Super Bowl y aforismos

|




Dedicada para Víctor S; Para Israel, mi hermano, y para mí. Tres seres nacidos en febrero y por lo tanto regidos por el agua. Somos antiguos marineros del océano queretano, acostumbrados a lidiar con tempestades y alguna que otra sequía.

El domingo por la tarde estuve viendo el Superbowl. Como es un deporte con muchos cortes comerciales y, para esta ocasión, un medio tiempo más largo, busqué algo para leer en esas pausas. Increíblemente encontré un suplemento cultural de la Jornada, de un domingo 6 de febrero, pero del año 2005. Su contenido central son los aforismos en México. Por lo tanto, como dijo el comercial cervecero, fueron “la medida exacta para la sed”. Quiero compartir algunos de ellos con ustedes. Salud.

1.Bien dijo Lupercio Leonardo, que bien se puede filosofar y aderezar la cena. (Sor Juana Inés de la Cruz).

2. En tiempos de guerra las noticias demasiado buenas, hay que ponerlas en cuarentena. (Benito Juárez).

3. Los reaccionarios también son mexicanos. (Idem.)

4. Dos cosas son necesarias al hombre de Estado, el instinto y el tacto: aquél para discernir; éste para ejecutar. SABER GOBERNAR ES UN TALENTO INNATO, NO SE ADQUIERE, y al que, como a las aptitudes naturales, lo más que puede hacerse es pulirlas. (Maximiliano de Habsburgo).

5. La tecnocracia con presunciones de teocracia: he aquí el enemigo. (Alfonso Reyes).

6. Era un gran hombre de Estado: siempre tenía razón, toda la razón. Pero ni pizca de verdad. (José Bergamín).

7. El purgatorio no existe porque no está en la naturaleza de Dios hacer concesiones. (Salvador Elizondo).

8. El último ser humano vivo lanzó la última paletada de tierra sobre el último muerto. En ese instante supo que era inmortal, porque la muerte sólo existe en la mirada del otro. (Alejandro Jodorowsky).

9. Y en fin, al lavarnos las manos, nos lavamos también la conciencia. (Luis Ignacio Helguera).

10. El feminismo ha sido muy útil. Sirve para que sus conferencistas no usen brassier. (Heriberto Yépez).

11. Los viejos son más sabios pero son eso, viejos. (idem.)

12. Cada vez que veas un hippie, huye. De un hippie sólo puede seguir lo peor, los años setenta. (idem.)

13. No había ninguna necesidad de fusilar a Maximiliano. Aunque si lo pensamos bien existía una muy importante: hacer odiosos a nuestros héroes. (Guillermo Fadanelli).

Correo: amezquita27@hotmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario