez Cuellar, como presidente interino, con el objeto de que convoque a elecciones de dirigencia dentro de un periodo de 4 meses y actualicen, limpien, depuren el viciado padrón de militantes de Morena. La Sesión del Congreso lleva 15 impugnaciones por parte de la disidencia encabezada por Polevnsky. Así se la han llevado desde el pasado mes de noviembre, el Tribunal Electoral Federal del Poder Judicial de la Federación, ha tenido que anular varios actos de los beligerantes; ni entre ellos se soportan. Toda vez que Yeidkol no reconoce como legal el Congreso Nacional, no dejará el cargo de la presidencia, otro acto más de impugnación. Lo interesante será saber que harán con las oficinas, se las disputarán a “golpes”, quien se quedará con ellas; con los cientos de millones de pesos que reciben del INE ¿A quién le será entregado ese dinero? El asunto se torna por demás interesante. No deja de ser el PRD, ahora vestido de Morena; los grupos denominados “tribus” siguen vigentes ¿Dejará su partido López Obrador? Habrá que recordar que los amenazó con abandonarlos si continuaban las diferencias entre aquellos que calificó de “trepadores”. El problema más grave, que el mismo Andrés Manuel López Obrador, es el principal promotor de la división, siempre ha sido así; él dividió al PRD, para crear Morena. El tema sigue candente y pendiente.

Y mientras López Obrador, organizó su “show” en Monterrey, los integrantes de la marcha por la “Paz, la Verdad y la Justicia”, dejaron con un palmo en la nariz a la comisión que designó López Obrador, para que atendiera a los marchistas, ya que él no se iba a prestar a hacer un “show” mediático. Sicilia, quien ya aprendió a navegar en aguas profundas, junto con los Le Barón, asestaron “bofetada con guante blanco”, dejaron un escrito a la Secretaria de Gobernación, mencionando que no platicarían con ella. Al tú por tú, le respondieron al Presidente de la República, quien soberbio había adelantado que no los recibiría. Una vez más pierde la batalla política López Obrador, quedó evidenciado, prefiere su campaña política de fines de semana, que atender los serios problemas que la sociedad civil organizada acude hasta Palacio Nacional a plantear; como es la aberrante inseguridad que ha crecido durante el año 2 mese del gobierno de la 4T; no logra conseguir la pacificación ofrecida desde la campaña electoral, por el contrario la beligerante delincuencia ha reaccionado viralmente como nunca ¿Justicia? Otro reclamo y promesa de campaña que tampoco ha cumplido el Presidente, ante la evidente y manifiesta incapacidad para gobernar de Andrés Manuel López, lleva más de un año prometiendo solucionar los severos problemas por los que atraviesa el país, mismos que, al no poder solventarlos, los atribuye a quienes ya no gobiernan, a su desgastada corrupción. Un año 2 meses de promesas, así se la irá llevando el Presidente de la República, generando expectativas, ilusiones que no podrá cristalizar en tanto no cambie sus aberrantes políticas del capricho, eminentemente equívocas. Mientras tanto el país continúa desangrándose y estancado económicamente; López Obrador, no resuelve los problemas, solo los aplaza. Prefiere rehuir los conflictos y continuar en campaña, así se siente a gusto, aun piensa que es oposición, pierde el valioso tiempo para gobernar, siempre acusando a sus enemigos políticos de todos los males que él no es capaz de resolver y de aquellos que él mismo ocasiona.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario