Tiempo puro

|




Siete piedras de luz de Octavio Paz en su aniversario de luz 97. A tres años de su centenario y a trece de su muerte. Tiempo puro, tiempo acumulado, tiempo abierto: “Los novios”, “Dos cuerpos”, “Paisaje”, “Objetos”, “Ante la puerta”, “Cuarto de hotel” y “Hacia el poema”: la mirada lúcida y solitaria del poeta con sed de vida y hambre de comunión.

Desde que las encontré, años 70, en Libertad bajo palabra, siempre las cargo conmigo, piedras de luz, piedras de toque. Recogimiento. Abro el libro y mastico las palabras y las transcribo en letras de luz en vísperas de Semana Santa 2011. Identidad es tener raíces y estar en nosotros mismos sin renunciar a los otros: Nos-Otros.

J.

Q.

Jueves 31-III-2011.

Los novios

Tendidos en la yerba

una muchacha y un muchacho.

Comen naranjas, cambian besos

como las olas cambian sus espumas.

Tendidos en la playa

una muchacha y un muchacho.

Comen limones, cambian besos

como las nubes cambian sus espumas.

Tendidos bajo tierra

una muchacha y un muchacho.

No dicen nada, no se besan,

cambian silencio por silencio.

Dos cuerpos

Dos cuerpos frente a frente

son a veces dos olas

y la noche océano.

Dos cuerpos frente a frente

son a veces dos piedras

y la noche desierto.

Dos cuerpos frente a frente

son a veces raíces

en la noche enlazadas.

Dos cuerpos frente a frente

son a veces navajas

y la noche relámpago.

Dos cuerpos frente a frente

son dos astros que caen

en un cielo vacío.

Paisaje


Los insectos atareados,

los caballos color de sol,

los burros color de nube,

las nubes, rocas enormes que no pesan,

los montes como cielos desplomados,

la manada de árboles bebiendo en el arroyo,

todos están ahí, dichosos en su estar,

frente a nosotros que no estamos,

comidos por la rabia, por el odio,

por el amor comidos, por la muerte.

Objetos

Viven a nuestro lado,

los ignoramos, nos ignoran.

Alguna vez conversan con nosotros.

Ante la puerta

Gentes, palabras, gentes.

Dudé un instante:

la luna arriba, sola.

Cuarto de hotel

(fragmento)

No hay antes ni después. ¿Lo que viví

lo estoy viviendo todavía?

¡Lo que viví! ¿Fui acaso? Todo fluye:

lo que viví lo estoy muriendo todavía.

No tiene fin el tiempo: finge labios,

minutos, muerte, cielos, finge infiernos,

puertas que dan a nada y nadie cruza.

No hay fin, ni paraíso, ni domingo.

No nos espera Dios al fin de la semana.

Duerme, no lo despiertan nuestros gritos.

Sólo el silencio lo despierta.

Cuando se calle todo y ya no canten

la sangre, los relojes, las estrellas,

Dios abrirá los ojos

y al reino de su nada volveremos.

Hacia el poema

(punto de partida)

Por todas partes los solitarios forzados empiezan a crear las palabras del nuevo diálogo.

–Octavio Paz Lozano: 1914-1998-2011… tiempo puro, tiempo acumulado, tiempo abierto… Libertad de palabra, México, FCE, 1960, 1968, 1972… 1995… 2000… 2011…

Qro. Qro. 31-III-2011.

juliofime@hotmail.com

www.dialogoqueretano.com.mx

www.libertaddepalabra.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ Tiempo puro”

  1. Una moneda de 20 pesos para mi amigo Julio y un abrazo.
    Hernando

Envía tu comentario