Soldado del PAN

|




Marcos Aguilar
Q Marcos soldado del PAN 

MAV se registra con boleto doble como precandidato al Senado y a la reelección municipal, a donde mejor sirva a su partido, dice, sin cuestionar el método de selección poco claro.

Soldado de su partido, burócrata del PAN, no líder ni capitán de la sociedad.

Dice que puede servir a su partido en uno u otro puesto, qué bueno, ¿y nos sirve igualmente a la sociedad?

-Marcos Aguilar Vega a los medios:
–Lo voy a plantear con claridad y de ahí no me van a mover un centímetro, yo me voy a registrar y el partido va a decidir en qué posición. Lo que yo estoy buscando es que haya consenso en las aspiraciones en las que pueda contribuir con Ricardo Anaya.

-Hice mi registro como precandidato a la presidencia municipal de Querétaro y senador de la República. En Acción Nacional trabajaré arduamente en la trinchera que mi partido decida y en donde pueda apoyar más a Ricardo Anaya y, sobre todo, a las familias de Querétaro. (El Universal Q, 11-II-2018, p. 3).

Soldado del partido y la sociedad como telón de fondo.

Bien, su partido decidirá si lo manda al Senado o a la reelección municipal o a la banca o de ayudante de Anaya. Pero será la sociedad queretana la que decida con su voto a dónde lo manda el primero de julio.

Incógnita. ¿Quién es el partido? ¿Quién manda en el PAN? ¿Cómo se deciden actualmente las candidaturas en todos los partidos? ¿Cuentan los militantes y los simpatizantes? ¿Hay democracia interna? ¿Hay demócratas en los partidos políticos democráticos? ¿Avanzamos o retrocedemos? ¿Por qué la sociedad abierta cree poco en los partidos y en los políticos? ¿Hay conexión real entre autoridades y ciudadanos?

El Universal Q de hoy da así la entrada en la primera plana del artículo semanal de Marcos Aguilar:

–El municipio de Querétaro se colocó en el primer lugar nacional en recaudación de impuestos y realiza la mayor cantidad de obra pública en su historia.

Y el artículo se titula “Sincronía gobierno-ciudadanía” (12-II-2018, p. 4).

Liga: http://www.eluniversalqueretaro.mx/content/sincronia-gobierno-ciudadania

Y luego desarrolla una lógica impecable: más recaudación de impuestos, más obra pública, más confianza ciudadana, más beneficio social, más agradecimiento ciudadano. ¿Es así en realidad?

–Con sustento en la confianza y en el cumplimiento de compromisos, se genera un círculo virtuoso: pago mis impuestos porque sé que habrá acciones gubernamentales en mi beneficio. El gobierno hace obras porque sabe que cuenta con recursos públicos, actúa sin desvíos y sin corrupción y canaliza el dinero a la realización de lo que requieren los ciudadanos.

Clap-clap-clap-clap-clap-clap-clap-clap-clap-clap…

¿Pueden oír las carretadas de aplausos de los ciudadanos pidiendo la reelección del mejor y el más grande hablador presidente municipal que ha tenido Querétaro? Sólo los hipercríticos y los malquerientes no oyen ni ven porque están sordos y ciegos. Los buenos y verdaderos ciudadanos de la sociedad queretana gritan al unísono que Marcos no se vaya, no los desampare ni los deje huérfanos. Clap-clap-clap-clap-clap-clap-clap…

Personalmente veo a Marcos Aguilar como un gran tribuno y una mala autoridad en acto. Tiene grandes proyectos y buenas ideas; sin embargo, sus realizaciones son más que discutibles. La “calle completa, única en su género”, de Ezequiel Montes es mucho más bonita en su discurso que lo que ha sido en su realización mugrosa. Su idea de invertir la movilidad urbana es magnífica y sus ciclovías son una mentada. El desalojo de los comerciantes de la Alameda fue poco legal y nada ético. Su sincronía gobierno-ciudadanía, por favor, ¿alguien la ve? Sus concesiones de a pechito con el sector privado. Veo más números abstractos que personas contentas con sus obras. Etc.

–¿Cuál es el futuro de Marcos Aguilar?

–Su partido tiene la primera palabra y la sociedad la segunda.

www.dialogoqueretano.com.mx / juliofime@hotmail.com

–La sonrisa y sus cartas; ¿y la sociedad?

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario