TRAS LA VERDAD. AMLO NO ACEPTA LA DERROTA DE SU CONSULTA

|




De un universo que supera los 90 millones de electores, apenas 6. 6 millones acudieron al llamado de AMLO.

De la estrepitosa derrota, como es costumbre, AMLO culpa al INE, por “no poner voluntad”. Mientras que Morena culpa al mismo Instituto de haber “boicoteado” la consulta de López Obrador.

A pesar de todo el presidente, promotor de su falaz consulta, la declaró como “un triunfo”. La Suprema Corte de Justicia de la Nación, inconstitucionalmente tuvo que corregir la pregunta que planteó López Obrador y que aprobaron los Legisladores, con la finalidad de no rechazar la propuesta. El objetivo era realizar la consulta a como diera lugar.

A pesar de que el objetivo de la consulta nunca fue enjuiciar a nadie, el presidente López y su partido, insistieron en la reiterada mentira, realizaron una feroz campaña para hacer creer a sus seguidores e incautos, que la consulta era para enjuiciar, lo que de suyo significó un fraude publicitario de campaña, expertos en el marketing político, esta vez les falló. Por esa razón es que la enorme mayoría del electorado no acudió a emitir su opinión el domingo pasado.

Mucho he insistido en que la justicia no se vota, la justicia se aplica y como derecho humano consagrado en la Constitución, no está sujeta a la manipulación política. Razón de fondo y fundamental para que la consulta nunca se hubiera llevado a cabo. De las consultas populares que se han practicado en otras naciones, la de México fue una vergüenza. Primero, por lo intrascendente de la pregunta (calificada en el extranjero de cantinflesca). Segundo, por el resultado obtenido. El fracaso es atribuible al promotor: al mismo presidente de la República.

Los mexicanos no cayeron en el engaño. El mismo no emitió su opinión, sabía de antemano cuál sería el resultado. Eso sí, amenazó con hacerlo en cualquier mesa que no le correspondía, solo para exhibir el INE, por no proporcionar listas adicionales, lo cual se dijo que no habría. No se trató de una elección constitucional, para ello sí se exige, no así para las consultas.

El INE sin embargo, procesal y operativamente salió triunfante del enorme reto que le plantearon. Sin la aprobación de presupuesto alguno por parte de Morena y su gobierno, instaló más de 57 mil mesas receptoras en todo el territorio nacional.

Lorenzo Córdova Vianello, presidente del Consejo General del INE, dejó en claro que vencieron los obstáculos que el mismo gobierno les pudo. Entre ellos fue la no entrega de presupuesto para el desarrollo de la consulta. Luego la campaña de desinformación promovida por Morena, al referir que el INE, impuso la fecha de la consulta a placer, cuando que la fecha la fijaron los mismos legisladores, Mario Delgado insistió constantemente que el INE había cambiado la fecha. Luego que hubo poco tiempo de difusión, cuando que los mismos morenistas establecieron solo 15 días, para que el presidente López, no dejara las mañaneras, implicación que establece la misma Constitución, “la no difusión de publicidad gubernamental”; los legisladores dieron prioridad a la publicidad oficial, menospreciaron la campaña de la consulta, mas culpan de ello al INE. Son tramposos.

Al final dos buenos resultados que, como experiencia arrojó la consulta. Uno de ellos, México entró a la era de las consultas populares, primer experimento de la democracia participativa; pero, en realidad el presidente López disfruta de la democracia directa, hace lo que le place sin consultar al electorado. Maquiavelo en persona. El segundo y mejor resultado de la consulta: AMLO perdió estrepitosamente. Aunque “se alegra” no acepta su derrota. Los mexicanos no cayeron en el engaño.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario