Temerosa

|




Los actos de valor de nuestros revolucionarios dejan muy mal parada a la clase política post revolucionaria. En nuestro movimiento social de principios del siglo XIX, los líderes y sus simpatizantes se jugaban la vida en cada acción, después el temor ha sido salirse de la nómina. Es una clase política vulnerable y sumisa al capital y a los poderes fácticos, la consecuencia es que la factura de los daños de esta postura se le pasa al pueblo. El último recibo lo pagaremos este diciembre, con la elevación del precio de productos necesarios y de la gasolina.

Publicado en Noticias el 15 de Diciembre de 2010










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario