¡Tiempo de exigir responsabilidad!

|




PANCHO DOMINGUEZ y Manuel Gonzalez Valle_50

Administraciones públicas van y vienen, dilapidan el gasto como si fuera propio, hacen lo que les viene en gana, dejan deudas a sus sucesores y nada sucede, quedan libres de responsabilidad, en tanto los nuevos funcionarios apenas atinan a quejarse de los abusos de aquellos que ya no están. Los pillos se escudan en lagunas legales.

Sin lugar a dudas que en gran medida el problema radica en la falta de normas concretas que prevean conductas de los infractores que abusan de los presupuestos públicos para que puedan ser sancionados como cualquier persona. En tanto esto no suceda, continuarán las conductas libertinas sin responsabilidad para los abusivos servidores públicos.

No es gratuito que se quejen hoy en día algunos presidentes municipales de los adeudos millonarios que dejaron sus antecesores, a grado tal que algunos municipios han sido embargados en sus propiedades, por la abusiva irresponsabilidad en el ejercicio del manejo de los recursos públicos y por vacios legales que permiten la impunidad o simplemente por falta de voluntad política para actuar en contra de quienes abusaron del dinero público.

Desde el inicio de las administraciones municipales se han escuchado quejas de las enormes deudas que les heredaron, pero ¿Qué han hecho para resarcirlas? Algunas autoridades han dicho que están investigando –después de 8 meses- y presentarán las denuncias correspondientes. Sin embargo la rampante impunidad pulula cínicamente.

Deudas millonarias en casi todos los municipios derivadas del abierto y abusivo manejo del poder. Ejemplo de ello son los despidos injustificados de empleados, quienes pacientemente litigan sus asuntos para ganar los juicios laborales ¿Dónde están aquellos que los despidieron injustamente y el municipio tiene que pagar cantidades millonarias? Nada les pasa. O aquellas deudas producto de contratos o compras que no son pagadas en su momento y se acumulan por millones de pesos ¿Por qué gastan dinero que no tienen y heredan deudas? Saben que deberá pagarse el adeudo y lo heredan.

Simplemente nadie es responsable del abusivo manejo de los recursos públicos y los presupuestos se encojen de tanto adeudo. Las voces se alzan de inconformidad, más si se trata de “oposiciones políticas”, pero nada pasa, reina la impunidad.

Que en San Juan del Río, que en Cadereyta de Montes, que en Pedro Escobedo o en el Municipio de Querétaro, incluso en la Legislatura, la queja es la misma y las deudas enormes que obligan en algunos casos a pedir prestado para salir adelante en el ejercicio gubernamental y compromisos de pago ¿Los responsables del mal uso de los dineros? No hay un solo responsable que sea obligado a pagar. No se necesita robar dinero público, debe bastar con demostrar una mala administración que cause perjuicio al erario para ser sancionados.

Las lagunas legales actúan en beneficio de todos, de los que llegan y de los que se van; y así sucesivamente. Total, el presupuesto público es tan elástico que se puede estirar según las apetencias de los que administran el dinero del pueblo. El problema y la solución a todo esto, está en manos de ellos mismos, pero en tanto no haya voluntad para resolver el asunto las malas conductas continuarán.

Bastaría un par de ejemplos, someterlos –justamente- a manos de la justicia e imponerles sanciones ejemplares, para inhibir intenciones de los malos. Muchos se han justificado aludiendo a no haber robado, habiendo sido pésimos administradores y con ello causaron un perjuicio patrimonial a la ciudadanía. La consecuencia es la misma: daño patrimonial.

La solución es sencilla, está en manos de los que en su momento gobiernan y legislan. Basta de ser permisivos o actuar en abierto contubernio pensando en que el día de mañana les podrán hacer lo mismo si actúan en contra de aquellos que ya no están. Llenar las lagunas legales y voluntad política, eso sería un buen comienzo para terminar con la impunidad. Así terminarían las quejas y actuarían en consecuencia las permisivas autoridades, evitando el libertinaje económico y financiero.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario