TRAS LA VERDAD “AMLO CUENTISTA SURREALISTA”

|




El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha resultado ser un verdadero cuentista surrealista. Gusta de contar cuentos que rebasan la realidad, por eso se pueden calificar de surrealista, inventa, crea, imagina sus historias. Bien podernos comentar varios ejemplos de sus cuentos. El primero en tiempo, ya como Presidente de la República, fue haber dado la orden de cancelar la obra de la construcción del aeropuerto de Texcoco; creó el cuento basándose fundamentalmente en la existencia de una zona lacustre, en la que existían toda clase de aves, animales acuáticos; flora y fauna; pero, la zona en la que se construía el aeropuerto se hunde (lo que fuera el gran baso el lago de Texcoco); también escribió la existencia de sucias negociaciones entre autoridades y empresarios. Sus fanáticos seguidores creyeron el cuento de fábulas (relato ficticio con la intención de moralizar) y defendieron la teoría de la existencia de flora y fauna en donde no existe más que tolvaneras ¿Se hunde? La que se hunde es la ciudad de México. El cuento resultó totalmente falso. Todo, absolutamente todo se cimentó a gran profundidad, sobre todo la zona de pistas. Pero, muchos creyeron el relato del cuentista ¿Qué hubo negocios sucios en ese proyecto y ejecución de obras? Otra mentira de la fabula. El propio Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Spriú, afirmó que no hubo negociaciones al margen de la ley entre el gobierno y los empresarios que participaron en las licitaciones para construir las obras del aeropuerto. Incluso, varios de los empresarios acusados de corruptos, que participaban en la obra del aeropuerto, fueron indemnizados; no se les acusó, mucho menos se demostró ningún acto de corrupción. Para mayor certeza de ello, esos empresarios hoy colaboran con el gobierno de López Obrador, dos de grandes empresarios son Carlos Slim y la empresa Ingenieros Civiles y Asociados. Incluso Slim, es asesor del Presidente de la República, y hizo uso del “púlpito presidencial”, en una de las conferencias mañaneras, en relación a la participación del capital del empresariado con el gobierno. No cabe duda que resultó un buen cuento, además de surrealista, raya en la fábula.

Otro cuento bien contado. Se trata de la construcción de las obras del tren Maya. El Presidente aseguró que no se afectaría la flora y fauna del trayecto de las vías, dado que utilizarían el derecho de vía ya existente. Este puede considerarse como fantástico. La verdad que se aleja del surrealismo. Lo cierto. Resulta que las obras sí afectarán flora y fauna en los cientos de kilómetros de todo el trayecto, incluso se verán en la necesidad de promover expropiaciones; pueblos originarios de Chiapas se han inconformado, amenazaron al Presidente con no permitir la destrucción de su hábitat natural para construir la infraestructura de la vías del tren. El Presidente, como es costumbre, amenazó al Ejército Zapatista, por no apoyar el esquizofrénico proyecto, cuento que a toda costa pretende hacer realidad el Presidente de la República. Información que han pretendido ocultar. Geocomunes y el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, realizaron un estudio cartográfico, encontrando que el 34% del trayecto, 330 kilómetros, no cuenta con vía de ferrocarril y si no hay vía, mucho menos hay derecho de vía, se verán en la necesidad de abrir camino en el corazón la selva en 5 Estados. Para el paso de la vía necesitan 40 metros de ancho a fin de que el tren pueda transitar con seguridad; no número que faltan (espacio territorial): 1,316 hectáreas que son propiedad privada o ejidal. Pero, en el cuento del Presidente de la República, pidió en Palenque, Chiapas, permiso a la “Madre Tierra”, para iniciar la construcción que pasará por los Estados de Chiapas, Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Tabasco. Lo que necesitaba para iniciar las obras de construcción, eran los permisos de impacto ambiental, entre otros; por eso la interposición de juicios de amparo. Buen cuento contado por el Presidente de la República, ficción que supera la realidad. Surrealista la pretensión presidencial que se cuenta en el cuento.

Claro que hay muchos cuentos y los que seguramente faltan. Veamos el cuento de Dos Bocas, Tabasco (eso es en realidad, dos bocas) Andrés Manuel López Obrador, afirmó que no se afectaría la flora y fauna para construir la refinería de Dos Bocas, en Tabasco. Así lo dijo y lo sostiene en su cuento. El cuentista rebasó la realidad, por eso llega a la fábula y se eleva al movimiento surrealista; los expertos afirman que se requiere la devastación de selva en 600 hectáreas (además lo informó el mismo Presidente), limpiar el predio para la construcción de la planta, cuyo costo alcanzará los 8 mil millones de dólares, 160 mil millones de pesos, dijo Andrés Manuel en la relatoría de su cuento. Las contradicciones del buen cuento para hacerlo más interesante. El hoy Secretario de Hacienda, entonces Sub Secretario Herrera, en su viaje a Inglaterra comentó que no había dinero para la construcción; pero, en el cuento, el Presidente hizo la corrección al Sub Secretario de Hacienda y lo contradijo, le corrigió la plana completa, nadie puede meter mano en sus cuentos. Dijo entonces: sí hay dinero para la construcción de la refinería; pero, por si acaso, el Presidente firmó con 3 Bancos extranjeros, quienes garantizaron, coincidentemente, un crédito por los 8 mil millones de dólares para ser invertidos en la obra, solo “en caso de ser necesario ese dinero”. El 27 de junio pasado, en un medio de comunicación nacional, se dio a conocer que estarán en riesgo más de 4 mil animales, serán amenazados por la construcción de la refinería, aves, anfibios, reptiles y mamíferos; también se escribió, que la manifestación de impacto ambiental reservó información (la guardaron), por lo tanto no la hacen pública, no se sabe sobre la real afectación total a la flora y fauna del lugar. Pero, sí serán destruidos (ya lo hicieron) enormes manglares. También alertaron riesgo de inundaciones debido a la modificación del terreno en las 600 hectáreas y caminos que se han construido. El cuentista de López Obrador, no lo cuenta. Solo cuenta lo que su frivolidad le aconseja, impera en sus acciones de gobierno el surrealismo y la fábula presidencial.

Héctor Parra Rodríguez










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ TRAS LA VERDAD “AMLO CUENTISTA SURREALISTA””

  1. Enrique Guerrero Rivera dice:

    Buenas tardes Sr. Lic. Hector Parra

    Es desgastante para un servidor, el leer sus conceptos acerca de las acciones del gobierno federal actual, siempre descalificándolas,generalizándolas como un continuo error en ellas, criticando las decisiones, en fin que veo en Usted un verdadero crítico, como es necesario que existan en una DEMOCRACIA,más lo que más me llama la atención es que al parecer anteriormente a este gobierno, no vivía Usted en éste país en que el poder ejecutivo solía mencionar al país como una especie de Paraíso económico en donde la ilusión de los ciudadanos de ser pobres era solo eso, una ilusión.
    Me tomé la libertad de escudriñar en su pasado que dentro de este mismo espacio se ofrece y me parece que encontré la explicación del porqué de esta obsesión.

    Me despido de usted y de sus lectura esperando que alguna ocasión pueda encontrara algo más objetivo de su parte.

Envía tu comentario