TRAS LA VERDAD. AFECTA A NIÑOS CON CÁNCER LA PERVERSIDAD DE LÓPEZ OBRADOR.

|




Aunque el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, siempre ha negado lo evidente, la cierto que su administración dejó de adquirir medicamentos oncológicos para el sector salud. Infinidad de manifestaciones de padres de familia lo han denunciado; han fallecido niños con cáncer por la falta de los medicamentos. Esa es la verdad. A pesar de todo, el Presidente niega la realidad, impera su verdad como mecanismo de fatua defensa ante la perversidad que representa.

López Obrador, esta mañana justificó a su administración, asegurando que no es “inhumana”, ante el desabasto de los medicamentos para niños con cáncer que se padece en el país ¿Existe o no existe escases de medicamentos oncológicos? Las mentiras evidencian la desinformación creada por el Presidente; la los hechos prueban la cruda realidad.

Ante la aguda escases de medicamentos provocada por el mismo gobierno, ahora resulta que le roban las medicinas de una bodega ¿Usted lo puede creer? Durante dos años no hay medicinas oncológicas en el sector salud, ahora que supuestamente compró el gobierno de López ¡Se las roban! Todo por esconder y dilapidar los miles de millones de pesos del presupuesto para destinar ese dinero a fines político-electorales. Esta mañana, 12 de octubre, López reconoció que les robaron, justificó así su enorme torpeza: “Nos robaron una bodega de medicinas oncológicas que se encontraban en una bodega, por lo que ya se hace la investigación”. Solo ellos sabían de esa compra de medicamentos valiosísimos de los cuales depende la vida de muchos niños con cáncer. Resulta que se los roban, displicencia más grande no ha existido. No cabe duda que día a día, el Presidente López Obrador, acumula responsabilidades que rayan en la delincuencia organizada. Meses sin medicamentos y, cuando supuestamente los compra ¡Se los roban! ¿En qué piensa el irresponsable Presidente?

Al final, a los padres de los niños con cáncer poco les importa la justificación del supuesto robo ¿Dónde están los medicamentos? ¿No puede comprar más medicamentos de inmediato y traerlos en seguida? Torpe expresión que no llega a una mínima justificación. Solo falta que “los recupere” y se convierta en héroe de su propia conducta falaz. Con tanto dinero acumulado (supuestamente) para el sector salud ¿Acaso no puede o está impedido para enviar un avión a la República de Argentina y traer más medicamentos oncológicos? Simplemente no existe lógica en entre sus torpezas e ineptitudes injustificadas.

Pero, bajo la espantosa parsimonia para hablar, defecto que le caracteriza, siguió justificando lo injustificable. Afirmó que: “Ocurrió ese robo de medicamentos; está muy raro, los trajimos de Argentina ¡Nos roban una bodega! Se hace la investigación. No puedo hablar más sobre el tema por el sigilo que se requiere. Decirle a los padres que estamos procurando abastecer los medicamentos a todos los hospitales”. Una vez más, no hay raciocinio lógico que justifique su torpe terquedad ¿Decirles a los padres que estamos “procurando” abastecer de medicamentos? ¡No lo hace! Apenas lo procura, esa acción es confesión de su delito.

No podía faltar el acompañamiento de más mentiras para arropar sus irresponsabilidades. Resulta que López Obrador también aseguró que: “No somos inhumanos, tenemos sentimientos y sabemos lo que sufren los niños si no cuentan con los medicamentos. Nuestros adversarios han aprovechado esto para decir que no nos importa el problema, pero no es así. Hay una resistencia a que se acabe la corrupción” ¡Los niños fallecidos por falta de medicamentos? ¿No puede con la corrupción de entre el personal de su gobierno de la supuesta transformación? Dos años y el turbio discurso no cambia. La corrupción es culpa de todo, así pretende deslindarse de la responsabilidad de sus nefastos actos de corrupción, inculpando ya no a los anteriores gobiernos, ahora es la corrupción de su gobierno, vive y se reproduce en su propia administración, es la deformación que perfecciona la corrupción. Esa es parte de su genética política. No valen sus turbias justificaciones.

Con sobrada corrupción en las palabras del Presidente, afianzaría sus mentiras diciendo que: “Estamos sobre eso, que nunca les falten medicamentos” ¡Cinismo sin parangón! Resulta que el supuesto robo de medicamentos oncológicos fabricados por Laboratorios Kemex se dio desde el pasado miércoles. Los medicamentos, dijo la Cofepris, fueron sustraídos de los almacenes de la empresa Novag Infancia.

La acostumbrada desinformación que no cuadra con la realidad. Si en verdad hubiese responsabilidad de un gobierno que se “jacta de ser humanista”, en avión ya hubieran ido y venido varias veces a comprar más medicamentos. Ahora va a esperar los resultados de la investigación de corrupción de su gobierno. La administración pública de López Obrador, el “humanista”, sí pudo enviar un avión para traer a Evo Morales hasta Bolivia; pero no puede hacerlo para traer medicamentos para salvar vidas de niños con cáncer. Las incongruencias, las mentiras traicionan al Presidente.

El sábado pasado, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, había denunciado y emitido una alerta sanitaria por el robo de más de 37,000 medicamentos contra el cáncer. López, mientras tanto, se ocupaba de las acciones de su embajadora en el Vaticano: su esposa. A quien indebidamente envió en lugar de cumplir su misión Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores. Las vergüenzas internacionales se acrecientan.

El cínico de López Obrador, remataría con uno más de sus embustes: “Hay una limpia contra la corrupción y hoy hay trabajo para erradicarla tanto en la compra de medicamentos como en la extinción de fideicomisos, aunque haya afectados porque ya no puede ser lo mismo”. Así remató. Ahora los delincuentes son los responsables de la falta de medicamentos oncológicos, dejó de ser culpa de Andrés Manuel López. Envuelto en sus mentiras ¿Y los medicamentos para cuándo?










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario