Situación existente con nuestras zonas de conservación ecológica

|




La situación en el municipio de Querétaro en materia de zonas de conservación ecológica (ZCE), y para la protección de las cañadas es muy grave , no sólo por el acelerado crecimiento de la población, los cambios de uso de suelo otorgados por la administración 2003-2006 y la falta de previsión para la prevención de riesgos ambientales, zonas-de-conservacion-ecologica.JPG

sino también porque la legislación vigente no permite la protección de estas zonas o porque la forma en la que se opera la legislación deja en indefensión a nuestros recursos naturales y muchas veces a nuestros funcionarios.

No existe una legislación adecuada que prevenga la destrucción en las ZCE, que permita su conservación, como resultado, los desarrolladores se sienten más a gusto violando la normativa por que es menos oneroso, en virtud que les permite hacer más rápido sus obras de construcción y solo tienen que regularizar las violaciones mediante el pago de sanciones.

Es más rápido violar la ley que realizar la tramitología para obtener permisos y, por supuesto, no se arriesgan a la posibilidad de que las autorizaciones les sean negadas. Todo esto sin importarles que la zona que pretenden desarrollar tenga gran valor ambiental y se provoque la destrucción paulatina de las ya de por sí agotadas reservas forestales.

Hace unos días se iniciaron obras en la Cañada de la Presa del Cajón en Juriquilla, obras para encauzar el agua que se derrama por el vertedero de la Presa , sin embargo las obras están destruyendo una extensión de vegetación mayor a la necesaria ¿Falta de previsión y cuidado ? ¿Trabajos de limpieza del cauce federal?

La estrategia seguida por los desarrolladores es que poco a poco van removiendo la vegetación, abandonan ese sitio y desmontan otro, dejan que el pasto invada la zona destruida e inician otro desmonte, si nadie denuncia esta situación poco a poco la superficie va creciendo y cuando tienen la extensión que requieren para realizar su proyecto inmobiliario, presentan su proyecto a las autoridades con fotografías de una zona sin vegetación.

Puedes ver este proceso en varias partes a un costado del CINVESTAV, sobre el Cerro del Paisano en Juriquilla; en la Cañada del Cajón; en la ladera del Cerro de Pena Colorada; en las Cañadas y en las inmediaciones del Cimatario, etc.

¿Qué es lo que hace falta para evitar esta destrucción despiadada? ¿Una legislación congruente y actualizada para que los funcionarios operen con mayores márgenes de seguridad? ¿Una ciudadanía participativa? ¿Medios de comunicación comprometidos con la protección de nuestro entorno natural? ¿Planeación urbana con criterios de sustentabilidad?

No sólo eso, necesitamos funcionarios valientes que, en congruencia con el lamentable estado que guardan los pocos recursos naturales que nos quedan , no se vean amenazados ni intimidados por el poder económico, político y social de los inversionistas. Funcionarios que no vean comprometida su carrera política porque no tienen los elementos jurídicos para hacer frente a las acciones legales que emprenden los desarrolladores.

Para que ello sea posible, nuestros funcionarios no sólo deben estar respaldados por la ciudadanía sino también por un marco legal sólido y congruente.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario