TRAS LA VERDAD “AMLO PROMUEVE LA EXPANSIÓN DE LA PANDEMIA Y LA QUIEBRA DE LA ECONOMÍA NACIONAL”

|




La imprudencia e irresponsabilidad del Presidente de la República, aumenta el riesgo de incrementar el número de enfermos a causa de la pandemia del coronavirus que ha invadido al globo terráqueo, llegó a México para quedarse. López Obrador minimiza los peligros y no adopta ninguna medida de seguridad para él, por el contrario incita a la violencia viral del Covid-19; sus seguidores emulan sus actos y ratifican su terquedad. Mientras millones de mexicanos han tomado las medidas dictadas por la OMS, que consiste en extremar la limpieza, uso de antibacteriales, practicar el distanciamiento y aislamiento social, los seguidores de Amlo hacen lo contrario, asisten a los actos masivos a que son promovidos por López, no practican el distanciamiento ni el aislamiento social ¿Servirá de algo lo que hacen millones de mexicanos responsables?

En las redes sociales han “brotado” toda clase de expertos en materia de pandemias; sin embargo no he leído ni escuchado a esos “expertos”, pronunciarse sobre la rebeldía de López. A ver, si un gran número de ciudadanos no acatan la práctica del distanciamiento ni del aislamiento social ¿Podrá bajar el número infectados, sí o no? ¿De qué servirá guardar distancia si López hace caso omiso? La simple lógica indica que la cuarentena tendría que prolongarse y todo por culpa del mismo Andrés Manuel López, quien prefiere protegerse por medio de estampitas que evitar el contacto masivo con sus fieles seguidores, el virus busca huéspedes y López se los ofrece.

Hemos visto lo que ha sucedido en otros países. Primero al hacer caso omiso a las recomendaciones se expandió el número de infectados, concomitantemente el número de muertos aumentó. Y cómo se redujo el número de de enfermos del Covid-19, al guardar distancia o aislamiento social, el número de enfermos y muertos cayó drásticamente. Los números no mienten, de ejemplo están España, Italia, Irán, entre otros ¿Por qué entonces la terquedad de López Obrador? Los gobiernos responsables han tendido que adoptar medidas emergentes pasa ayudar a su pueblo, Alemania, Inglaterra, España, Salvador, Perú; ha significado derramas multimillonarias de dinero no presupuestado, apoyando a sus pueblos con exenciones de impuestos y derechos, dispensas de pago de servicios, retraso en los pagos de créditos a las instituciones bancarias, etcétera ¿Será esa la causa por la que López no quiere aceptar la gravedad de la pandemia? Muchos afirman que esa es la causa principal, el gobierno de la 4T, no tiene dinero y lo poco que tiene asegurado es para los seguidores de Amlo, a quienes no quiere dejar desamparados, sin sus “becas de dinero” por eso prefiere que sus fieles correligionarios corran el riesgo de enfermarse a que se resguarden en casa y no salgan. Los Banquitos de Bienestar de López parece que no se pueden construir, no hay dinero. Su empecinamiento tiene alto costo político, más que de salud, ese es el pensamiento del terco de López Obrador. No hay otra razón lógica, no es un hombre sensato de Estado, es “populachero” que teme seguir perdiendo más popularidad entre sus seguidores, el riesgo que corre es alto en el año preelectoral, prefiere enfermos y muertos, ya se acostumbró.

Amlo afirmó que no habrá disminución de impuestos, que no habrá perdones, Hacienda seguirá cobrando y más si el contribuyente se atrasa. Sus finanzas por los suelos. Tampoco pretende interrumpir sus faraónicas obras, el dinero le es indispensable. Y con semejantes torpezas de cálculo político, este fin de semana sujetó a una “consulta popular” inconstitucional, la continuación de la obra de una empresa cervecera en Mexicali, Baja California, supuestamente por el alto consumo de agua que tendría dicha empresa. Llevan invertidos más de mil 400 millones de dólares y crearían 4 mil empleos directos. El ayuntamiento morenista le ayudó suspendiendo la obra mientras investigan los permisos. Inverosímil lo que hacen, comandados por López Obrador, el populismo antes que el crecimiento económico cuando el PIB está bajo cero en crecimiento. Inversión multimillonaria, creación de empleos y generación de riqueza cuando más se necesita, todo por quedar bien con un “puñado de revoltosos” afiliados a Morena, afirman los que saben. La obra multimillonaria lleva más de 50% de su construcción ¿Quién pagará por los daños y perjuicios a la empresa que tiene todos los permisos expedidos legalmente para la construcción? ¿A quién culparán los gobiernos de Baja California y de López, por la cancelación? López Obrador se lavará las manos. Es falaz argumento de los revoltosos, dicen que se quedarán sin agua por el alto consumo que haría la empresa. Ese dicho no tiene sustento alguno.

Visto el panorama como está, el mayor culpable de la expansión de la enfermedad pandémica, es y será el mismo Presidente de la República, podría caer en delito grave y ser acusado penalmente; también ser acusado por la empresa cervecera por sujetar la continuidad de la obra a una “consulta popular” y no respetar las normas legales vigentes; la primera trampa, la suspensión de la obra. Además de inepto, Andrés Manuel López, incurre en varios delitos de manera intencional. A nivel internacional México es el hazmerreir por la ancestral manera de combatir, por parte del gobierno federal, la enfermedad pandémica del Covid-19, el método es por medio de estampitas, emulando costumbres religiosas de la Edad Media y, quienes no se sujeten a la medida, podrían ir a la hoguera. Tal cual es la actitud cavernícola del Presidente de la República.

Millones de mexicanos que obedecen y cumplen con las medidas sanitarias, verían echado por tierra el enorme esfuerzo que hacen, dado que el mismo Presidente de la República, promueve lo contrario, azuza a sus seguidores a seguir saliendo a la calle, a enfermarse antes que quedarse en casa y cumplir con la cuarentena para erradicar de manera natura al virus; al no existir huéspedes para habitar, el virus muere, así de simple; por eso es indispensable el asilamiento y distanciamiento social. Medidas que López Obrador no acepta, promueve lo contrario, podría ser acusado de delitos de “lesa humanidad”. Lo más lamentable sería que la cuarentena se extienda por la irresponsabilidad del Presidente, quien verá mermadas sus pretensiones políticas por terco. La economía en picada, el peso devaluado, el petróleo también devaluado, las inversiones se esfuman. Con todo el negro escenario mundial, López Obrador se niega a aceptar la realidad, y sigue con sus mentiras, ahora afirma que gracias a él los precios de los combustibles bajaron ¡Por favor! Eso es consecuencia de la aplicación de la regla matemática para fijar los precios, no es concesión del Presidente; al bajar el precio del petróleo, baja la gasolina, así dejó el gobierno “conservador” la fórmula; el engaño lopista no se puede sostener, no puede seguir, sus mentiras salen a flote. Mientras tanto el Presidente se esfuerza por hundir a México: lo terrible es que lo está logrando.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario