Temblor y confianza

|




Centro_acopio_

El temblor le da vigencia a las reflexiones de Confucio. Tzu-Kung le pregunta a Confucio sobre las necesidades de un buen gobierno y éste contesta: “Suficiente alimento, suficientes armas y la confianza de la gente común”. Tzu-Kung pide más especificaciones: “Supongamos que no hay más remedio que carecer de una de estas tres cosas, ¿cuál es la que podría omitirse?” Confucio responde: “Las armas”. Tzu-Kung, que de seguro era una lata, insiste: “Supongamos que uno se ve obligado a carecer de una de las dos cosas que quedan, ¿cuál es la que podría omitirse?” Confucio concluye: “El alimento. Porque, desde la antigüedad, la muerte ha sido el destino de todos los hombres, pero un pueblo que ya no confía en sus gobernantes está definitivamente perdido”. El temblor reveló que está perdido el gobierno, los partidos políticos y los medios de comunicación. Lo peor, la sociedad está indignada y no quiere saber nada de ellos.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario