TRAS LA VERDAD ¡AMLO ORDENA LIMPIAR LA SUCIEDAD!

|




Una vez que habían dejado el “cochinero regado”, pero trascendió por el mal olor que despedía la suciedad, Andrés Manuel López Obrador, dio “el pitazo” a los suyos para que limpiaran la materia escatológica antes de iniciar los procesos de responsabilidad administrativa, para que, cuando llegara la supervisora, o sea, Irma Eréndira Sandoval, la señora encontrara todo limpio, inducirla para que no entrara al fondo de la investigación, para investigar y saber de dónde salía el olor putrefacto de otro acto más de corrupción de la 4T. El Presidente de la República, intencionalmente liberó a las partes involucradas en el feo desaseo. Ante el enorme fraude que había cometido personal del IMSS y León Manuel Bartlet, por la compra directa, sin intermediarios, de “ventiladores” para el sector salud, con un costo muy superior a su precio real, alcanzando la cantidad de 31 millones de pesos por 20 aparatos. El sobreprecio llegó a un 85% más. Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, exhibió el “cochinero” de la deshonestidad de la 4T. Por esa razón López envió de inmediato el “pitazo” –así le hacen los delincuentes-, a sus compinches, antes de que llegara la investigación de la autoridad. Los delincuentes huyen de inmediato.

Lanzado el “pitazo, con extremo cinismo, directivos del IMSS decidieron rescindir el contrato de -compraventa- la adjudicación directa con el hijo de su entrañable amigo de corruptelas, Manuel Bartlet Díaz, insaciables consumidores de recursos públicos, argumentando que los “ventiladores”, no cumplían con las especificaciones requeridas, además tenían deficiencias técnicas que harían inservible el equipo para cumplir con el objetivo ¡Inconcebible! ¿Comprar equipo defectuoso a un costo millonario, quién lo hace? Ahora Bartlet tendrá que enderezar su acción en contra de quien le vendió equipo de mala calidad. Allá él. Bien, equipo de las mismas características que el IMSS había adquirido con anterioridad, tuvo un precio de 880 mil pesos por unidad, en tanto que los adquiridos a Bartlet “junior”, tenían un costo de un millón 500 mil pesos cada uno. Todo gracias a la pandemia del Covid-19 ¿Entienden por qué le cayó como anillo al dedo a López Obrador eso de la pandemia? Andrés Manuel volverá a echará culpas del problema del quiebre de la economía a los neoliberales, le sirve de pretexto para allegarse de más dinero de forma ilegal. El sector salud en crisis y cómo no va a estar si el año pasado Andrés Manuel López, recortó el presupuesto a ese sector hasta por mil 474 millones con 12 pesos. López siempre ocultando la verdad. Por eso el Insabi está en crisis, el Presidente indujo el problema.

Así las cosas, al rescindir el contrato y con la devolución del anticipo –supongo- que habían pagado como adelanto de la asignación directa, según directivos del IMSS, más el acta administrativa que levantaron para pulir lo que habían dejado sucio, la falta administrativa se desvanecerá y el ilícito desaparece, dejando asentado en el acta que el equipo no cumplía con los requisitos del contrato. Simple rescisión de contrato por asignación directa ¡Y todos felices! Aquí no pasó nada. Un necio menos. De tal suerte que, la politóloga, que no Licenciada en Derecho, mucho menos Abogada, Irma Sandoval, quien por supuesto desconoce la aplicación del Derecho, una vez iniciada su investigación administrativa no encontrará nada y sobreseerá -¿Sabrá que es sobreseer?- la causa. Informará a su superior jerárquico -López Obrador-, que no hubo irregularidades, tampoco encontró la existencia de ilícitos. Entonces Amlo discurrirá en el “púlpito presidencial”, que se trató de otra campaña de desprestigio en su contra, fraguada por los neoliberales, sus opositores que quieren el fracaso de la 4T. La “cantaleta” de López, volverá al insistir en que no solapará ni a sus hijos si están involucrados en actos de corrupción, salvo a su pequeño hijo, precisamente por ser menor de edad.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, documentó 2 casos más de compras directas con un tufo de irregulares, ensuciadas de corrupción, se trató de material para el sector salud. La Administración de López Obrador, aprovechando al máximo los beneficios de la pandemia, para que le ajuste mejor el “anillo al dedo”, gracias al “bendito” Covid-19. El año anterior, sin pandemia, ni problemas de presupuesto, su gobierno adjudicó de manera directa más del 85% de los contratos; además reasignó del presupuesto 753 mil, 540 millones de pesos, para hacer de las suyas con ese dinero. Definitivamente, queda por demás demostrado que el gobierno de la 4T, maliciosamente barre las escaleras de abajo hacia arriba, escondiendo toda la basura debajo de la vieja alfombra de la corrupción, pero ¡El hedor los delata!

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario